Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Muertos y más muertos ¿Hasta cuándo?
Martes 3 de Diciembre de 2019
A- A A+

Parece ser que en sus primeros meses de gobierno de la administración federal de Andrés Manuel López Obrador, se ha estabilizado el número de los asesinatos ocurridos (33 mil y fracción) hasta el mes de agosto del año que está por terminar su primera administración federal, año que está prácticamente agonizando con el saldo de 100 muertos por día.

Cabe indicar que este número macabro es menor al del último año en el que estaba desgobernando Peña Nieto; desde luego tampoco estoy cierto si en éste, su primer informe, haya citado la relación o el número de asesinatos y desaparecidos sin esclarecer.

Sabemos sí, que particularmente en nuestro Estado, ha prevalecido por parte del crimen organizado, la extorción, el secuestro o si el robo de automóviles se ha incrementado, pero de lo que si estoy cierto, es que los morelianos no habíamos padecido un escenario criminal como el actual desde más de treinta años atrás.

.
.
(Foto: Especial)

Hace ya varios meses que en Michoacán, el periódico El Universal nos informaba de que en el estado estaba ocurriendo el doble de los asesinatos comparados con los que tuvimos hace más de una década. Los asaltos a casas-habitación, ya nos son normales; en la propia Capital y en el estado en lo general, con frecuencia se han encontrado, en bolsas de plástico negras, cuerpos desmembrados tanto en zonas económicas altas como en los suburbios, más en las zonas residenciales que en las colonias de Morelia y sus alrededores.

Para muchos michoacanos que residen en la parte de Tierra Caliente ni se asustan ni se alteran por el incremento de la criminalidad, ya no se espantan de lo que ven y de lo que ocurre; tampoco asustados por decapitados encontrados ni por los asaltos y los robos que nos son comunes.
Varios años antes, veíamos como normal lo que acontecía (sobre todo) en la llamada Tierra Caliente, es decir, en Apatzingán y sus alrededores y ahora no nos sorprende ya, lo que curre tampoco en nuestra Capital Morelia, pues se habla de más a de 170 asesinatos al año (más los que se ocultan) .

Michoacán está entre los estados más violentos, junto con Baja California que tiene las tasas más altas de delitos (890 homicidios por cada 100 mil habitantes). Guerrero no se queda atrás: 70 homicidios. Colima se destaca, pues tiene un alto índice de asesinatos. No están exentos del crimen organizado ni Chihuahua ni Jalisco; tampoco lo están en el Sureste del país.

Uno de los índice más alto de criminalidad, lo tiene sigue Guanajuato, Aguascalientes y otros estados como Sinaloa y Chihuahua. Es más fácil indicar que de Norte a Sur y de Éste a Oeste la criminalidad se ha incrementado y como consecuencia de su activar nos lleva a buscar siempre senderos conocidos para evitar daños a nuestras familias.

En fin, son otros tiempos los que vivimos, pero que no nos acostumbramos a éstos. La Sociedad en lo general está expuesta permanentemente sin “tenerla ni deberla” pero en fin, es una etapa que nos ha tocado, desafortunadamente, vivirla. ¡Ya vendrán nuevos vientos que nos permitirá “levar anclas” y encontrar mejores horizontes.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Muertos y más muertos ¿Hasta cuándo?

Aventando picotazos

La mano que mece la cuna

Tan lejos de dios…

¡AGUAS ANDRÉS MANUEL¡

Cinco, seis. ¿Cuántos serán mañana?

¡De la coca cosas veredes¡

¡MAROMAS EN MORENA¡

Los Diego Fernández

¡La verdad es que duele! La guerra en Michoacán

Mi Dios… ¡si eres un sueño!

Inicia la carrera

¡No son 19, son un chin...!

¡Hay pájaros en el viento¡

''En palacio... acto fúnebre''

¡Cuando los perros ladran, vamos avanzando, Sancho!

Adolf Hitler y Trump, dos tipos de cuidado

Morelia, capital peligrosa

¡Mr. Trump...oso!

¡La locura del pelirojo!

¡Al que madruga, Dios lo ayuda!

Cresceré o decresceré

En días no laborables

Fin de una etapa

México ensangrentado, la guerra del petróleo

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!