Jerjes Aguirre Avellaneda
La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible
Viernes 10 de Junio de 2016
A- A A+

La Ley de Zonas Económicas Especiales (ZEE), promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto el pasado 31 de mayo en el Puerto Lázaro Cárdenas, constituye un avance significativo del país dado que se propone contribuir a la terminación de las grandes desigualdades regionales y sociales que históricamente han caracterizado el “México del norte” respecto del “México del sur”.

Ahora habrá que esperar el cumplimiento de los requisitos del procedimiento legal para decretar que Lázaro Cárdenas se integra para funcionar como Zona Económica Especial en áreas definidas de Michoacán y el vecino Estado de Guerrero. Algunos requisitos básicos, con plazos establecidos por el presidente de la República, son los siguientes:

1. En el plazo de un mes crear el órgano desconcentrado de la Secretará de Hacienda para el establecimiento y manejo de las Zonas Económicas Especiales.

2. En el mes de junio en curso deberá estar concluido el reglamento de la ley.

3. En el primer cuatrimestre del año entrante, entre enero y abril de 2017, deberán concretarse los convenios de coordinación entre la Federación a través del órgano desconcentrado con los gobiernos estatales y municipales respectivos.

4. Acelerar el inventario de obras prioritarias y sus mecanismos de funcionamiento.

5. Los programas de desarrollo de cada zona deberán quedar aprobados y publicados a más tardar en el primer semestre del próximo año.

6. El órgano desconcentrado deberá realizar la selección de los administradores de cada Zona.

7. A más tardar en 2018, establecer al menos una “empresa ancla” en cada una de las Zonas Económicas Especiales.

La ruta, aparentemente larga, es, no obstante, inminente. Para la Zona Económica Especial de Lázaro Cárdenas y sus áreas de influencia inmediata y mediata, como serían además de los municipios sede, las regiones Costa Sierra, Tierra Caliente de Huetamo y el conjunto de la entidad, están planteadas necesidades y retos de participación imprescindibles para aportar la experiencia, el conocimiento y la creatividad de los michoacanos, compartiendo la responsabilidad que implica el cumplimiento de los grandes objetivos del desarrollo de la Zona.

Además del plan maestro de infraestructuras, servicios y mantenimiento, tiene que destacarse el tema del programa de desarrollo para cada Zona como instrumento donde queden definidas las acciones de ordenamiento territorial e infraestructura exterior e interior, indispensables para la operación de la ZEE, así como la fijación de políticas públicas complementarias en materia de fortalecimiento de la educación, capacitación y adiestramiento de los trabajadores para su incorporación a los sectores de la industria y la innovación, la promoción del talento y la provisión de los servicios de soporte para las empresas.

También, el Programa de Desarrollo incluye la seguridad pública en la Zona y sus Áreas de Influencia, la transferencia científica y tecnológica, los apoyos en financiamiento, la incorporación de insumos nacionales en los procesos productivos y el conjunto de acciones que permitan el desarrollo sustentable de la Zona en el largo plazo. Se trata del instrumento que ordena y otorga dirección a los trabajos en cada una de las Zonas, en el más amplio horizonte temporal.

Ahora habrá que esperar el cumplimiento de los requisitos del procedimiento legal para decretar que Lázaro Cárdenas se integra para funcionar como Zona Económica Especial .
Ahora habrá que esperar el cumplimiento de los requisitos del procedimiento legal para decretar que Lázaro Cárdenas se integra para funcionar como Zona Económica Especial .
(Foto: Disse)

Por otra parte, si bien a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público corresponde la elaboración del programa de desarrollo en coordinación con las dependencias, entidades paraestatales, gobiernos estatales y municipales involucrados, también deberá participar en su formulación un consejo consultivo integrado por representantes de instituciones de investigación y educación superior, organizaciones sociales, cámaras empresariales e inversionistas. Sus funciones son de la mayor importancia y se refieren a opinar sobre el programa de desarrollo, darle seguimiento a su ejecución, lo mismo que el convenio de coordinación con los gobiernos locales y los ayuntamientos, proponiendo las medidas correctivas de mejoramiento y los programas de vinculación entre las empresas y los trabajadores locales y, de responsabilidad social, con el objeto de promover el desarrollo humano y sustentable de las comunidades y localidades de la Zona y sus áreas de Influencia.

Como podrá destacarse, el marco normativo está prácticamente concluido con la promulgación de la Ley de Zonas Económicas Especiales, con lo que se inicia la etapa de la implementación y conversión a la realidad de un nuevo modelo para el desarrollo, del que se espera la solución de viejos desequilibrios de crecimiento y la generación de prosperidad en las regiones rezagadas del territorio mexicano.

Por otra parte, están en marcha cuantiosas inversiones y otras han sido anunciadas por 17 mil millones de pesos, que habrán de generar 30 mil plazas directas e indirectas de ocupación, que impactarán en el acelerado crecimiento demográfico de Lázaro Cárdenas, en la elevación exponencial de la demanda de vivienda y servicios urbanos, en la ampliación de las oportunidades de negocios, en el surgimiento de nuevos ricos y también de nuevos pobres. Los grandes problemas del presente como la inseguridad, la violencia, los miedos y las desconfianzas, también pueden potencializarse.

Desde ahora conviene aprender del pasado inmediato de Lázaro Cárdenas, de lo que se hizo y se invirtió, de lo que pudo ser y no fue, de las consecuencias imprevistas y no deseadas, de la corrupción en sus distintas expresiones, la improvisación y el “me vale” de última instancia. Evitar la repetición de los errores y omisiones en ese enorme esfuerzo nacional para generar electricidad, construir carreteras y las vías férreas, el puerto marítimo y la siderúrgica, como enseñanzas para edificar optimismo y satisfacción, en lugar de desencantos, frustraciones y amarguras.

Son los momentos para inaugurar la oportunidad de participación activa de todos, de los gobiernos federal, estatales y municipales, de los empresarios y trabajadores, de las organizaciones civiles, de los profesionistas, de los ciudadanos, para que en las localidades y comunidades indígenas, con la mayor creatividad innovadora, puedan diseñarse formas nuevas para trabajar y para vivir. Habrá que hacer uso de las enseñanzas de cuanto se hizo en el pasado, bien o mal hacho, en el Lázaro Cárdenas de la esperanza.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!