Julio Santoyo Guerrero
Nadie sabe lo que tiene
Lunes 20 de Enero de 2020
A- A A+

Pocos saben que Michoacán participa con alrededor del 94 por ciento del total de la resina vegetal que se produce en el país. Casi todos saben que nuestro estado genera alrededor del 85 por ciento del total de la producción aguacatera del país. Y también saben que poco menos del 50 por ciento del total de las hectáreas cultivadas con este fruto son ilegales y se han hecho a costa de sacrificar bosques y aguas. Muy pocos saben que la actividad económica resinera es una actividad implicada obligadamente en la preservación de los bosques. Aún menos sabes que el control del mercado nacional lo controlan unas cuantas empresas cuyo poder les alcanza para imponer precios miserables a este producto vital para diversas industrias.

Todos debiéramos saber que la gran industria resinera obtiene enormes ganancias de este producto natural mientras que los productores, los dueños y los que trabajan en la recolección de la resina, están obteniendo ingresos raquíticos que están orillando a que esta actividad pueda perderse. Mientras las instituciones gubernamentales se desviven por apoyar el sistema producto aguacate y cierran los ojos ante el ecocidio que los inversionistas cometen todos los días, el producto resina literalmente no existe en la agenda promocional del gobierno permitiendo que la manipulación del mercado coloque a los productores como sujetos de expoliación permanente y extrema.

Mientras el producto aguacate se expande hoy con libertad perniciosa y principalmente sacrificando al medio ambiente y el derecho al mismo de la población, el producto resina debe su existencia al cuidado y reforestación de los bosques. Prácticamente son dos actividades que juegan en polos opuestos. El aguacate ilegal -más del 40 por ciento de lo cultivado en el estado lo es-, choca frontalmente con la actividad resinera; mientras menos bosques menos resina y más familias desplazadas de este trabajo, una actividad que por cierto, aporta el 66 por ciento de los ingresos de las familias serranas.

El producto aguacate es minado y consentido por políticas publicas gubernamentales
El producto aguacate es minado y consentido por políticas publicas gubernamentales
(Foto: Especial)

El producto aguacate es mimado y consentido por políticas públicas gubernamentales que contribuyen a su promoción, a su financiamiento, a la generación de acuerdos comerciales que beneficien su valor y hasta por un sistema muy discreto de perdón legal que alienta su voracidad para rapar montes acaparar aguas y contaminar a discreción. La acelerada e irreversible pérdida de bosques en los últimos años es ejemplo de ello.
Es el mundo al revés, se estimula y aplaude un sistema que lleva al ecocidio, que terminará colapsando al estado y a la misma producción aguacatera, y se ignora una actividad que lleva y obliga a la conservación de los bosques y por la cual, gracias a ella, se ha establecido cierto freno al cambio de uso de suelo.

No se puede hablar de economía sustentable y sostenible en Michoacán mientras la visión imperante sea el apoyo a prácticas económicas que destruyen el entorno medio ambiental y se ignora aquellas, que por su naturaleza, contribuyen a su preservación.

Es preciso que las entidades gubernamentales correspondientes pongan atención a la producción resinera y generen prioridades. Precisando, no tanto sobre los industriales de la resina, que tienen buenas ganancias gracias a la compra y procesamiento de este producto, sino atención a los dueños de bosques, ejidos, propiedades comunales y pequeños propietarios, que son el eslabón más débil de esta cadena productiva y sobre quienes ha recaído la contención natural de la expansión aguacatera y pieza clave para el aprovechamiento adecuado de los bosques.

En Michoacan se encuentra una de las mas grandes producciones
En Michoacan se encuentra una de las mas grandes producciones
(Foto: Especial)

Michoacán debiera sentirse orgulloso por aportar ese 94 por ciento de la producción resinera nacional, pero sobre todo porque gracias a esa actividad los trabajadores del monte han resistido para evitar la pérdida de lo queda nos queda de bosques. En justa correspondencia el gobierno debería desarrollar una estrategia que alentara esta actividad: primero, reconociendo la recolección resinera como parte de un sistema sustentable y sostenible amigable con el medio ambiente; segundo, apoyando en la búsqueda de mejores y diversos mercados nacionales e internacionales para el producto resina-Michoacán, buscando dignificar los ingresos de productores y recolectores; tercero, poniendo a disposición de los productores innovaciones tecnológicas para la cosecha de resina, y; cuarto, ampliación y fortalecimiento de programas de apoyo para el cuidado y aprovechamiento sustentable de los bosques.

Sostiene el dicho popular que "nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido". Pero no es preciso que lo perdamos para hacer algo. No es preciso que perdamos lo que nos resta de bosques para actuar. El tiempo y la circunstancia son ahora, en este momento en que los productores de resina enfrentan una crisis por el desplome del precio de su producto que puede precipitar también la pérdida de más bosques. Una de las cuatro acciones propuestas, aplicada ahora, puede salvar la crisis: la búsqueda y realización de mercados alternativos para colocar este producto: el producto-resina Michoacán, producto gracias al cual siguen en pie los bosques michoacanos y razón loable, con base en la cual, debiéramos atraer compradores comprometidos globalmente con el medio ambiente.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ciclovía, más allá del arrebato gremial

Rifemos el medio ambiente

Gobierno de Michoacán, aliado de los proyectos de emprendimiento de los jóvenes

Davos, el cambio climático y México

Nadie sabe lo que tiene

Ni tan felices

Duro golpe a los bosques

El año de la tierra prometida

Valioso tiempo perdido.

El informe de los voluntarios ante la crisis ambiental en Madero.

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?