Salvador Molina Navarro
Derecho a qué...
La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?
Martes 21 de Junio de 2016

La igualdad de género es más que un objetivo en sí mismo. Es una condición previa para afrontar el reto de reducir la pobreza, promover el desarrollo sostenible y la construcción de buen gobierno.

Kofi Anan

A- A A+

feminicidios, seguimos con el tema de la protección integral a la mujer, seguimos con los mismos temas, con los mismos problemas, con los mismos sucesos y con el mismo estatus, sin avances, sin propuestas concretas, sin resultados, sin explicaciones, sin atención, sin atención ni prevención.

La Alerta de Violencia de Género es un tema político y también jurídico, al final del día el derecho sin política es como navegar sin agua, pero la política sin derecho es como navegar sin brújula, como así lo metaforizó Stern, así entonces el derecho debe dirigir las políticas públicas y normar las conductas de sus actores, en este sentido, en el tema de la alerta de violencia de género es imprescindible revisar las disposiciones jurídicas y actuar acorde a las exigencias legales.

En este orden de ideas, debe decirse que la figura jurídica de la Alerta de Violencia de Género se encuentra inserta en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y su reglamento, donde se obtiene que la finalidad de la Alerta de Género es detener y erradicar la violencia contra las mujeres a través de acciones gubernamentales de emergencia, conducidas por la Secretaría de Gobernación en el ámbito federal y en coordinación con las entidades federativas y los municipios. En caso de declararse la Alerta de Género, contendrá los siguientes elementos.

1. Las acciones de seguridad, preventivas y de justicia para enfrentar y abatir la violencia feminicida .
2. Asignación de recurso presupuestal necesario para hacer frente a la contingencia de alerta de violencia género por parte de la entidad federativa.
3. Las medidas a implementar para cubrir la reparación del daño.
4. El territorio que abracarán las acciones señaladas.
5. El motivo de la Alerta de Violencia de Género.

Pues bien, Florentino Coalla Pulido, delegado de la Secretaría de Gobernación en el estado, en días pasados señaló que Michoacán no cumple con las condiciones para declarar la Alerta de Violencia de Género y que la misma no conlleva dotar de recursos presupuestales a la entidad , esto, de nueva cuenta, pone de manifiesto la ignorancia de nuestras autoridades para tratar los temas de interés social, pero más allá de esto, todo político, ya sea en favor o en contra, ha estado debatiendo si en Michoacán debe o no declararse la Alerta de Violencia de Género, lo que es ocioso. ¿Qué pasa en el estado?, ¿qué ha despertado el reclamo de nuestras mujeres?, ¿qué ha activado la ofensa ciudadana?, ¿qué está preocupando a los michoacanos?, ¿cuál es el fundamento base de la petición de declaratoria?, ¿qué queremos como ciudadanos?, ¿qué queremos como mujeres, como esposos, como hijos, como hijas, como amigos o amigas, como personas?

Estas preguntas parecen quedar en el olvido al leer las opiniones o razonamientos que nos dan los gobernantes relacionados con el tema. Se debe entender que la preocupación de la ciudadanía no estriba en obtener o no una Declaratoria de Alerta de Violencia de Género, a nosotros nos importa que no sigan matando mujeres, que nos las sigan violentando, que existan condiciones de seguridad en el estado, que existan condiciones de equidad de género, que existan condiciones de acceso a una vida libre de violencia, que existan condiciones que doten de herramientas que no agredan la dignidad de la mujeres y que sean idóneas para acceder a un desarrollo personal, a todos nos interesa que el Estado cumpla con fines y sus objetivos.

La Alerta de Violencia de Género es un tema político y también jurídico, al final del día el derecho sin política es como navegar sin agua
La Alerta de Violencia de Género es un tema político y también jurídico, al final del día el derecho sin política es como navegar sin agua
(Foto: Carmen Hernández )

¿Para qué sirve una Declaratoria de Alerta de Violencia de Género si al llegar el recurso para utilizarlo para ciertos fines se empezará a aterrizar programas gubernamentales con base en ocurrencias y no en estudios con soporte técnico, científico, social, filosófico, cultural, que sean congruentes con la realidad que impera y no con la realidad que pretenden vender nuestros gobernantes?. Este programa de atención de emergencia ya lo vivimos los michoacanos, acordémonos de la solución mágica denominada Programa Integral de Michoacán, encabezado por el comisionado Castillo, que sólo nos dejó un Lord Rolls-Royce, un incremento en la inseguridad, un incremento en la violencia a las mujeres y que ahora no da tela para hablar de Alerta de Violencia de Género, sólo nos dejó empresarios con adeudos incobrables al gobierno del estado, la usurpación de los cargos públicos para imponer a personajes sin perfil ajenos a esta entidad, eso y más resultó de un programa de atención a emergencia, eso es lo que el gobierno estima como acciones gubernamentales para solventar la preocupación social, para dotar de seguridad y desarrollo integral al estado.

Sin duda alguna, es de mayor trascendencia dotar de seguridad a todos los ciudadanos, sin lugar a dudas es de mayor importancia transparentar los dineros públicos, sin lugar a dudas es mayor importancia ofertar una justicia apegada y respetuosa a los derechos humanos, sin lugar a dudas es de mayor importancia apuntalar y sostener un Estado constitucional de Derecho, así tendremos bases para soportar programas gubernamentales eficaces para disminuir y controlar la violencia de género, la inseguridad pública, el acceso a la justicia y más situaciones de emergencia que imperan en nuestra entidad.

Al final del día el tema no es erradicar la violencia de género. Partiendo de la base de que la violencia no se puede erradicar, sólo controlar, el tema es dotar a los ciudadanos de las condiciones y herramientas para poder acceder a un desarrollo integral progresivo, el tema es tener educación de calidad, el tema es tener empleos suficientes y dignos, el tema es establecer salarios acorde al derecho a un mínimo vital, el tema es tener un derecho a la salud efectivo, el tema es facilitar el acceso a la transparencia y rendición de cuentas, el tema es gobernar pensando en la próxima generación y no en la próxima elección, no tener miedo a la transparencia obstaculizando las leyes como la 3 de 3, no tener miedo a la justicia dotando de una verdadera igualdad procesal a las partes en el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Sépanlo y léanlo bien: la finalidad de las peticiones de declaración de Alerta de Violencia de Género no descansa en conseguir esa declaratoria para empezar a fijar las bases para controlarla y disminuirla, el tema es que esa declaratoria es el único camino legal que las leyes otorgan a nuestras mujeres para que los gobernantes atiendan sus reclamos, pero no es el fin en sí mismo, sólo es uno más de sus lamentos, la finalidad esta en obtener la protección anhelada, el fin es que el gobierno haga su trabajo y dejen de desaparecer, de violar, de matar, de denigrar a nuestras mujeres sin importar si este trabajo se hace en el marco de una Declaratoria de Alerta de Violencia de Género o no, sólo importa que se haga y que se haga ya.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa