Rogelio Macías Sánchez
ALGO DE MÚSICA
Inédita, insólita e irrepetible
Martes 5 de Noviembre de 2019
A- A A+

Así fue la velada del pasado jueves 31 de octubre en el Conservatorio de las Rosas dentro de su programa “Todos los Jueves”. Anunciada como ‘Concierto de violín y piano’ a cargo de Norma Viridiana Hernández y Christian Romero, se inició a tiempo, con buena entrada en la Sala Niños Cantores y un programa magnífico: la Sonatina para violín y piano de Antonin Dvorák y la Sonata para violín y piano No. 1 de Johannes Brahms. Habría un intermedio de cinco minutos entre las dos.

Norma y Christian son estudiantes muy jóvenes de la institución y es hermoso y muy estimulante ver a esa gente plantarse en un escenario para sentar presencia y ofrecer al público la belleza de su arte incipiente. Pero hay veces que el público no se la merece, como fue el caso de hace cinco días. Era un público muy malo, irrespetuoso, ruidoso y estorboso. Pero destacaba una pareja de pochos con un niño de entre dos y tres años que se pasó toda la sonatina de Dvorák corriendo, gritando e impidiendo la atención del público a lo que se daba en la escena. Después supe que la mujer se la pasaba filmando a su insoportable hijo. Era obvio el malestar de los artistas y que no podían entregar lo mejor de ellos. Con más pena que gloria terminaron la hermosa pieza de Dvorák y se retiraron para cumplir con el intermedio anunciado.

Pasaron cinco, diez, quince y más minutos y nada que volvían al escenario. Mientras tanto, mi vecino de butaca y yo comentábamos sobre la alarmante mala calidad del público. Sucedió entonces que alguien relacionado con la institución se presentó a informar que los artistas estaban incómodos y ofendidos por lo ocurrido en el público, que no les permitió manifestarse a cabalidad. Pedían que, ante tal falta de respeto, se hiciera salir a la familia incómoda, lo que ellos mismos ya habían intentado y fracasado. No valió explicación ni solicitud alguna de quien fuera a la familia molesta; no salieron. Y cuando en un momento de lucidez el padre decidió salir con el niño, en una clarísima manifestación de autoridad la madre los hizo regresar (en inglés) y los llevó a sentarse en medio y adelante. Nuevos intentos y fracasos de hacer salir a los incómodos visitantes y se dio la cancelación del concierto en medio de una turbamulta armada por el indignado público contra los dos malos y su hijo inocente. El niño no tuvo culpa alguna, sólo es niño.

La decisión final de los artistas de cancelar la función fue unánimemente aplaudida. Los organizadores de “Todos los Jueves” saben qué hacer para evitar estos hechos bochornosos. Esperamos que lo apliquen.

Volviendo al título de esta entrega, creo que se entiende claramente el porqué de los términos de inédita e insólita. Lo de irrepetible se refiere a que jamás volveré a un concierto de música clásica en el centro histórico de Morelia en el puente de las fiestas por los muertos. Mejor que descansen en paz. Y cualquier parecido de esta entrega con un cuento surrealista es mera coincidencia.

Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Cerró el XXXI Festival de Música de Morelia

Abrió el XXXI Festival de Música de Morelia

Una vez más, habemus Festival de Música

Inédita, insólita e irrepetible

Rhapsody in blue en el Conservatorio de las Rosas

De Sylvia Ordóñez y Gerhart Muench

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

“La Matraca” en “Todos los Jueves”

La OCUM estrena obra de Manuel Cuevas

La Sonata Hammerklavier y el Cuarteto Opus 130 de Beethoven

De mis mejores recuerdos de la música/6

Ilusión, frustración y gusto con la OCUM

Todos los jueves en el Conservatorio de las Rosas

De lo mejor de mis recuerdos en la música/5

De la veleidad humana y algunas de sus razones/2

De la veleidad humana y algunas de sus razones

De lo mejor de mis recuerdos en la música/4

De lo mejor de mis recuerdos en la música /3

De la música clásica en el 2018

Artículo 1000: Cerró el XXX Festival de Música de Morelia

Concierto de la Camerata Morelia

El mito de don Juan

Promesa cumplida: De Tonantzin Ortega con la OCUM

Medicina, música y neurología con la OCUM

Tapabocas de la OCUM

Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de las Rosas

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada