Gerardo A. Herrera Pérez
DEBATAMOS MICHOACÁN
Prevención
Miércoles 6 de Noviembre de 2019
A- A A+

Durante varios años me ha tocado impulsar trabajos relacionados con la prevención, es decir, he incidido en la formación de una cultura de la prevención entre la población con enfoque intergeneracional, de respeto a los derechos humanos y libertades, sin discriminación, con perspectiva de género, interculturalidad y de cultura de la paz; la prevención no es solamente atender sobre cuestiones de violencia, de derechos sexuales y derechos reproductivos, de adicciones, de acoso en los centros escolares, es decir, la prevención es un mundo de actividades para la población que le permita mantener su hegemonía, respetando su cultura y el marco jurídico.

Hace unos días tuve la oportunidad de conversar con personas y organismos religiosos que practican altruismo y generan solidaridad en Santa Clara del Cobre, tal como lo indica la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre en su segunda parte, respecto de las obligaciones de la personas; ellos y ellas, comprometidas con su entorno y con su sociedad, se encuentran ocupados generando estrategias de prevención para la población en diferentes rutas, una de ellas, la prevención social.

La prevención es un elemento de vital importancia para la persona y para su relación con las demás personas; la prevención permite detectar el problema o los posibles problemas, averiguar sus causas, predecir situaciones negativas e intervenir de acuerdo a todos estos factores. Para reducir las variables de riesgo y desarrollar o potenciar las acciones protectoras, la academia considera cuando menos tres tipos de prevención:

Primaria: se intenta evitar la aparición del problema y/o la situación causante del riesgo; Secundaria: se reconoce a individuos o grupos sociales de alto riesgo, y se trabaja para evitar la consolidación de las problemáticas que presentan; la Terciaria: se interviene en situaciones y contextos problemáticos ya establecidos, paliando las consecuencias negativas. De conformidad con la situación que se prive en la comunidad, se puede llevar a cabo acciones de prevención para menores, jóvenes y familias en situación de riesgo que ayudan a desarrollar habilidades con las que resolver de manera adaptativa la problemática que presentan. Las Comunidades de Aprendizaje son un extraordinaria instrumento para atender prevención y atención a problemas sociales.

Las Comunidades de Aprendizaje son espacios para el dialogo, la complementariedad, el traspaso de saberes y otros elementos vivos que permiten fortalecer el desarrollo de las comunidades a través de la cohesión social; la Comunidades de Aprendizaje también son elementos de trabajo en horizontalidad y en alteridad. Las Comunidades de Aprendizaje lo conforman pequeños grupos de personas y se trabaja a través de una metodología participativa.

.
.
(Foto: Especial)

En mi vida profesional o como servidor público o bien como activista social, me han tocado la oportunidad de trabajar en diferentes Comunidades de Aprendizaje; actualmente colaboro en comunidades de aprendizaje de tres sitios: Santa María de Huiramangaro, Jarácuaro y Ciudad Jardín, ubicadas en los municipios de Pátzcuaro, Erongarícuaro y Morelia, respectivamente.

El nivel de participación y compromiso que tienen las Comunidades de Aprendizaje son diferentes dependiendo de los planes de acción preparados por sus integrantes y el nivel de desarrollo con que se les instrumenta a éstos.

En el caso de la Comunidad de Aprendizaje de Santa María de Huiramangaro, su plan de acción integro tres etapas a las que se les denomino: Desarrollo Humano; Cultura para la formación y Cultura física y del deporte.

La primera etapa fue Desarrollo Humano, la misma fue diseñada por las mujeres integrantes de la Comunidad de Aprendizaje y su propuesta fue desarrollar un Ciclo de Conferencias con especialistas que abundaran en un primer momento en las reflexiones sobre lo que sucede en Santa María de Huiramangaro no solo en la comunidad sino también en las familias.

Esta etapa genero cuatro disertaciones temáticas sobre la comunicación entre los miembros de la familia y la comunidad; adicciones y la salud pública; genero, androcentrismo y violencia y finalmente derechos sexuales y reproductivos con un enfoque en los embarazos en adolescentes, infecciones de transmisión sexual y otros temas de interés.

Durante estas cuatro disertaciones, se trabajó tanto en las plazas públicas de Huiramangaro (dos ocasiones) y de San Juan Tumbio (dos ocasiones); en estas disertaciones asistieron mujeres y hombres de diferentes edades, jóvenes en su mayoría, pero estuvieron también padres de familia, así como las autoridades que son fundamentales para el cambio y la transformación de las dinámicas sociales que se desarrollan en ambas poblaciones.

En estas tareas ha sido importante ver el crecimiento y fortalecimiento de las mujeres integrantes de la Comunidad de Aprendizaje, da gusto ver que pese a su evidente nerviosismo por hablar en el micrófono, lo hacen, y lo hacen bien. Ellas, con una actitud renovada generan condiciones para fomentar la confianza, la identidad como comunalidad, los valores de participación y compromiso, pero igualmente la convivencia.

Durante todos estos eventos se han generado las convivencias entre ambas poblaciones, existe la participación de los jóvenes, pero igualmente se dan la oportunidad de trabajar para un modelo educativo de dialogo y complementariedad, donde no existen los procesos de colonización, donde el conocimiento y la sabiduría caminan de la mano, donde las autoridades han logrado participar en el proyecto de la Comunidad de Aprendizaje.

De esta manera, es importante siempre comprender que se requieren de modelos operativos, de modelos para la transformación social, pero sobre todo de modelos que nos ayuden a evitar las problemáticas sociales y a mejorar los ambientes y prácticas sociales.

Muchas de las problemáticas son comunes a toda la sociedad: violencia en general, adicciones, delitos, acoso escolar, violencia de género, no obstante cada modelo social para su atención variara de conformidad con sus usos y costumbres, sus saberes, sus mitos, es decir en función de su cultura. De ahí la importancia de trabajar en procesos no genéricos, sino singulares y adaptados a la circunstancia de cambio social de los grupos de trabajo.

Quiero agradecer quienes ya desde su trinchera realizan actividades de prevención, como Rosy y Juan José quienes desde hace años trabajan cuestiones de solidaridad y promoción de la cohesión social; o bien Octavio Santiago Barrera que pese a estar lejano a Michoacán, él vive en Tula, Hidalgo, cada ocasión que la población requiere de auxilio, aquí o allá, no duda en compartir con los michoacanos su generosidad; que decir de Mujeres de Acero, siempre atentas, siempre en causa por las mujeres y su empoderamiento; o bien Sergio Omar García esforzándose a sustituir las armas por instrumentos de cultura que generen la paz social; o las Casas Mazot o Purépecha del INPI que administran mujeres indígenas para prevenir y atender la violencia. Incluso los Centros de atención a personas viviendo en adicciones de Morelia, Zacapu, Pátzcuaro, y otros en los cuales la Iglesia Católica se encuentra trabajando en gobernanza con las autoridades y la población.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Cuenta cuentos y la paz.

Sabiduría y quiropráctica

Debatamos Michoacán: Vaqueros

Comunidad y desarrollo sostenible

Prevención

Tlalpujahua

Educación cívica

Día nacional y estatal contra la discriminación

Uruapan con cohesión social

Tolerancia y respeto

Los bachilleres de Cuitzeo

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión