Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Escuelas normales rurales
Viernes 11 de Octubre de 2019
A- A A+

La creación de las escuelas normales rurales respondió a circunstancias históricas sociales que el país requería, fueron configuradas en el marco de una nación que demandaba contar con maestros preparados y todo lo que ello conlleva, que respondieran a necesidades de una sociedad que carecía de instituciones de educación primaria en la mayoría de las comunidades que de manera eminente tenían el carácter rural ; de tal manera que se pensó en crear un ejército de mentores que conocieran y vivieran las necesidades y potencialidades que existían en el campo, que fortalecieran cooperativas de producción; se pensó en la formación de maestros que hubieran sufrido en carne propia el abandono gubernamental que a cien años de la lucha independentista y del constante enfrentamiento entre distintas fuerzas en pro del poder provocó que México no tuviera una revolución cultural si bien había padecido una revolución social.

Ya había indicios de fortalecer la educación en México desde la llegada de Justo Sierra a lo que antes era Secretaría de Instrucción Pública, pero sin duda fue Rafael Ramírez quien tuvo la visión de la escuela rural mexicana impulsando centros educativos en los lugares más apartados del territorio nacional enviando maestros los que eran realmente monitores que apenas sabían leer, escribir y hacer cuentas , prácticamente adolescentes motivados a compartir su conocimiento por un nombramiento y unos cuantos pesos que llegaban desde el centro del país; no eran diestros de profesión de ahí que germinó la necesidad de capacitar a los docentes que ya estaban en servicio naciendo el centro de actualización del magisterio y de formar profesores en instituciones que tendrían la función de “normar” las condiciones educativas en escuelas primarias del país , de ahí el nombre de escuelas normales, qué mejor visión que tener hijos de campesinos como tales , que conocieran sus necesidades, sus tierras, su ganado, su potencial y dese luego que orientaran una educación social requerida en esos tiempos.

Fueron hijos de campesinos los primeros alumnos normalistas rurales, tan ávidos de saber cómo tan ávidos de justicia, porque vivieron el precio de la ignorancia y el precio del abandono y del abuso, de ahí que existiera un fuerte reclamo que había estado callado pero que a partir de su influencia en la educación como alumnos normalistas no tardaron en levantar la voz, fueron líderes natos, líderes en potencia bajo la influencia de ideas marxistas que se expandieron por todo el mundo con la revolución socialista; A medida que razonaban y descubrían otros enfoques fue más evidente la frustración y la molestia contra un régimen que los tenía que escuchar y de alguna forma resarcir el olvido en que tenía a sus pueblos, a sus padres y a sus familias.

Las Normales Rurales tienen su antecedente en las Normales Regionales Campesinas y las Escuelas Centrales Rurales. Desde sus inicios estas instituciones estuvieron alejadas de las prioridades del gobierno federal, lo cual implicó que carecieran de un presupuesto suficiente para cubrir sus necesidades. Así, los docentes y los estudiantes se veían obligados a buscar apoyos económicos de otras fuentes, lo que trajo como consecuencia que se generara un sentido de autonomía, autosuficiencia y permitió construir una vinculación con las comunidades que albergaban a las escuelas y las apoyaban materialmente.

Las Normales Rurales tienen su antecedente en las Normales Regionales Campesinas y las Escuelas Centrales Rurales.
Las Normales Rurales tienen su antecedente en las Normales Regionales Campesinas y las Escuelas Centrales Rurales.
(Foto: Especial)

Se crearon escuelas normales rurales desde el norte hasta sur de México (hoy solo quedan 16 de ellas) de donde surgieron gran cantidad de maestros preparados para enfrentar las necesidades del momento, pero también se convirtieron en semilleros de ideólogos, de luchadores que lograron trastocar el régimen presidencial y su estela de gobernadores que eran impulsados desde la ciudad de México, unos buenos, unos malos y otros ineptos, pero de cualquier manera tenían controlado el país; las voces que se escuchaban de protesta , de exigencia y hasta de retos eran de los alumnos normalistas y desde luego de sus egresados que después se convirtieron en banderas sociales reivindicadoras como: Othón Salazar y Misael Núñez Acosta, líderes del movimiento magisterial en contra del charrísimo sindical y Carlos Jonguitud Barrios, uno de sus principales representantes; Lucio Cabañas, fundador del Partido de los Pobres, Manuel Sánchez Vite, gobernador de Hidalgo por el PRI, Celia Rangel, profesora y líder agrarista en Jalisco; por mencionar algunos.

Si alguna colectividad ha influido en la vida institucional de México han sido los miles de maestros egresados de este tipo de Normales, gracias a ello se han consolidado líderes sociales que han transformado comunidades, que han promovido actividades productivas, pero que también han desquiciado la la vida social en pro de sus exigencias, de ahí que en el más puro estilo del sistema mexicano iniciara la corrupción y la compra de líderes, de provocación para que se gestaran paros, movimientos o huelgas, y el renacimiento de funcionarios que salían como héroes o excelentes negociadores porque habían controlado dicho movimiento provocado o alimentado por ellos mismos; vestía, como viste ahora, controlar a los alumnos normalistas. A nadie espante esta afirmación porque lo mismo ha sucedido en decenas de universidades públicas. Es así como nació el cáncer de la manipulación que detenía soluciones para provocar hartazgo y luego se consolidaban acuerdos, incitaban las revueltas para detener ciertos líderes que después en confabulación salían impunes; llegaba el caso en que mandaban autobuses para que fueran a protestar contra el mismo gobierno, autobuses que las propias autoridades financiaban, así se creó el monstruo que hoy conocemos, no creemos que esta práctica se haya desterrado.- ¿Qué tipo de gobiernos los forjó? ¿Qué autoridades los manipuló e incentivó? El anterior régimen que en eso de complicidades y chantajes se las sabía de todas, todas.

Lo anterior expuesto nos lleva a entender el comportamiento de los alumnos normalistas de Tenería en el Estado de México, tal como ha pasado con Tiripetío aquí en Michoacán. Los medios de comunicación que fueron comparsas del gobierno exigen castigo ejemplar, se espantan de la requisa de autobuses y según de los choferes, cuando a Vivilladas le consta que varios operadores de autobuses pasan a las escuelas para ser detenidos porque ahí les dan de comer, no trabajan y por ley les pagan los días de “secuestro”. No son golpeados, ni maltratados, son valores entendidos.

Hoy vemos a Joaquín López Dóriga (entre algunos otros) clamar justicia y castigo, con una actitud de verdugo, cuando nunca fue tan exigente con los anteriores gobiernos, hoy pide cabezas cuando antes daba sólo la nota de lo sucedido porque en aquel entonces estaba a los pies del mejor postor. Hoy quieren ver sanciones ejemplares, hoy anhelan ver que exista la represión cuando antes la encubrían.

No estamos de acuerdo en las conductas violentas, ni en los abusos, ni en la anarquía considerada como trastocar el estado de derecho, con mayor razón cuando el gobierno actual responde a sus demandas que son eternas. Es importante modificar acciones de lucha; después de los acontecimientos de Ayotzinapa las escuelas normales rurales que hoy subsisten deben entender que este gobierno quiere escucharlos y les da respuestas, pero también el gobierno de AMLO debe encontrar la fórmula para evitar caer en chantajes y si es necesario aplicar la ley ante los excesos no debe temblarle la mano. Pablo Freire expresó “Lucho por una educación que nos enseñe a pensar y no en una educación que nos enseñe a obedecer” y también sentenció: “Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión” La anarquía no debe pagarse con anarquía, pero en cambio la razón debe pagarse con razón, todo en su justa dimensión.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

López Obrador ante el acoso de la nostalgia

Estrés laboral, atendido por empresas

Sindicalismo corrupto

Escuelas normales rurales

Libre manifestación vs violencia

El chiflido de Silvano

Terremotos… solidaridad y corrupción

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital