Julio Santoyo Guerrero
El paraíso por decreto
Lunes 11 de Noviembre de 2019
A- A A+

La idea del cambio tiene buena prensa. Más aún cuando una sociedad reconoce que los problemas que padece deberían ser resueltos para dejar de padecer por ellos. Y cuando el agobio es intolerable, porque al paso de los años o se sigue en la misma rutina o se agrava el malestar, la urgencia del cambio crea todo tipo de imaginarios con sus respectivas vías.

La acción política es la plataforma privilegiada desde la cual se ofrecen narrativas de cambio. Son el medio necesario para consensuar y legitimar transformaciones en diferente direcciones según la justificación ideológica. El ejercicio del poder, de manera inevitable, siempre desgasta y en una democracia en la que es sólido el ejercicio de la crítica y la competencia política la idea de cambio siempre tendrá como referente al cual negar la acción y la narrativa de quienes lo están ejerciendo.

Como en pocas ocasiones se había visto, en el México democrático de las últimas tres décadas el ofrecimiento de un cambio de fondo, tuvo una aceptación generalizada en la sociedad. Tal aceptación no sólo entusiasmó a quienes se constituyeron en el voto mayoritario que decidió el destino del ejecutivo y legislativo federales, semejante entusiasmó, desde otra perspectiva, incluyó a quienes sufragaron por las opciones no mayoritarias.

La disputa por la oferta del cambio llevó a los protagonistas que aspiraban al poder a ofrecer perfiles profundos en su discurso transformador. Entendían que no podía ser de otra manera. Una sociedad irritada, decepcionada y con el hartazgo hasta el copete, examinaba cada discurso y a cada participante para elegir a quienes mejor representaran su decepción y enojo.

Quienes obtuvieron el respaldo del voto debieron estar convencidos, desde el primer momento, de que las palabras usadas para persuadir y encantar a sus escuchas no podían quedarse pululando en el aire y que debían proceder a la acción inmediata. Si pretendían mover al país al cambio prometido tenían urgencia para ponerse en macha. El retraso, lo sabían y les angustia ahora, podría revertirse y constituirse en factor de desgaste. El problema es que en el duelo de ofrecimientos políticos literalmente se ofreció el paraíso, un mundo utópico, lejos del alcance de las condiciones y medios sociales, culturales, económicos y políticos de que disponían.

Los medios y los tiempos no han sido suficientes para lograr los cambios que los electores esperaban ver. Ni siquiera han podido contener o congelar los indicadores negativos en los campos que siempre fueron preocupación en los gobiernos pasados. Economía, salud, educación, ciencia, seguridad, energía, obra pública, etc., parecen rebelarse y retroceder con las políticas públicas que se han decidido.

.
.
(Foto: Especial)

La narrativa de cambio que se propuso, y que se condensa en la ideología de una histórica cuarta transformación, está atorada, y el flanco más vulnerable expuesto es el de la ética y la moral. Un flanco, que habrá que decirlo, siempre ha sido la piedra con la que ha tropezado la izquierda. El segundo flanco debilitado tiene que ver con el diseño y eficacia de las políticas decididas. Sólo para efectos de triunfalismo parlamentario les está sirviendo la mayoría legislativa, que sin mayores obstáculos logra hacer aprobar casi cualquier cosa. El problema central radica en la eficacia de los resultados que esas políticas alcanzan.

El gobierno federal sabe que va contra el reloj. Sabe que existe una sociedad desesperada y exigente a la cual le ofreció el paraíso por decreto. Un paraíso que debía realizarse de inmediato, con componentes muy claros: mejora de la economía, paz y trabajo para todos, salud como en los países nórdicos, educación de calidad, abatimiento del capitalismo de cuates, cero corrupción, fortalecimiento de los equilibrios democráticos, independencia de poderes, respeto a las libertades democrática.

Tendrá que reprogramar el reloj, como ya lo está sugiriendo, con todo el costo que esto supone, toda vez que su estatura moral la fincaba en una expresión vital: jamás mentirle al pueblo. Tendrá que repensar el diagnóstico de los más graves problemas que le duelen a la gente, como el de la seguridad, que tendrá que incluir un cambio de modelo paradigmático de interpretación porque el que se emplea ha demostrado su inutilidad. Tendrá que repensar la estrategia centralista con la que se decidió gastar el presupuesto público porque está visto que por esa vía no se va al paraíso sino al infierno por la magnitud de los problemas que emergerán desde los estados y los municipios.

Los excesos suelen ser irracionales y en política se pagan a un alto costo. El paraíso no se tiene por decreto. Enamorar a los electores con un discurso de cambio paradisiaco, voluntarioso, sin las plataformas operativas necesarias, golpeando actores sociales a diestra y siniestra, y despertar expectativas que están fuera de la realidad es un hecho que ya está siendo juzgado por una sociedad que siempre le repugnó ser engañada.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?