Ignacio Hurtado Gómez
AULA NOBILIS
Resiliencia social
Miércoles 6 de Noviembre de 2019
A- A A+

La primera ocasión que advertí la palabra fue en un libro que se llama Padres superpoderosos, y ahí explica la importancia de que l@s niñ@s generasen esa capacidad de sobreponerse a ciertos dolores emocionales o situaciones adversas, incluso algo muy similar a lo que otros llaman, elevar sus niveles de frustración. Y por eso, quienes saben de ello, sugieren que los padres no sobreprotejamos tanto, y permítasenos que l@s niñ@s desarrollen esa capacidad.

La ocasión más reciente que escuche nuevamente la interesante palabrita, pero en un contexto distinto, ha sido en fechas recientes con motivo de nuestros añejos y preocupantes problemas de inseguridad, en el sentido de que debemos fortalecernos como una sociedad “más resiliente”, esto es, potenciar la fuerza y capacidad para reponernos ante situaciones complejas.

Y entonces salto la interrogante, acaso ¿no lo somos?

Si esa palabrita, como se dijo, implica una capacidad desarrollada para superar adversidades, creo que si lo somos, y no nada más en relación con la inseguridad, sino con otras situaciones como los temas de desastres naturales.

Pero si ese superar la adversidad supone salir fortalecido de la fatalidad, entonces creo que nos falta más resiliencia como sociedad, y no necesariamente por la sociedad misma que, no cabe duda, hemos aguantado de forma estoica. Y me explico.

.
.
(Foto: Especial)

Nadie puede dudar que hemos pasado –desde hace algunos ayeres– por diversas situaciones harto complejas en materia de seguridad, si se quiere desde que se alboroto el avispero, aunque en honor a la verdad, el tema viene de mucho más atrás, con la única diferencia de que antes era una situación más controlado, y no se metían con la sociedad.

Igualmente, hemos generado tal fortaleza y capacidad para superar adversidades de otro tipo como las económicas, sociales, políticas, de desastres naturales, y más.

Por ejemplo, somos resilientes a otras que igualmente son adversidades como la corrupción, impunidad, desigualdad, a las crisis económicas, a las crisis políticas, en fin, hemos generado –a lo largo y ancho, de arriba para abajo y viceversa– tal capacidad de sobreponernos que no solamente las hemos superado, sino que hasta las hemos hecho parte de nuestra cotidianidad, como un pequeño elemento más de nuestro ser social.

Y entonces ahí es en donde nuestra resiliencia no ha funcionado, y nos quedamos a medio camino, porque si ella supone un fortalecimiento una vez superadas las adversidades, queda claro que ese fortalecimiento no termina de llegar, no terminamos de procesarlo, pues en el mejor de los escenarios estamos como en el baile al cristo de los milagros en San Juan Nuevo. Tres pasitos para adelante y dos para atrás. Aunque siempre queda la esperanza de que, aun así, es posible llegar al altar.

Somos pues, una sociedad resiliente porque hemos logrado superar diversas adversidades de cualquier tipo, pero no lo somos del todo porque a pesar de esa capacidad, no logramos un fortalecimiento social e institucional sobre lo que tenemos, y que si bien no deja de ser importante, en los hechos que respiramos, en momentos son real y honestamente insuficientes. Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Cornel West y Robert George: sobre la verdad, democracia y libertad de pensamiento

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía…”

Violencia política contra la mujer por razones de género

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Democracia monitorizada

Resiliencia social

Nuestra democracia. Entre Washington y San Paulo

¿Y cómo vamos a evaluar al reelegir o revocar?

¿Por qué se debilita o reblandece una democracia?

¿Una democracia puede enfermarse, debilitarse o incluso morir?

Sociedad despolitizada

La legitimidad de los jueces en el constitucionalismo democrático

La gran ausente en las reformas electorales: la cultura cívica como política de estado

Financiamiento ilícito de la política y captura del estado

¿Qué es la Agenda 2030?

Justicia, democracia y derechos humanos en la UMSNH

Tres enseñanzas de que el derecho se piensa

Cuidemos las instituciones democráticas

Tiempos de deliberación democrática

La Revocación de Mandato y la SCJN

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis