Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Los peligros para México
Miércoles 15 de Junio de 2016
A- A A+

 AMLO aterrizara en Los Pinos
AMLO aterrizara en Los Pinos
(Foto: Cambio de Michoacán)

Este escribano no defiende a ningún actor político, menos las arengas neofascistas de intelectuales y líderes de derecha sobre lo que le conviene o no a México o al pueblo mexicano, terminología de dudosa factura. El PAN, en voz de un lidercillo que ya ve su mediocre trasero en Los Pinos, pretende el olvido del saqueo.

A la fecha, ninguno de los tres partidos “grandes” ha llevado a México por un camino distinto al del PRI histórico, partido que después de más de 70 años en el poder le abrió al PAN las arcas públicas para en doce años refinar marrullerías, corrupción, impunidad, reciclando burocracia, funcionarios y poder en favor de lo mismo y los mismos.

Por ello, cuando se grita al unísono por un lidercillo, incluida la derecha intelectual, sobre el peligro que implicaría que un actor político como AMLO aterrizara en Los Pinos, es necesario recordar que el PAN es digno depredador de las arcas públicas. En doce años, siete billones de pesos por ingresos petroleros se esfumaron. Nadie sabe.

Nadie supo y jamás se ha emprendido –o emprenderá– un cuestionamiento e investigación seria sobre esos cuantiosos recursos. Nada más sobre estos dineros porque sospechas hay del manejo de otras tantas áreas de la administración pública y los destinos de otros miles de millones de pesos.

Sin duda, AMLO se defiende solo. No es necesario escribir farragosos ensayos que exaltan la visión de Los Pinos, políticos y élites económicas; una alternancia política y económicamente costosa para México y el pueblo mexicano, la transición que no fue y la normalización que políticos y élites económicas hacen de la corrupción e impunidad.

El problema sobre suponer qué le conviene o no a México implica descalificar a los enemigos políticos y asumir que un partido, en este caso el PAN, es la salvación para México. Mesianismo y populismo de derecha. Lo que se cuestiona al descalificado, pero con un velo de supuesta pureza política. “Nosotros sí somos demócratas”.

Los peligros para México están en esas alianzas absurdas entre la derecha y la supuesta izquierda. Por ejemplo, en Veracruz obtuvo la gubernatura –ahora se rumora que con varios miles de votos sin nombre ni domicilio– un personaje denunciado por corrupto y exhibido por pederasta. Es lo que los normalizadores de la corrupción no mencionan.

En otros estados donde el PAN arrebató “gubernaturas históricas” al PRI, la reacción conservadora jugó un papel importante. Al hastío por la corrupción, violencia, estancamiento económico, se sumó el rechazo de la derecha, la ultraderecha y el neofascismo a las pretensiones de legalizar los derechos de la diversidad.

No bien anunciado el “triunfo” de la derecha panista, el PAN retiró su apoyo a los matrimonios igualitarios y el uso recreativo de la mariguana en el Congreso de la Unión, mientras de madrugada pergeñaba una ley anticorrupción que será ovacionada por los medios oficialistas y la comentocracia, pero que no le sirve de gran cosa al país.

Con contadas excepciones, quienes sustituyen en las gubernaturas de la reciente elección cargan con cuestionamientos de todo tipo. Los gobernantes salientes tienen en sus haberes largas listas por corrupción, impunidad, complicidades, y quienes llegan, discursos y manotazos dignos de los políticos que se han adueñado de México: bla, bla, bla, bla.

El peligro para México son personajes como El Bronco, gobernador de Nuevo León que alcanzó el cargo por la vía independiente, pero priista de origen y buen representante del conservadurismo del norte de México. Para supuestamente fomentar la salud, denigra a las niñas y la niñez en general: “A una niña gorda nadie la quiere”.

Obviedades. 1. Membretes empresariales, algunos con fondos públicos, personajes como Samuel González Ruiz y organizaciones como Alto al Secuestro, son parte de la maraña atacante contra organizaciones y defensores de los derechos humanos, incluido el GIEI y sus miembros en particular; personajes e instancias apostaran al escrutinio internacional de México, un país donde los crímenes de lesa humanidad y las violaciones a los derechos humanos son parte de la normalización de la corrupción, impunidad y complicidades, impulsada por actores políticos, élites económicas y la parafernalia pro empresarial disfrazada de los “buenos”. 2. El informe “Atrocidades innegables: Confrontando crímenes de lesa humanidad en México” (Open Society Justice Initiative, 2016) da cuenta de un México que diariamente suma atrocidades contra los ciudadanos, hombres y mujeres, transmigrantes, niños y niñas, personas desaparecidas y ejecutadas, buena parte de las cuales pueden ser tipificadas como crímenes de lesa humanidad, donde la responsabilidad del Estado mexicano es total, tanto en tiempos de Calderón como actualmente. 3. Efectivamente, si nos vamos por la chabacana y mediocre idea de que “todo es cultura”, la apología del narco, la violencia, los asesinatos y demás actividades delictivas resultan una “alta” expresión de la cultura popular, musicalizada y cantada. Pero la situación es más simple: que un órgano del Estado mexicano premie a un grupo musical que justifica, alienta y musicalmente –con letras y acordes– enaltece “toda esa cultura” del narco, es prueba de la mediocridad intelectual de quienes premiaron y defienden la apología del narco. 4. En Orlando, Florida, un devastador crimen de odio. 49 personas, cuatro mexicanos entre ellos, más de 50 heridos. Como telón de fondo, armas de grueso calibre que se compran en el supermercado y odio alimentado por la disfuncionalidad familiar, social, cultural. 5. “El 5 de junio, votantes de doce estados mexicanos inesperadamente dieron una buena patada al PRI del presidente Enrique Peña Nieto”: The Economist (06/11/2016), en un artículo titulado “Los azules mexicanos”.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”