Estrellita M. Fuentes Nava
Redes sociales progresistas, ¿el partido alternativo a morena?
Viernes 15 de Noviembre de 2019
A- A A+

Casi a punto de que cierre la convocatoria por parte del Instituto Nacional Electoral para el registro de los nuevos partidos políticos en México, surge una nueva expresión política denominada Redes Sociales Progresistas (RSP) que está cumpliendo a cabalidad con las reuniones distritales requeridas, apoyándose principalmente en la base del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), así como en los vestigios de lo que fue el partido Nueva Alianza que perdió su registro. Y quienes encabezan este movimiento son Fernando González Sánchez, yerno de la Maestra Elba Esther Gordillo, y René Fujiwara Montelongo su nieto.

Lo que me llamó poderosamente la atención fue que en la asamblea distrital para avalar su registro aquí en Morelia, y que celebraron hace pocas semanas, en el discurso de los dirigentes se hablaba muy concretamente del apoyo hacia el proyecto político del Presidente Andrés Manuel López Obrador, lo cual se puede interpretar a la luz de diversas lecturas, por lo que aquí le comparto la mía.

Morena a pesar de haber obtenido un gran éxito en las elecciones federales que llevaron a López Obrador a la Presidencia, no lo fue tanto por su estructura política sino por la figura del ahora Presidente. Además hicieron alianzas con grupos y liderazgos sociales, sindicales y políticos de pensamientos diametralmente opuestos entre sí, pero que coincidían en llegar al poder de alguna manera. Y esa heterogeneidad hoy les cobra la factura porque observamos los antagonismos y disputas que dirimen tanto en lo federal como en lo local los morenistas, al punto de que el propio Andrés Manuel ya les ha llamado la atención y hasta dejó entrever la posibilidad de abandonar las filas de ese partido si no se corrigen. Si se va o no, pienso que es una alternativa latente para el Presidente en el caso de que sus cuadros morenistas no logren ponerse de acuerdo y si siguen observando conductas perjudiciales que pudieran eventualmente poner en peligro el proyecto, ¿cuál? el del propio AMLO, el de la 4T.

Y es en ese escenario donde entraría en el juego Redes Sociales Progresistas como el Plan B. Simplemente sumemos elementos: la Maestra Elba Esther Gordillo operó abiertamente a favor del ahora Presidente, a través de su yerno y su nieto. Además va a ser sumamente difícil, si no imposible, que los partidos políticos tradicionales regresen al poder (PRI, PAN, PRD, PVEM); en ello intuyo que será el tiempo de los partidos de nueva creación. Aparte Morena a la fecha ha tenido severos problemas con su padrón de afiliados al punto que les echaron abajo su elección interna recientemente por las inconsistencias en el mismo, y es fecha que no lo ha podido solucionar (y dudo que lo hagan en el corto tiempo); es decir, carecen de infraestructura operativa por el momento, y sólo tienen a sus actores políticos que mantienen vivo al partido, pero no por sus programa, ni planes de acción. Lo peor del caso es que la actual dirigente Yeidkol Polevnsky parece más entusiasmada en otras agendas que en la agenda de su partido (simplemente léanla en Twitter).

.
.
(Foto: Especial)

Así, el partido de Redes se está construyendo de manera muy rápida (lo cual me recuerda la trayectoria tan breve que también tuvo Morena para surgir y ganar), pero ahí sí basándose en disciplina total (por lo menos la sindical) y serán seguramente los que pondrían el ejemplo, sin tener que andar como pirañas que parece ser la mística dentro de Morena. Además Redes se ha perfilado como una plataforma de un posicionamiento más mesurado y no tan extremista como el guinda; más incluyente (en él están participando incluso empresarios), y tiene mensaje y oferta para la clase media que es la base que ha sido muy vapuleada y olvidada por esta administración. Ahí podrían caber por ejemplo quienes en algún momento se identificaban con el PRI o con el PAN. Así que tiene sus puntos a favor.
Mientras tanto al interior de Morena parece que se corre en dos vías paralelas: en una, los que están ambicionando de sobremanera el poder y que harán cualquier cosa para conseguirlo, y en otra, quienes realmente creen en la visión de López Obrador y lo seguirán a donde sea.

No creo que el Presidente vea con malos ojos al partido de Redes, ya que son afines; es más, me atrevo a decir que hasta los puede considerar como una posibilidad para deshacerse de los cuadros que contaminen su proyecto para enterrarlos junto con las ruinas de Morena en el caso extremos de que llegara a suceder su decadencia. Redes será un partido afín a él, y sobre todo con mucha disciplina por lo que no le sacarán las canas verdes. Y por otra parte, qué apasionante es ver la capacidad tan admirable de la Maestra Elba Esther de resurgir, empoderarse y recuperar a su partido, el que alguna vez le dio la espalda. Los juegos del poder en México son guiones de novela de verdad.

Con todo lo anterior, el panorama que avizoro en el mediano plazo es que no creo que el llamado Tucom llegue a prosperar contra Morena, y si los cuadros del guinda se reorganizan y se disciplinan, puede que tengan altas posibilidades de seguir ganando para el 2021; si no lo logran, con el elemento de frustración que ya está empezando a aflorar en lo que refiere al nuevo proyecto de gobierno, la ciudadanía seguirá en la tendencia del cambio y seguramente experimentará con nuevas alternativas de partidos (insisto, que no serán los tradicionales).Y también va a ser sumamente interesante observar quiénes serán los perfiles a la gubernatura de Michoacán: es muy probable que se trate de un crisol de los de la nueva generación. Por ejemplo se rumoraba que Antonio Ixtláhuac sería quien encabece a Redes en esta candidatura, aunque seguramente habrá que esperar toda vez que apenas en diciembre se cerrará el tiempo para el proceso del registro, y hasta el 2020 el INE decidirá si se convierten en partido o no. Además faltan las negociaciones internas.

Mientras tanto no podría dejar pasar la oportunidad para hacerles un atento llamado a los políticos emanados de Morena: señores, pónganse las pilas y ya déjense de estarse peleando, atacando y exhibiendo entre ustedes. Mejor cumplan con pulcritud y obedezcan las instrucciones de su jefe máximo el Presidente en turno, si no les va a pasar todo, ya que van a desfundar el partido, les van a quitar espacios los nuevos partidos, AMLO los va a aventar por allá y se van a quedar chiflando en la loma, lamentando la oportunidad de oro que tuvieron en sus manos de realmente generar un cambio para el bien.

Pero bueno, aquí anda una de pitonisa elucubrando conforme a lo que se ve en el panorama actual. Las fichas del tablero se seguirán moviendo, y los intereses también. Ya veremos cómo nos amanecemos en el 2021. ¡Hasta a próxima!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Apuntalar a la CEDH

25 de noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Redes sociales progresistas, ¿el partido alternativo a morena?

Marenostrum

Intuición y razón

Culiacán y el manejo de la comunicación en crisis

Lenguaje y misoginia

De la política a la práctica transversal de los Derechos Humanos en Michoacán

Líderes de papel

La dimensión social de la Iglesia según el Papa Francisco

Los valores en México, ¿cuáles? y ¿por quienes?

Mi mascota, mi maestra

Nuestros niños

El arca del gusto en Michoacán

El baile de Peña

5 de agosto: Día Mundial del Agua Potable

La famosa Lola

Mineras al acecho

¿Necesitamos nuevos partidos?

Generación Alpha

El ocaso de la clase media en México

La factura pendiente con el medio ambiente

Slow life

No sólo es prohibir las bolsas de plástico…

Escasez

Centennials

El valor de escuchar

Pastelito

Cultura chaira y fifí

Buenavista no es tierra de nadie: Gordiano Zepeda

Afortunadas mascotas

Los días sin coche

Apuntes sobre el PEF 2019

Nuevos tiempos, nuevos actores

Cuarta Transformación y Revolución 4.0

Adiós a peña

Pobreza y riqueza

El éxodo que se avecina

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán