Viernes 10 de Junio de 2016
A- A A+

Luego de la jornada electoral del pasado 5 de junio en los estados de la República que eligieron nuevos gobernantes, han comenzado a mostrarse los escenarios ya comunes en los últimos procesos electorales en el país: anuncios triunfalistas, declaraciones estridentes, bosquejo de conflictos en el cómputo oficial, así como el anuncio de recursos ante los tribunales electorales, quienes habrán de decir la última palabra del proceso electoral.

La euforia de los resultados –para unos– o el coraje o desilusión por la derrota –para otros– no debe dejar de lado que este proceso electoral se convirtió en el epítome de algo que no debe por ningún motivo seguir sucediendo: una guerra de lodo que trascendió a los espacios públicos, la violencia verbal y física entre contrarios que desplazaron propuestas y debates, la exhibición descarada del dinero en la compra de votos y una falta absoluta de la rendición de cuentas, cuya sumatoria llevó a la degradación del proceso electoral y debe constituir una urgente alerta rumbo a las elecciones de 2018.

Los resultados de las elecciones celebradas el pasado domingo han dibujado un nuevo mapa electoral en México, provocando una fuerte sacudida, especialmente en el Partido Revolucionario Institucional, que ha visto por primera vez en todos los años de su larga existencia cómo le arrebataron estados emblemáticos para su partido considerados graneros de votos para su causa.

Igualmente para el todavía joven Partido de la Revolución Democrática, los resultados han sido más agua en el bote cuyos capitanes en la última década no han sabido conducir y llevan directo al naufragio y desaparición, al haber privilegiado sus particulares ganancias e intereses en perjuicio de la sociedad y de su militancia.

Si los resultados preliminares no cambian con el cómputo definitivo de este miércoles, y claro, a reserva de las impugnaciones en los tribunales electorales, ya se sabe que el PRI tendrá las gubernaturas de Sinaloa, Zacatecas, Hidalgo, Oaxaca y Tlaxcala, mientras que el PAN ha recuperado Chihuahua y Aguascalientes, retuvo Puebla, por primera vez ganó Tamaulipas y en alianza con el PRD ganó Durango, Quintana Roo y Veracruz.

Anuncios triunfalistas, declaraciones estridentes, bosquejo de conflictos en el cómputo oficial, así como el anuncio de recursos ante los tribunales electorales
Anuncios triunfalistas, declaraciones estridentes, bosquejo de conflictos en el cómputo oficial, así como el anuncio de recursos ante los tribunales electorales
(Foto: TAVO)

Más allá de las tesituras que señalan algunos opinadores sobre si el PAN realmente ganó las siete gubernaturas ya señaladas o más bien las perdió el PRI, para el caso es lo mismo, los azules se levantaron con la victoria en la mayoría de las recientes elecciones locales, y aunque los primeros sorprendidos parecen ser ellos mismos, toda vez que los desencuentros internos y divisiones que no desaparecieron ni siquiera en las campañas, no auguraban tantos triunfos.
Luego de estos resultados, los panistas se alinean en excelente posición rumbo a las elecciones de 2018, claro, siempre que en el proceso de la definición interna de precandidaturas no se hagan trizas, especialmente por las aspiraciones de la ex primera dama apuntaladas por su marido, quien con mucha anticipación ya la declara presidenta de México.
Ciertamente, como lo reconoció el dirigente de Acción Nacional, nunca en la ya larga historia partidista el panismo había gobernado once estados del país como lo hará ahora, por lo que tampoco es ilógico que pueda en 2018 recuperar la Presidencia de la República como entusiastamente lo augura el dirigente azul.
Diversas lecturas se podrán hacer sobre el resultado de las elecciones. Como siempre sucede, los perdedores buscarán culpables de su debacle electoral, sin asumir la responsabilidad entre quienes verdaderamente la tienen: los malos gobernantes que durante sus ciclos de gobierno chapotearon entre los ríos de la corrupción, el incumplimiento de promesas a la sociedad y el desgobierno en general; los dirigentes partidistas que han zozobrado entre la avaricia por seguir obteniendo canonjías privadas, pactando con el adversario y que en algunos lugares fueron los saboteadores de su causa, y también los mismos candidatos que no supieron estar a la altura de las circunstancias, o bien les pesó la densa sombra de un pésimo gobernante.

En estas elecciones la esperanza puesta en las candidaturas independientes se frustró; nunca levantaron sus campañas y no resultaron opciones para los ciudadanos, ni siquiera en aquellos lugares de mayor descontento social contra el gobernante en turno y contra los partidos, donde la votación de los independientes resultó muy raquítica. Quién sabe qué sucedió con el entusiasmo ciudadano por las candidaturas independientes que, apenas el pasado año, se anunciaban exultantes como el nuevo paradigma electoral luego de algunos triunfos de candidatos independientes en el país. No quedan claras todavía las causas por las cuales las candidaturas independientes no prendieron en el imaginario colectivo y los resultados en su favor han sido decepcionantes, pensando sobre todo en el futuro de esa figura rumbo a las elecciones de 2018.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada