Ignacio Hurtado Gómez
AULA NOBILIS
Nuestra democracia. Entre Washington y San Paulo
Miércoles 30 de Octubre de 2019
A- A A+

A propósito de lo que recientemente he escrito en otras entregas, y de lo que a la fecha viene pasando en otras latitudes.

Como se ha dicho, todo parece indicar que la democracia política, no ha caminado de la mano con la democracia social. Por lo menos Chile y Ecuador pueden dar cuenta de ello. Y México también con nuestras propias desigualdades a cuestas. De otra forma no se explicaría la movilización social que se ha dado en los últimos días en aquellos países sudamericanos.

Por eso, mientras la democracia no sea vista como ese sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural, seguramente mantendrá ese debilitamiento o reblandecimiento. Y en esa medida, la sociedad seguirá perdiendo confianza y credibilidad sobre de ella.

En ese sentido se explica que, en países como Chile y Ecuador, un amplio sector de la clase media salga a las calles, indignados, a pedir cambios en el rumbo económico que llevan esos países.

Algunos dirán que salen a las calles a manifestarse en contra de las políticas neoliberales impuestas en los últimos años. Otros más, a expresarse en contra de la incapacidad de los Estados por regular, vigilar y controlar a los grandes capitales económicos. Unos más, a manifestar su desagrado hacia una clase política que dejo de ver por el bien común.

Y así, frente a la coyuntura que viven los Estados, no solo en América Latina, pareciera que surgen dos grandes proyectos, dos grandes visiones, dos formas para erradicar la pobreza en la región, y para lograr un verdadero desarrollo. Una contra la otra, y al parecer contrapuestas en estos momentos; por un lado el “Consenso de Washington”, y por el “Foro de San Paulo”. El primero de corte liberal, y el segundo, progresista o de izquierda.

Movilización social que se ha dado en los últimos días en Chile.
Movilización social que se ha dado en los últimos días en Chile.
(Foto: Especial)

Incluso no falta quien ve que, frente al frustrado “Consenso”, detrás del las movilizaciones de estos días está el “Foro”.

El Consenso de Washington es de 1990 y propone disciplina fiscal, redirección del gasto público hacia la educación básica y la atención primaria de salud, ampliación de la base tributaria, tasas de interés determinadas por el mercado, tipo de cambio competitivo, Unidos, reducción de aranceles al comercio exterior, atracción de la inversión extranjera directa, privatización de las empresas estatales, promoción de la competencia económica. Y finalmente, seguridad jurídica para los derechos de propiedad.

Estas recomendaciones de política económica fueron formuladas por el economista inglés John Williamson, y tienen como objetivo orientar a los países en desarrollo inmersos en la crisis económica para que lograsen salir de la misma.

El Consenso de Washington estaba formado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), por el Banco Mundial y por el Tesoro de Estados Unidos, todas esas instituciones con sede en Washington.

Es evidente que tales políticas, no han logrado el desarrollo esperado.
Por su parte, el “Foro de San Paulo” fue fundado también en 1990 por el Partido de los Trabajadores de Brasil. Se dice que el Foro fue constituido para reunir esfuerzos de los partidos y movimientos de izquierda, las consecuencias del neoliberalismo en América Latina.

A dicho Foro que se realiza año con año, asisten partidos y movimientos sociales de izquierda de la región, y de otras partes del mundo.

Así pues, pareciera que en la región hay una lucha ideológica entre el “Consenso de Washington” y el “Foro de San Paulo”, por un lado el neoliberalismo, y por otra la izquierda, y en medio la democracia, con todas aquellas promesas que no lograr cumplir. Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Cornel West y Robert George: sobre la verdad, democracia y libertad de pensamiento

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía…”

Violencia política contra la mujer por razones de género

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Democracia monitorizada

Resiliencia social

Nuestra democracia. Entre Washington y San Paulo

¿Y cómo vamos a evaluar al reelegir o revocar?

¿Por qué se debilita o reblandece una democracia?

¿Una democracia puede enfermarse, debilitarse o incluso morir?

Sociedad despolitizada

La legitimidad de los jueces en el constitucionalismo democrático

La gran ausente en las reformas electorales: la cultura cívica como política de estado

Financiamiento ilícito de la política y captura del estado

¿Qué es la Agenda 2030?

Justicia, democracia y derechos humanos en la UMSNH

Tres enseñanzas de que el derecho se piensa

Cuidemos las instituciones democráticas

Tiempos de deliberación democrática

La Revocación de Mandato y la SCJN

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis