Julio Santoyo Guerrero
La condición de la quimera.
Lunes 2 de Diciembre de 2019
A- A A+

Debe reconocerse que las reservas de popularidad del presidente son sólidas y amplias, aunque ya con abolladuras. Tan es así que ha resistido los malos resultados que en materia económica y de seguridad se arrojan a un año de portar la banda presidencial. Un electorado ávido de transformaciones se resiste a creer que las cosas puedan ir mal. No se abandona la esperanza luego de años de decepciones y de hartazgos.

Sin embargo, los hechos están ahí. Apenas si con la intensa propaganda oficial se logra contener la caída en la percepción pública de que los resultados no son los que se prometieron ni los medios el camino que se había alumbrado. La marcha de las instituciones, cada vez más pasmosa y menos protagónicas en los asuntos que les corresponden, obsequian su luz a un sólo personaje: el presidente de la república, quien por obvias razones no puede asumir con eficacia la dirección de todas.

Las fórmulas maravillosas que se ofrecieron en la contienda electoral para resolver los grandes problemas que aquejaban a los mexicanos y por las cuales la mayoría de los electores otorgaron su voto se vienen quebrando al paso del tiempo. La seguridad no quedó atendida ni en el primero ni en el sexto mes, antes se agravó; la economía ni siquiera mantuvo el cuestionable 2% de crecimiento anual de los gobiernos previos; los militares no salieron de las calles, todo lo contrario se formalizó su permanencia en ellas; el sistema de salud público vive momentos críticos muy lejos de la aspiración nórdica prometida; la educación, por ley, ha sido entregada a los sindicatos, como lo hubiera aplaudido Carlos Jonguitud Barrios; el deporte abandonado a las migajas de los remates públicos; la ciencia y la cultura borradas de las prioridades como se reclamaba.

La capacidad propagandística que pueda tener el gobierno para compensar malos resultados con abalorios ideológicos: el fin del neoliberalismo, el combate a la corrupción, la Cuarta Transformación, nunca será suficiente para sobreponerse a una realidad que está pegando en la seguridad de las personas y en la mesa de cada familia si la economía sigue en caída.

.
.
(Foto: Especial)

Está visto que el presidente no tiene la menor intención de emprender un proceso de autocrítica de cara a los resultados de su primer año de gobierno. Su guión no tiene alternativas, va de frente y en ello, de manera poco prudente, emplea la fortaleza y amplitud de su popularidad. Sólo hay una excepción, un factor que sí ha podido modificar la orientación de su política ─que no ha sido ni la oposición, ni el poder legislativo─, ese factor es Donald Trump. Él logró que modificara su política migratoria y convirtiera a la frontera sur en el muro que necesitaba para frenar el flujo migrante; probablemente logrará que modifique la estrategia de abrazos y no balazos por algo más tangible y del agrado de Washington.

Le alcanzara para más tiempo el manto de popularidad si el presidente replanteara su política en aquellas áreas donde son evidentes los malos resultados. Corre el riesgo de que asuntos como la economía y la seguridad se conviertan en ácidos que disuelvan con rapidez la fe que amplios sectores le profesan. Su gobierno, electo dentro de los marcos de la democracia, no podrá estar exento de las tendencias en América Latina, de pérdida de confianza a la que arriban los ciudadanos luego de vivir los gobiernos, sean del color que sean.

Sin embargo, el punto por el cual podría desbordarse la tensión política en los próximos meses y por el cual caminarían múltiples fuerzas, políticas y civiles ─Morena incluida─, tiene que ver con el personalismo presidencial. La concentración del poder, bajo un esquema absolutista, que deja en calidad de caricatura al presidencialismo del siglo XX, excluye y acota a protagonistas vitales de la sociedad y del sistema político mexicano que continuarán chocando con el ejecutivo, adelgazando en extremo la atmósfera democrática nacional. El control de las instituciones autónomas y el desdén a la participación civil independiente corta peligrosamente los vínculos de confianza entre sociedad y gobierno. Vínculos que no pueden ser sustituidos por la sola participación partidaria, el corporativismo clientelar de los programas sociales y la propaganda oficial.

El segundo año de gobierno el presidente seguirá una ruta inevitable en la que el acento será puesto en los resultados. En este camino tendrá grandes dificultades para que la opinión pública avale como causas permanentes el argumento de las culpas del pasado y los abalorios ideológicos no tendrán mayor efecto. En una de esas la gente volteará y reconocerá que tal narrativa son simples cuentas de vidrio. Está obligado, pues, a obtener resultados efectivos, no tiene alternativa o toda la cuarta transformación tendrá la condición de la quimera.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?