Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Neoliberalismo y narcotráfico
Miércoles 8 de Enero de 2020

“It’s what men have been doing for years, which is why the world looks so much like them” (Los hombres lo han hecho por años, por eso el mundo se les parece).

Michelle Williams, actriz estadounidense, ganadora de un Globo de Oro (01/05/2020)

A- A A+

A. El neoliberalismo devino justificación política e ideológica de la globalización. En el transcurso de cuatro décadas (siglos XX-XXI), se impuso como supuesto fin de la historia (Francis Fukuyama) y discurso único, socavando principios elementales del capitalismo, como la democracia burguesa, al imponer una férrea desregulación de toda la vida.

A principios de la primera década del actual milenio, la ruptura del tejido social ocupó discursos de políticos, líderes sociales, organizaciones no gubernamentales, urgiéndose, desde la izquierda partidista, a recuperarlo. Su quiebre, aunque el concepto cayó en desuso en la academia por su reiterada manipulación política, fue un éxito neoliberal.

Se supone en general que el neoliberalismo se centró en la economía, pero es una idea muy limitada; trascendió lo económico: prácticamente desreguló todas las dimensiones de la vida social, económica, cultural y política, además de inventar mercados en todos esos ámbitos y carcomer la vida colectiva exaltando el individualismo extremo.

Por ello, no es casual que la transición que se abrió paso en 2000, con una elección democrática en la que el PAN accedió al poder con Vicente Fox a la cabeza, fracasara, por un lado, al mimetizarse partido y gobernante al corrupto PRI, y por el otro, entablara relaciones perversas con el narcotráfico, lo que el PRI ya había hecho décadas antes.

Vicente Fox
Vicente Fox
(Foto: Especial)

Las relaciones entre políticos del PRI y empresarios con el narco, no fueron extraños al triunfo del neoliberalismo en el último tercio del siglo XX. Se complementaron, lo que es documentable. Durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, con Genaro García Luna a la cabeza, se refuerzan los principales trazos de esta perversa relación.

El neoliberalismo significó desregulación extrema, someter la vida al mercado, invención de mercados, socavar la democracia burguesa, corrupción, saqueo, individualización extrema, ruptura de la colectividad y redes sociales. El brutal y perverso quiebre de la sociedad. La afirmación de la corrupción –Enrique Peña Nieto, dixit- como cultural no fue gratuita.

Los vínculos perversos entre funcionarios públicos, políticos, empresarios y narcos, no son extraordinarios, pero tampoco son parte de ningún plan macabro, sino de ese fin de la historia proclamado por la globalización y el neoliberalismo. La guerra esquizofrénica de Felipe Calderón fue un eslabón de un narcogobierno y narcoestado posible.

El fin de la historia no es más que el triunfo del capitalismo salvaje, depredador, representado por la globalización y el neoliberalismo. El fracaso del socialismo realmente existente y la caída del Muro de Berlín, alimentaron y justificaron la depredación contra humanos, recursos naturales, animales, con la urgencia de recuperar la tasa de ganancia.

Con Marx aprendimos que el capitalismo está sujeto a ciclos en los que la caída de la tasa de ganancia es fundamental. En los setenta, el agotamiento del modelo de acumulación predominante exigía cambios para reencauzar la acumulación capitalista. La globalización y la justificación ideológica y política neoliberal convencieron a muchos.

En este contexto, la relación entre gobiernos, partidos políticos, empresarios, con el crimen organizado, implicó en algunas regiones del mundo y sectores de la economía y la sociedad socavar la vida pública y justificar la depredación y el capitalismo salvaje. Por ejemplo, el desarrollo sustentable o sostenible fue bien encauzado por los depredadores.

Asimismo, en la etapa neoliberal, políticos y empresarios aceptan como una “oportunidad” vertebrar negocios y delincuencia, tanto para dinamitar a los estados nacionales y sus gobiernos, como para festejar la ganancia ilícita, producto del tráfico de drogas, trata de personas, esclavismo y explotación de los recursos naturales (extractivismo).

B. Preguntar por qué México no se “contagia” de las rebeliones sudamericanas (Ecuador, Chile, Colombia), es maniqueo. Histórica y socialmente los pueblos responden diferente. Si bien el neoliberalismo y las políticas depredadoras del capitalismo salvaje prevalecen, en nuestro país un gobierno electo democráticamente y legítimo busca aminorar sus efectos.

Mientras, en Ecuador, Chile y Colombia, sus gobiernos están anclados a las oligarquías nacionales y extranjeras y a las políticas depredadoras impuestas por organismos como FMI, BM, que exigen profundizar la depredación y el capitalismo salvaje. La OCDE, por ejemplo, presiona para llevar a cabo una segunda ola de “reformas estructurales”.

La última y nos vamos:

1. Escala el conflicto diplomático Bolivia-México. Hostigamiento de golpistas y dictadura para apresar a funcionarios asilados y enjuiciarlos ilegalmente. Dan pena columneros de la prensa chayotera que en México aplauden violaciones a la Convención de Viena.

2. La fiesta en un Acuario de Veracruz, herencia de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto: mercantilización abusiva del patrimonio histórico y cultural del país, prepotencia de funcionarios y uso indebido de recintos protegidos por la ley, permitidos por extitulares del INAH, SEMARNAT, PROFEPA.

3. En 2006, Felipe Calderón inventó una guerra esquizofrénica contra el narco, apoyado por Estados Unidos, y el hoy detenido Genaro García Luna, buscando legitimarse; en Bolivia, la dictadura asesina escala el diferendo diplomático con México y España, por lo mismo.

4. Investigadores se quejan del presupuesto y cambios en CONACYT; sequía dicen, pero no hablan que en los gobiernos de PAN-PRI muchos construyeron sus torres de marfil con privilegios, favoritismos y transferencias de dinero público a empresas privadas y multinacionales extranjeras, sin garantizar innovación y desarrollo a favor del país.

5. Diputados michoacanos, incluyendo integrantes de Morena, aprobaron nuevo endeudamiento y reestructura de la multimillonaria deuda que, en los hechos, endeuda más a los michoacanos. El gobierno del PRD añora los tiempos de PAN-PRI, que repartieron dinero sin pedir cuentas.

6. Comerciantes y empresarios se quejan por las leyes que sancionan el uso abusivo de bolsas de plástico. Necesaria estrategia, dicen, pero esperan que el gobierno asuma una responsabilidad que también les compete.

7. La incursión del CJNG hace una semana en Zamora, muestra la ausencia total de una estrategia de seguridad, un gobierno estatal fallido y desinterés por la seguridad ciudadana.

8. De risa el “diagnóstico” del mediocre exsecretario de Educación de Michoacán, cuya función real como dizque “jefe” regional en Morelia es golpear y hacer trabajo electorero para el derechista PRD.

9. El EZLN apuesta a desestabilizar. Se opone al Tren Maya, pero excepto durante su irrupción pública en 1994, jamás se opuso al neoliberalismo, corrupción y saqueo de PRI-PAN.

10. Sin pudor, derecha, ultraderecha y algunos machines progres celebran la lucha de las mujeres zapatistas contra la violencia y la amenaza zapatista con su vida contra los megaproyectos de AMLO. Apoyo derechista usa su movimiento para alimentar odio.

Última: Para desilusión de la oposicioncita, derecha intelectual, comentocracia, medios golpistas y redes sociales, la encuesta de fin de año de El Financiero (01/06/2020), de las pocas serias, coincidente incluso con las hechas en vivienda, registra que AMLO cerró el año con 72 por ciento de aprobación, 4 puntos más respecto a la anterior. Y su imagen de liderazgo también mejoró 6 puntos (52 a 58 por ciento).

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Otra etapa

Salud, niñez e histeria mediática

Miedo irracional y odio clasista

Una impúdica defensa mediática

Neoliberalismo y narcotráfico

“Haiga sido como haiga sido”

El fin del homo oeconomicus

Un año de gobierno

Intolerancia derechista 2

Intolerancia derechista

Paz o la sangre del otro

Neoliberalismo y hartazgo

Depredación, el discurso de futuro neoliberal

Oposicioncita patética

527 años: 12 de octubre tampoco se olvida

1968: 2 de octubre no se olvida

Cinco años

Es la ciencia, no la fe estúpido

El Grito de Independencia y la oposicioncita

Nostalgia y derrotas morales

Subjetividad y racionalidad económica

La atroz violencia

Los odios de las derechas mexicanas

Codicia ilimitada y predatoria

La transición política bajo fuego

Amedrentar a la 4T

Migración mexicana, acuerdo posible, redadas

El México profundo de la 4T

La 4T

Nxivm: una secta trilateral

Un acuerdo posible

Acuerdo México-EEUU, guardería ABC, izquierda bastarda, CNDH

Combatir la corrupción; locura trumpista

El desafío del éxodo centroamericano

Fuegos primaverales

Golpes mediáticos y financieros

Marchar por los privilegiados

Inseguridad y agenda derechista

¿Oposición y contrapesos?

Incertidumbre económica y bienestar

Hombres al borde de un ataque de nervios

Fronteras y caravanas migrantes

¿Postneoliberalismo?

Los falsos debates de la derecha

Encasillamiento, prejuicio y arrogancia

Autonomías

Intermediarios, reguladores y negocios

Feminicidios, intermediarismo

Leer

Venezuela, intervencionismo e ilegalidad

Huachicol, corrupción y tragedia

Trump, obsesiones electorales; huchicol, saqueo neoliberal

2019 ¿el año de la 4T?

Del azoro al odio

Nostalgia por el saqueo neoliberal

La derecha y sus tragicomedias

¿Una nueva época?

Retos y realidades

Polarización y desigualdad

Oportunidades y oportunismos

La furia derechista: medios y redes sociales

Cambio de régimen

Una caravana en crisis

El saqueo neoliberal

Cuarta transformación o transformación de cuarta

Mentiras históricas

Bancarrota, bonanza, crisis o estancamiento

Transitar hacia otros rumbos

Migración México-Estados Unidos

Dos países

Acotar la cuarta transformación: neoliberalismo y contraofensiva

Discrecionalidad, privilegios y estado de derecho

Fin de la fiesta del chayote

¿Rumbo a Morelia?

Rehacer la agenda

Criminalizar la solidaridad, comentocracia traumada

La agenda del nuevo gobierno

Damnificados y ganadores

La última y nos vamos

Ofensiva desestabilizadora 2

Meade, entre la nada y la violencia de género

Anaya, patético y provocador, Meade, la nada

Verdad y justicia

Apología del delito

Anaya, el mitómano

Las mentiras de Anaya y Meade

Arbitrariedad e ilegalidad

Falsos debates, guerras de odio

¿Competencia o guerra?

Migración México-EU peligros para México (segunda parte)

Peligros para México

Viejas nuevas guerras sucias

Migración México-EU

El tufo de la corrupción y una supuesta superioridad moral

Peligros, encuestas e inseguridad

Un sexenio de sangre y corrupción

(Pre)campañas: viejas marrullerías y politiquería

“Acuerdo” de civilidad, autismo intelectual, redes sociales irritantes, corrupción

Feminicidio, Chihuahua, Iglesia católica, Marichuy, Meade y la corrupción

Chihuahua, “países de mierda”, guerra sucia, berrinche

2017: autoritarismo, violencia y corrupción

Vivir en un país ajeno

Amnistía, perdón, justicia o militarización

Meade: simulación e impunidad

Simulaciones predecibles

Corrupción en México

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos