Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡El arte de gobernar!
Martes 21 de Enero de 2020
A- A A+

Si lo hace, porque lo hace y si no lo hace, ¿porqué no lo hace? De tal suerte es el arte de gobernar que nunca o difícilmente, las autoridades de un Municipio, Estado o Nación, logran dejar satisfechos a la mayoría de sus gobernados, pues con muchas dificultades, lo que al final de una gestión administrativa se logra, es medio satisfacer a una minoría de la población.

Incluso, quien afirmaba lo anterior (Platón[1]), estaba convencido de que no terminarían las desgracias humanas, sino hasta que los filósofos ocuparan los cargos públicos o, hasta que los políticos, se convirtieran en auténticos filósofos, lo que no es tan sencillo, o más bien, casi imposible. La dificultad que se tiene es porque la palabra “Política”, entendida ésta como una ciencia, busca o tiene como finalidad, no la habilidad de enriquecerse sino “el arte de transformar el poder y de conservarlo, a efecto de utilizarlo para satisfacer no las ambiciones personales, si no al menos, de las mayorías que están inmersas en la pobreza.

Pero parece que a alguien (o muchos) han incorporado otra acepción o significado de lo que significa Política, pues ésta palabra en el diccionario de “los poderosos” ha borrado casi todos y cada uno de los importantísimos preceptos platónicos, mismos que sujetaban a las viejas culturas y obligaban a las mismas a respetar y tomar éstos preceptos que en forma mundial debieran ser respetados aplicados y practicados en nuestra actualidad por la sociedad universal en lo general.

Aristóteles
Aristóteles
(Foto: Especial)

La finalidad de todas las artes, las ciencias y principalmente la Política como tal, decía Aristóteles, debe reinar, por igual entre todos a efecto de superar los peligrosos caminos que poderosos países inducen a los pueblos (o a las diferentes culturas) a insertarse en guerras cuya finalidad no se puede ocultar pues ésta es oscura y maléfica.

Las guerras en el denominado “viejo mundo” son impulsadas fundamentalmente por Los Espantados Unidos, aliados con otros poderosos países, buscando la aniquilación de las naciones en las que se encuentran mares profundos de petróleo para apoderarse mayoritariamente de estos ricos yacimientos.

En el antiguo mundo, el Poder Político debía repartirse, cito, “no en forma igual, sino en razón de la preeminencia nacida, o por algún mérito, considerando que los derechos deben ser diferentes cuando los individuos sean diferentes”.

En nuestra actualidad, desgraciadamente entendemos la “política” no como lo indica la definición Aristotélica, sino como la magia de sumar cantidades enormes de recursos para comprar un avión de súper lujo, que ahora esta en subasta pública y sin poder venderlo.

Quien lo compró para presumir y viajar como si el fuera un archimilloneta, ya no nada como lo hacía el famoso tío “Rico Mac Pato” en esa enorme caja fuerte que le permitía bañarse y prácticamene resbalarse, pues disfrazado de un ser humano común y corriente, está ahora sin avión que presumir, seguramente con una escolta pequeña (o tal vez sin ésta) y disfrazado de ranchero norteño, anda perdido en su minúsculo mundo.
¡Lástima que no esté como presidi…¡

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Don Porfirio y los peregrinos

¡El arte de gobernar!

Los ex presidentes y el café

¡Largo, muy largo tiempo¡

¡Feliz año, amor mío!

Muertos y más muertos ¿Hasta cuándo?

Aventando picotazos

La mano que mece la cuna

Tan lejos de dios…

¡AGUAS ANDRÉS MANUEL¡

Cinco, seis. ¿Cuántos serán mañana?

¡De la coca cosas veredes¡

¡MAROMAS EN MORENA¡

Los Diego Fernández

¡La verdad es que duele! La guerra en Michoacán

Mi Dios… ¡si eres un sueño!

Inicia la carrera

¡No son 19, son un chin...!

¡Hay pájaros en el viento¡

''En palacio... acto fúnebre''

¡Cuando los perros ladran, vamos avanzando, Sancho!

Adolf Hitler y Trump, dos tipos de cuidado

Morelia, capital peligrosa

¡Mr. Trump...oso!

¡La locura del pelirojo!

¡Al que madruga, Dios lo ayuda!

Cresceré o decresceré

En días no laborables

Fin de una etapa

México ensangrentado, la guerra del petróleo

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?