Ignacio Hurtado Gómez
¿Por qué se debilita o reblandece una democracia?
Miércoles 16 de Octubre de 2019

«Como toda edificación humana, la democracia puede fortalecerse, reblandecerse e incluso desaparecer para dar paso a fórmulas autoritarias»: Woldenberg

A- A A+

Seguramente puede hablarse de varios factores que nos pueden conducir, o que ya nos han conducido a un escenario como este.

Obviamente para un mejor entendimiento del tema, se vuelve necesario fijar dos premisas de arranque: la primera en el sentido de que se debe iniciar por aceptar, como punto de partida, que la democracia así como la conocemos hoy día puede debilitarse, enfermarse, incluso desaparecer, y de ello ya hemos hablado en otro momento. Al respecto, baste solamente recordar lo que afirma el maestro Woldenberg: “Como toda edificación humana, la democracia puede fortalecerse, reblandecerse e incluso desaparecer para dar paso a fórmulas autoritarias”.

La segunda premisa tiene que ver con el hecho de que tenemos que distinguir entre aquella democracia denominada procedimental o adjetiva, relacionada principalmente con la noción de toma de decisiones y de régimen político, es decir, aquella democracia en donde, por ejemplo se toman las decisiones mayoritariamente bajo ciertas reglas, aquella democracia que reconoce el pluralismo político, y la de la representación política. En suma, la democracia política.

Sin embargo existe otra noción de democracia, la social, aquella que nuestra Constitución define como el “sistema de vida sustentado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”.

En otras palabras, la democracia de los contenidos, la sustantiva, la de los derechos humanos, la del bienestar económico, social y cultural.

Esta última es la que se encuentra debilitada, pues si bien la otra, en la política hemos tenido avances importantes, aunque también en ocasiones algún pasito para atrás, en lo general lo hemos resuelto de forma aceptable.

José Woldenberg.
José Woldenberg.
(Foto: Especial)

No obstante, ha sido la otra cara de la moneda la que ha venido debilitando o reblandeciendo a la democracia misma.

El tema no es menor, y no son pocos los ciudadanos del mundo que ante pregunta expresa, consideran que no viven en democracia ante la falta de bienestar, a pesar de contar con elecciones confiables de sus representantes populares.

En ese sentido, es cuando como lo decíamos, la democracia cobra sentido a partir del respeto y realización de los derechos humanos, es cuando reafirma su razón de ser en base a la satisfacción de las necesidades elementales de la sociedad.

Pues bien, es en este punto en donde estamos complicados, y es en este ámbito en donde el tema democrático se nos está reblandeciendo o debilitando.

Las causas son varias y variadas. Ninguna es menor, y todas son preocupantes. Y es en estas en donde se tiene que centrar la atención de todos, pues no hacerlo de esa manera, implicará seguir lastimando nuestra vida democrática: Desigualdad y pobreza, corrupción e impunidad, carencia de crecimiento económico, desconfianza, inseguridad, debilidad del Estado de Derecho, y tantos otros que inciden directamente en el bienestar de la sociedad.

Ahí es en donde está el reto, el desafío. Es en esa parte de la democracia, aquí y en otras latitudes en donde se está jugando la legitimidad del propio régimen democrático. Todo ello sin descartar aquellas falsas promesas de la democracia de la que nos hablaba Bobbio. Por tanto, es en estos ámbitos en donde encontramos las respuestas al por qué se debilita o reblandece una democracia.

Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía…”

Violencia política contra la mujer por razones de género

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Democracia monitorizada

Resiliencia social

Nuestra democracia. Entre Washington y San Paulo

¿Y cómo vamos a evaluar al reelegir o revocar?

¿Por qué se debilita o reblandece una democracia?

¿Una democracia puede enfermarse, debilitarse o incluso morir?

Sociedad despolitizada

La legitimidad de los jueces en el constitucionalismo democrático

La gran ausente en las reformas electorales: la cultura cívica como política de estado

Financiamiento ilícito de la política y captura del estado

¿Qué es la Agenda 2030?

Justicia, democracia y derechos humanos en la UMSNH

Tres enseñanzas de que el derecho se piensa

Cuidemos las instituciones democráticas

Tiempos de deliberación democrática

La Revocación de Mandato y la SCJN

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis