Xuchitl Vázquez Pallares
El hilo conductor, el reclamo de justicia
Jueves 23 de Junio de 2016
A- A A+

El conflicto magisterial me recuerda al movimiento de 1968, tiempos en que la gente no osaba reclamar, cuestionar, salir a las calles, por miedo y/o por comodidad y pensar que “todo estaba bien”. Y salieron los estudiantes y pusieron el ejemplo, como salieron antes los ferrocarrileros, los maestros y los médicos, a luchar por sus demandas.

Todos tienen en común pedir mejoras, cambios, atención de las instancias correspondientes; todas tienen el mismo hilo conductor: el reclamo de justicia.

Los derechos laborales y civiles son fruto de luchas contra el poder, y éste rara vez responde a las demandas civiles y/o laborales. Se antepone la difamación, el ahora llamado bullying y el garrote.

El poder echa mano antes de escuchar y/o dialogar, del menosprecio a las demandas, de ridiculizar y distorsionar los movimientos. Así ha sucedido siempre. Se compra a los medios de comunicación para que mal informen, para que distorsionen la realidad, para que hagan ver una causa justa y/o noble en causas absurdas, necias, que sólo quieren “alterar la paz y ocasionar molestias, como congestionamientos de tráfico y cierres de calles”.

Siendo que la verdadera agresión contra todos en conjunto es la injusticia. 70 millones de mexicanos están en la pobreza mientras en nuestro país vive uno de los hombres más ricos del mundo.

La desigualdad es abismal. Hay quienes no saben el precio de un kilo de tortilla o de un litro de leche, mientras para miles saberlo es prioritario para saber dónde comprarlo a su precio, que no lo estafen, pues no hay un verdadero control sobre el precio de la canasta básica por más que así lo pregonen. Los precios pueden variar por la zona o tienda en que uno compre. La inflación está desbordada.

El desempleo, y los empleos mal pagados son lo que predomina. El movimiento de los maestros tiene mucho trasfondo. Lo más importante a mi parecer es que se debe garantizar una educación de calidad, laica y gratuita a todos los mexicanos. Se debe garantizar el respeto al artículo 3 de nuestra Carta Magna. Deben garantizarse también los derechos civiles y laborales de los maestros.

La mayor parte de las personas tienen una opinión “conformada” acerca del movimiento de los maestros delineada por el poder. Pocos son los que se han tomado la molestia de informarse sobre que es lo que está pasando. Todos los “ven” como alborotadores y flojos.

En mi opinión, deberíamos tratar de ver más allá de lo que nos quieren hacer ver y creer, y asimismo dejar a un lado juicios que no sabemos si son ciertos y/o que generalizamos, y ciertamente no todos son iguales ni todo es como aparenta ser.

A los maestros les debemos mucho todos. Ellos nos enseñaron a leer y escribir, nos enseñaron a priorizar el conocimiento, nos enseñaron la palabra “libertad”.

Pocos se interesaban en el movimiento de los maestros hasta que a través de las redes sociales se empezó a ver la brutalidad del Estado sobre quienes osan reclamar justicia.

No se trata ya de simpatizar o no con los maestros, sino de reconocer la violencia del Estado y la crisis de derechos en el país.
Triste es que la mayoría de los ciudadanos reconozcan esto después de tanto tiempo, de tantas violaciones a los derechos humanos, de tantas violaciones a mujeres valientes que se atreven a reclamar justicia, como sucedió en Atenco, donde se las llevaron detenidas a bordo de camiones y ahí fueron violadas como botín de guerra por los granaderos, que nunca recibieron castigo alguno.

Lo mismo está pasando en Oaxaca, Chiapas y Guerrero con las jóvenes que apoyan el movimiento magisterial: las detienen, las amenazan con violarlas por andar de alborotadoras y después, tras esa guerra psicológica, las violan para que nunca se les olvide lo que se sacan por pedir justicia.

Y la impunidad se pasea por el país sin importar el pretexto. Siguen las desapariciones y secuestros de mujeres, aunque lo nieguen. Chihuahua, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Michoacán son focos rojos permanentes. Este ejemplo nos permite ver cómo las instancias correspondientes hacen caso omiso de las demandas sociales en diversos ámbitos. Así ha sucedido en el caso del movimiento de los maestros, el cual hasta la semana pasada era mal visto y/o mal entendido por la mayoría de los ciudadanos.

La violencia de la que han sido víctimas los maestros en Oaxaca, en Nochixtlán específicamente, ha abierto los ojos y atraído la atención nacional e internacional a lo que está sucediendo en este país.

Ante la prensa, Cué adujo que los muertos no eran maestros. ¿Y eso que justifica?, finalmente fueron mexicanos asesinados por la fuerza pública. Ahí lo grave.

Las redes sociales han tenido papel protagónico en la propagación de lo que realmente acontece y que el poder acalla.
Circulan videos donde se pueden ver imágenes desgarradoras de batallones de granaderos persiguiendo, golpeando, echando gases lacrimógenos y matando maestros y sociedad civil que le apoya. Incluso saqueando tiendas para después culpar de ello a los maestros y atraer así antipatías hacia éstos. Porque ciertamente este movimiento ya no es sólo de los maestros, es también de los padres de familia que al ver cómo son agredidos los maestros que enseñan a sus hijos día a día, se han unido. Y también los estudiantes de las secundarias, al ver que sus maestros están siendo golpeados y/o perseguidos. Como pasó en el 68, el movimiento estudiantil se tornó en movimiento popular.

Vi un video que habla más que mil palabras. Una maestra de Chiapas, hablándole a todo un batallón armado de la Policía Federal: “¿Qué saben ustedes de historia?, ¿saben acaso que los que aquí nacimos decidimos ser parte de la República Mexicana de manera voluntaria y consciente?, ¿saben ustedes que descendemos de los mayas, una de las civilizaciones más grandes de la humanidad?, ¿ saben ustedes que los mayas prefirieron lanzarse al Cañón del Sumidero antes que ser sometidos por los españoles?, ¿saben ustedes que prefirieron morir de pie a estar de rodillas? A ustedes les pagan por venir a golpearnos, a amedrentarnos, a matarnos. A nosotros, que les enseñamos a leer a sus hijos. A nosotros que no nos rajamos ante nada, que vamos a la Sierra y la selva donde las escuelas están hechas de palitos, donde no hay baños, donde no llegan los libros, donde muchas veces no hay luz ni pizarrones. Y ahí estamos y ahí están los niños, porque quieren aprender. Y por ellos y por ustedes y por nosotros estamos luchando. Porque todos somos mexicanos y el poder nos quiere así, enfrentados, sin entendernos, viéndonos mal los unos a los otros, para que ellos y otros vengan y se lleven nuestras riquezas fácilmente sin que nadie diga nada”.

Todo el batallón la escuchaba en silencio, algunos, cuando la maestra se acercaba a ellos y les miraba a los ojos mientras les hablaba, instintivamente se ponían de inmediato el escudo a nivel de la mirada.

Esa imagen, esa voz, esa maestra demuestran cómo la palabra y la razón son las armas más eficaces, más valiosas que han de derrotar sin derramar sangre a la injusticia y la impunidad que impera.

vazquezpallares@gmail.com.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…

Nuevo inicio…

¿Dónde están?

¡Abajo el mal gobierno!

La conciencia de la sociedad inconsciente…

Del Informe…

Qué importante es la memoria

Presea Amalia Solórzano

Defendamos nuestro país…