Hugo Rangel Vargas
AMLO: El inventor de la polarización
Viernes 8 de Noviembre de 2019
A- A A+

De manera recurrente se ha dicho que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, polariza al país. A punta de repetir esta letanía, la oposición ha vaciado de contenido a la palabra “polarización” y ha llevado a que propios y extraños la utilicen con toda ligereza, algunos para negar que el tabasqueño “polariza” y otros para reafirmarlo dogmáticamente. La acción de polarizar significa, según la Real Academia de la Lengua Española, orientar en dos direcciones opuestas, o bien, concentrar la atención o el ánimo en algo; y quizá en la segunda acepción, López Obrador sí es un agente polarizante, pero en la primera, significaría concederle mucho.

Cuando se reitera ad nauseam que el presidente polariza al país, se le concede a un sólo individuo una capacidad de actuar sobre las masas semejante a la de un mesías, a la de un caudillo, a la de un iluminado. En efecto, al dotar a López Obrador de poderes supraterrenales para polarizar a la sociedad mexicana, sus detractores le dan las facultades por las que justamente le critican; negando a toda otra institución o ente, alguna capacidad de acción. La oposición otorga al mandatario, contradictoriamente, aquello que ataca.

Pero este país no vio nacer sus contradicciones que le polarizan con la llegada de la Cuarta Transformación al poder. México construyó su realidad polarizante cuando se agudizaron al menos tres tendencias de forma clara: la concentración de la riqueza y los ingresos, la dirección opuesta que tomó el crecimiento económico en las diferentes regiones del país y la contradicción lacerante entre la ley escrita y la violencia impune. Se equivoca y le concede demasiado poder al presidente, quien señala que en él está la responsabilidad de esta polarización.

En efecto, la riqueza y la pobreza en el país caminaron en direcciones opuestas durante años. Desde 1988 el coeficiente de Gini -que mide la concentración de la riqueza- se ha encontrado por encima de la media de los países de la OCDE, y en el 2018 un sólo mexicano concentró tanta riqueza como a la que poseían 60 millones. Frente a este fenómeno, los paliativos que acataron a tomar los gobiernos neoliberales fueron insuficientes. De 2008 a 2018, la Coneval reporta un crecimiento en términos absolutos del número de mexicanos en situación de pobreza pasando de 49.5 a 52.4 millones de mexicanos.

.
.
(Foto: Especial)

Otro fenómeno polarizante que se urdió en México por décadas fue el de las diferencias entre el desarrollo de las regiones. En nuestro país coexisten cuatro países, cuatro economías que caminan por rumbos distintos: el potente norte que aporta casi un tercio del producto interno bruto y con un 30 por ciento de la población en pobreza, el occidente que no despega y que aporta el 19 por ciento del PIB y con un 40 por ciento de nivel de pobreza, el centro que se acerca a las capacidades norteñas produciendo un 32 por ciento del PIB y con sólo un cuarto de su población en pobreza, mientras que hay un sur – sureste rezagado que apenas aporta un 17 por ciento a la producción nacional y con un 70 por ciento de su población en condiciones de marginación.

Finalmente, la espectacularidad con la que creció la violencia en los últimos años ha caminado en sentido contrario al de las instituciones y la legalidad. Las cifras de crímenes no reconocen estacionalidades -aunque mañosamente se presenten comparativos en tasas anualizadas- y mes con mes desde 2015, el número de homicidios dolosos crece arrojando una pendiente positiva en su comportamiento tendencial, la cual parece haberse acercado, sin embargo, a una pendiente horizontal en los últimos diez meses.

Pese a ello, López Obrador polariza. Polariza en el otro significado de la palabra puesto que ha logrado concentrar la atención de los mexicanos en estas lacerantes desigualdades que están detrás de la violencia que hoy parece no tener cuartel. Su discurso polariza, en la medida en la que nos lleva a ver los horrores de un pasado que restó oportunidades a muchos jóvenes y lanzándolos al desahucio del crimen para luego declararles una guerra en la que los muertos inocentes eran simples “daños colaterales”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad