Alejandro Vázquez Cárdenas
Alcohol, algunos datos
Miércoles 30 de Octubre de 2019
A- A A+

El alcohol (etanol) es una droga legal de consumo ampliamente difundido; se obtiene de la fermentación y destilación de diversos granos, frutos y plantas, y se encuentra contenido en diferentes proporciones en las bebidas alcohólicas. Los vinos de mesa contienen 10-12%. La cerveza entre 4-6%, y los vinos fuertes y destilados de granos y agave tienen concentraciones que varían del 20 al 60% de alcohol.

¿Por qué hablar ahora del alcohol? Fácil, se acercan las fechas en donde su consumo se dispara, cada año supera al otro y los accidentes son cada vez más frecuentes. Recordemos, en diciembre la ingesta de alcohol se incrementa a niveles casi estratosféricos y con ello los accidentes vehiculares, esos que dejan más de 24 mil muertes por año en todo el país.

Sin ser esto una clase de farmacología veamos algunos datos sencillos El alcohol actúa como un agente perturbador inespecífico de la membrana neuronal. Afecta por lo tanto el paso de diversos neurotransmisores que vienen dando una capacidad reforzadora para el mantenimiento de la conducta de beber. Básicamente inhibe la autocrítica, y ahí está el problema.

Una de sus características es que su consumo continuado genera tolerancia. Cuando esto sucede, también se induce tolerancia cruzada a otras sustancias tales como anestésicos generales y los tranquilizantes.
La dependencia que produce es tanto psíquica como física, la cuales tienen relación con los diferentes patrones de consumo que van desde la ingestión regular y diaria de grandes cantidades de alcohol, hasta largos intervalos de sobriedad mezclados con periodos de embriaguez cotidiana. En ambos casos, el sujeto tiende a incrementar paulatinamente la cantidad ingerida, y pese a sus esfuerzos de voluntad es incapaz de controlar la ingestión.

El uso prolongado del alcohol causa que el cerebro se adapte, llega a depender de la presencia de alcohol para funcionar “normalmente”. Después, si la persona deja de beber, experimenta ansiedad, nerviosismo, malestar emocional, insomnio, temblores, y en el alcoholismo severo, a veces convulsiones y/o muerte.

La adicción tiene un origen multifactorial, involucra precursores genéticos, fisiológicos y ambientales. Brevemente los señalamos.

Se acercan las fechas en donde su consumo se dispara, cada año supera al otro y los accidentes son cada vez más frecuentes.
Se acercan las fechas en donde su consumo se dispara, cada año supera al otro y los accidentes son cada vez más frecuentes.
(Foto: Especial)

Familiares: Son los factores de riesgo más frecuentes Por lo general hay permisividad en el seno familiar, problemas de comunicación, maltratos, insultos, pobres estilos disciplinarios, rechazo, abuso físico y sexual.
Sociales: Nuestra sociedad es permisiva con el alcohol y en tal sentido desde la infancia observamos que los eventos sociales están entremezclados con el alcohol.

Psicológicas/psiquiátricas: Aquí encontramos a los trastornos de la personalidad que se asocian con el alcoholismo , tales como el trastorno de personalidad dependiente, el antisocial , el histriónico además de otras condiciones psicológicas y psiquiátricas como depresión , ansiedad, situaciones tensionales etcétera.

Biológicas: Se ha podido determinar que muchos de los efectos de reforzamiento del consumo de alcohol se debe su acción a nivel del sistema llamado mesolímbico dopamínico y se ha podido comprobar que diversos receptores cerebrales juegan un papel en las adicciones.
Hereditarias: Parientes cercanos de alcohólicos primarios tienen aproximadamente 3 a 4 veces más el riesgo de desarrollar el trastorno.

¿Por se llega al alcoholismo? Hay varias vías?



Vía sociocultural.

Es el camino de la costumbre, de la presión de los grupos. Muchas veces vinculado a educación deficiente donde se les da todo a los hijos. Canje de afecto por bienes materiales.

Vía evasiva.

Pretende huir de vivencias o situaciones, hogares rotos, fallecimientos tempranos, abandono, rechazo, fracasos sentimentales, estudiantiles, laborales. Pero las penas saben nadar.

La vía asertiva.

Seguridad personal y búsqueda de apoyo, pero el tiro sale por la culata y en vez de seguridad aparecen efectos opuestos.

Es francamente difícil que de primera instancia un alcohólico acepte serlo; recurre a la negación en diversas formas; las más frecuentes son minimizar el problema, evitar el tema por completo, culpar a otros y el más frecuente, racionalizar “Lo mío no es tan grave”.

Con el tiempo todos llegan a presentar un trastorno por consumo de alcohol que consiste beber en forma compulsiva, no puede controlar cuánto bebe, se siente ansioso, irritable y/o estresado cuando no está bebiendo.

¿Y qué hacer cuando aceptan que tienen problemas con el alcohol? , primero, hacer acopio de voluntad y buscar ayuda profesional; buscar el remedio solo, si bien es posible, no es aconsejable. Para esto existen muchos grupos de ayuda. Y si, si hay solución.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Eutanasia, morir con dignidad

Locura y poder una mala combinación

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana