Eduardo Nava Hernández
La seguridad y los desafíos al gobierno federal
Viernes 8 de Noviembre de 2019
A- A A+

El episodio de la fracasada detención de Ovidio Guzmán en Culiacán el 17 de octubre ha tenido y seguirá teniendo efectos diversos en la conciencia social y la vida social del país por un buen tiempo, especialmente en tanto no se logre abatir el índice delictivo en el país y se restañen las lesiones que ha dejado entre el gobierno y una parte de la sociedad, y ahora, también, con las fuerzas armadas. Involucradas éstas en el operativo abortado por la capacidad de fuego demostrada por los sicarios del cártel de Sinaloa y por sus amenazas contra la población civil, han tenido que recibir el descrédito de su mala planeación del operativo y de la decisión presidencial y del gabinete de seguridad de liberar al ya detenido hijo de El Chapo.

Se pueden argüir muchos factores como causa de la desastrosa operación, pero es evidente que hubo un muy mal diseño y una subestimación de la fuerza con que los sinaloenses iban a responder. Y ahora los militares, a través de algunos de sus voceros reconocibles, buscan cobrar las fallas del incidente a los mandos civiles. Pero van más allá. El general retirado Carlos Gaytán Ochoa, en una breve pero efusiva alocución en la que declaró patrióticamente su amor a México, y pronunciada ante altos oficiales en activo y en retiro, no se limitó a tratar temas de operativos y de mando, sino que habló de amenazas a la democracia por los errores del gobierno de López Obrador.

Aún no se enfría el debate suscitado por tales declaraciones, que algunos interpretaron como la amenaza de un golpe militar en el país, y nuevos desafíos han surgido para el equipo al mando del aparato de Estado. El asesinato brutal de tres mujeres y seis menores de edad, así como las lesiones a siete niños más en Bavispe, Sonora, muy cerca de los límites con Chihuahua, ha sido vista con horror no sólo por una opinión pública ya en gran medida insensibilizada a fuerza de matanzas cotidianas, sino sobre todo por el gobierno de los Estados Unidos, ya que las familias agredidas eran integrantes de la comunidad LeBarón, de origen estadounidense y de largo tiempo atrás asentados en tierras de Chihuahua, que mantienen doble nacionalidad, mexicana y estadounidense.

Es sabido que los miembros de ese grupo social, de religión mormona, han tenido participación desde hace años en conflictos en la región, especialmente por el acaparamiento de tierras y aguas y por la perforación de pozos ilegales, en una zona semidesértica en la que el acceso al líquido es vital para la subsistencia humana, los cultivos y el ganado. Desde 2018 tuvieron conflictos, incluso enfrentamientos, con los ejidos circundantes por esos motivos. Nada de eso justifica el ataque bestial que se cebó contra mujeres y menores de edad; pero da lugar a múltiples hipótesis y líneas de investigación hasta esclarecer cabalmente lo ocurrido. Es también una región de tránsito de sustancias enervantes hacia el mercado estadounidense, por lo que se encuentra en disputa entre grupos delincuenciales ligados a esa actividad.

Pero en esta ocasión lo que destaca es la rápida reacción del gobierno de Donald Trump, quien se apresuró a ofrecer vía twitter la participación de tropas estadounidenses para reactivar la llamada “guerra” contra los cárteles del narcotráfico hasta “borrarlos de la faz de la tierra. “¡Sólo esperamos una llamada de su nuevo gran presidente!”. En otro tuit agregó: “Si México necesita o solicita ayuda en responder a los monstruos responsables, Estados Unidos está dispuesto y listo para involucrarse y hacer la tarea rápida y efectivamente”. Y remató: “El gran nuevo presidente de México ha hecho esto un gran tema, pero los cárteles se han vuelto tan grandes y poderosos que a veces uno necesita un ejército para derrotar a un ejército”.

.
.
(Foto: Especial)

Otras reacciones fueron la del senador conservador Mitt Romney, de Utah —la cuna de la iglesia mormónica—, quien calificó los crímenes como “una gran tragedia”, y la del también senador republicano Lindsey Graham, quien arremetió contra la política de López obrador para combatir a los cárteles.

En particular los fuertes mensajes de Trump, obligaron al presidente López Obrador a hacer contacto telefónico con aquél para ofrecer sus condolencias a la comunidad y rechazar diplomáticamente la ayuda guerrera ofrecida por el presidente estadounidense. Dejó abierta, empero, la posibilidad de continuar con la colaboración técnica para combatir el flagelo del narcotráfico e incluso, a través del FBI, para esclarecer los asesinatos de Bavispe.

Todo indica, sin embargo, que el gobernante yanqui —un aliado manifiesto de los fabricantes de armas en los Estados Unidos— está interesado en volver a escalar el supuesto combate contra el trasiego de drogas. No lo está en tomar medidas consecuentes para disminuir la distribución y consumo de esas sustancias en su propio país, donde casi nunca se sabe que los comerciantes de estupefacientes sean aprehendidos y sometidos a proceso. Y mucho menos que haya políticas para disminuir el también gran negocio que representan la fabricación y venta de las armas semiautomáticas y de grueso calibre, una industria que abastece a las fuerzas armadas mexicanas y también a los cárteles de la delincuencia organizada. Ambas ramas de la producción capitalista, las de la muerte, son hoy por hoy, junto con las diversas modalidades del tráfico de personas, los mejores negocios del mundo. Los Estados Unidos son el mayor mercado de armas en el orbe, y también el mayor para las sustancias enervantes.

Por esas razones, México no puede volver a una política de “exterminio” o de confrontación armada con los grupos delincuenciales; mucho menos asumir una variante de lo que fue el Plan Colombia en los noventa, con presencia de tropas yanquis y establecimiento de bases militares en nuestro territorio. Es necesario usar, en cambio, los adelantos tecnológicos internacionales y los recursos legales del Estado mexicano para ubicar a las bandas organizadas y las fuentes de su financiamiento para ir cortándoles los recursos que las nutren en los circuitos financieros. Se requiere también, evidentemente, un sistema aduanal eficiente que frene el tráfico de armas hacia nuestro territorio.

Por otro lado, no puede desatenderse que la situación de violencia y de crecimiento del crimen organizado a la que hemos llegado no comenzó el 1 de diciembre de 2018, sino muchos años antes. La fortaleza mostrada por los cárteles en la actualidad no hubiera sido posible sin la corrupción y complicidad de varios gobiernos atrás. Miembros que fueron de esos gobiernos son varios de quienes hoy presionan a López Obrador y lo combaten abiertamente con el argumento de la inseguridad y la violencia existentes en el país.

La violencia diaria, que cobra muertes por doquier y asesina cotidianamente también a mujeres y niños sin miramiento alguno, no ha impactado tanto como los crímenes contra los mormones en Sonora. Y la fuga de El Chapo en el gobierno de Fox, el que en todo su sexenio no haya podido Calderón reaprehenderlo, su nueva fuga de El Altiplano en el gobierno de Peña y que —ahora lo sabemos— su segunda reaprehensión sólo haya ocurrido con participación directa de agentes de la DEA estadounidense, no tuvieron tampoco el efecto político y mediático de lo ocurrido en Culiacán el 17 de octubre.

Es muy difícil que veamos en el país un cuartelazo para derrocar al gobierno democráticamente constituido en 2018. Lo cierto es que, por el momento, una parte del Ejército y también el presidente Trump se han sumado a los grupos de presión que buscan sacar partido del ambiente de inseguridad y violencia, que es real y verdaderamente indignante, pero edificado sobre la inacción y corrupción del narcorégimen de varias décadas que ahora tiene que ser desmontado de abajo arriba, no sólo desde el nuevo gobierno, sino sobre todo con la acción organizada de la sociedad.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La seguridad y los desafíos al gobierno federal

Operación Culiacán: insurgencia delincuencial y operativo fallido

La impostura del SPUM y el chantaje salarial

Antídotos a la partidocracia

La apuesta por Pemex

Universidad Michoacana, la crisis otra vez

La insumisión de Zapata y su Ejército Libertador

100 días de acciones y señales contrapuestas

Matamoros, la promisoria reaparición de los trabajadores

El feliz retorno de los principios históricos de la política exterior

Tlahuelilpan, tragedia y desafío

El huachicolazo de López Obrador

Tapadismo y priismo en la Universidad Michoacana

El Poder Judicial en el ojo del huracán

¿Incendiar la pradera o pactos de estabilidad?

¿A dónde va López Obrador?

El desafío de la caravana migratoria centroamericana

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto