Hugo Rangel Vargas
Silvano: La tentación del poder a trasmano
Viernes 20 de Diciembre de 2019
A- A A+

El ejercicio del poder sin el desgaste de la exposición a las críticas, desde la comodidad de la oscuridad y con el sólo usufructo de sus beneficios; ha sido la tentación perenne de muchos mandatarios en el país una vez que estos han concluido el período de su encomienda legal. Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, fueron quizá los caudillos que con mayor protagonismo vieron cristalizada esta posibilidad en la historia reciente de México. En ambos casos, las consecuencias fueron nefastas para la vida democrática del país y con finales poco laudables tanto para Obregón, quien murió asesinado; como para Calles, que terminó su carrera política expulsado del país.

Pero, como diría Huxley: “la mejor lección de la Historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia” y en Michoacán este fantasma recorre la realidad política desde hace algunos meses. Desde la reiteración pública, disfrazada de broma grotesca, por parte del gobernador Aureoles Conejo de pretender extender su mandato más allá del 2021, pasando por el control autoritario que ejerce al interior de su partido y que le permitió imponer a su hermano como candidato a senador, hasta llegar ahora a deslizar la candidatura por el PRD al solio de Ocampo de un popular cantante michoacano; son sin duda algunos elementos sintomáticos de la tentación de controlar el poder a trasmano.

Marco Antonio Solís “El Buki”, oriundo del municipio de Ario, es un virtuoso artista que gracias a su capacidad ha trascendido fronteras. Con todo el legítimo derecho de participar en la vida política de su país y de su estado; la posibilidad de que el alicaído sol azteca postulase a una figura de este talante, parecía jugosa para los directivos que administran una franquicia en franco proceso de extinción: si el “Buki” les daba la gubernatura, ello significaría seis años más dentro de la burocracia dorada, tan sólo pagando el pequeño precio de ceder la cabeza del gobierno pero imponiendo condiciones por conceder el membrete; si el Buki perdía la elección, podía dejar tras de si una buena cantidad de alcaldes y diputados, y por supuesto, una elevada votación que se traduciría en prerrogativas. El negocio era jugoso.

.
.
(Foto: Especial)

En los corrillos de algunos equipos de trabajo de la oposición se dejó sentir cierta sorpresa con tufo de nerviosismo e incredulidad. Podría tratarse de una elección mucho más cerrada, en la que la sombra del pésimo gobierno silvanista podía haberle dejado de pesar al PRD a la luz del carisma de Marco Antonio Solís. Ello también pudo haber obligado al PAN y al PRI a plegarse a un bloque que, encabezado por el PRD, sin duda seria más competitivo frente al arrastre de MORENA.

Sin embargo, la maniobra fue burda. El destape se hizo a través de una sorpresiva “encuesta” que publicó un periódico de circulación estatal en la que de forma inexplicable aparecía dentro de las mediciones el nombre del compositor, sin que hubiese mediado manifestación alguna de su parte. A ello le siguieron sendas declaraciones de la nomenklatura perredista en las que le abrían la puerta al ya mencionado aspirante, así como la viralización de una foto en la que el cantante aparece en el estadio Morelos al lado del gobernador de la entidad.

En este contexto, el compositor michoacano más pronto que tarde, supo desembarazarse del ardid silvanista que pretendía hacerlo su títere rumbo a la gubernatura. Lo hizo con un elegante tuit: “Seré breve. Zapatero a tu zapato y cancionero a tu guitarra. Ningún interés en la política.” El mutis llegó a la zona amarilla de la política michoacana, pero no desaparece la intentona desesperada, y ya evidenciada, de mantener el control político de la entidad. Y es que bien dice el refrán: “el perdido a todas va”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Michoacán y la tentación de la deuda.

Silvano: La tentación del poder a trasmano

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive