Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Michoacán ante un nuevo reto
Martes 28 de Junio de 2016

La violencia racial, de género, sexual y otras formas de discriminación y violencia, no pueden ser eliminados sin cambiar la cultura.

Charlotte Bunch, activista americana.

A- A A+

 Osorio Chong para declarar la anhelada Alerta por Violencia de Género, al final la lucha que hace ya más de un año comenzara la asociación Humanas sin Violencia
Osorio Chong para declarar la anhelada Alerta por Violencia de Género, al final la lucha que hace ya más de un año comenzara la asociación Humanas sin Violencia
(Foto: Archivo)

El día de ayer nos visitó Miguel Ángel Osorio Chong para declarar la anhelada Alerta por Violencia de Género, al final la lucha que hace ya más de un año comenzara la asociación Humanas sin Violencia, AC logró eco y apoyo, la alerta es declarada en algunos municipios de Michoacán.

¿Qué sigue?, sin duda la declaratoria no es ninguna meta, es sólo un comienzo, una oportunidad, un nuevo reto para todos, al contar con una Alerta por Violencia de Género nos estarán observando diversos organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, nos estarán observando gobiernos de varias naciones, nos estarán observando activistas, periodistas, políticos, en fin, con esta acción gubernamental iniciaremos nuevas acciones de atención a la violencia de género, se dotará de presupuesto al estado y a los municipios afectados, entrará la Federación a implementar acciones para la atención de esta emergencia.

Esto no es nuevo, no me refiero a la Alerta por Violencia de Género, me refiero a la intervención del gobierno federal para implementar líneas de acción para controlar emergencias donde el estado no ha podido atender y garantizar los derechos humanos de los ciudadanos, recordemos el tema de la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, ¿qué pasó entonces?, el nacimiento de las autodefensas michoacanas se dio por el fracaso total del Estado para brindar seguridad pública a los ciudadanos, los gobernados tomaron el control de las acciones y medidas en materia de seguridad pública, para restaurar el orden y la seguridad en diversos territorios del estado. Este suceso fue novedoso a nivel mundial ya que la ciudadanía solicitaba la presencia del gobierno para que actuara de forma eficiente y eficaz y controlara el crimen organizado que realizaba las funciones del Estado ante el fracaso de éste, lo que ocasionó que la Federación entrara al rescate del estado y tomara el control en materia de seguridad pública; pues bien, estas acciones se implementaron ante un estado de emergencia, como ahora lo es la Alerta por Violencia de Género, y que nos dejaron a los michoacanos sino solamente un legado de impunidad y saqueo de las arcas del tesoro local, solamente incremento en la tortura por parte de los elementos de las diferentes corporaciones policiacas, la imposición de personas ajenas al estado que ejercieron y ejercen funciones públicas sin el perfil idóneo y sin resultados en favor de la sociedad, acciones y programas de gobierno que han fracasado provocando que se dé marcha atrás con todo el gasto que conllevó iniciarlos y con la inversión económica que exige su fracaso, igualmente nos dejó un incremento en la inseguridad pública, tan es así que ahora estamos ya en estado de alerta por violencia de género, ese fue el legado de una intervención federal para atender una estado de emergencia, esto no lo necesitamos de nueva cuenta en el Estado.

Por eso ahora enfrentamos un nuevo reto, por eso ahora debemos estar atentos de las acciones gubernamentales que se inicien ante un estado de emergencia, por eso el acto protocolario y la presencia del secretario de Gobernación no significan una meta, significan un inicio, una oportunidad para atender la violencia de género, para controlar y disminuir el estado de inseguridad que viven nuestras mujeres y que vivimos todos, por eso este nuevo reto lo iniciamos con conocimiento de causa, con una vivencia amarga que la antecede, de ahí que se requiere la participación de todos, ahora podemos vivir una conclusión diferente ahora podremos garantizar avances importantes en equidad e igualdad de género y con esto, seguro estoy, ganaremos todos, con esto iniciaremos un nuevo paradigma de atención a las necesidades sociales, aprovechemos los ojos que nos van a vigilar, aprovechemos el ánimo inversionista, aprovechemos nuestras experiencias, pero sobre todo, aprovechemos que somos ciudadanos, que somos michoacanos y caminemos fuertes y con avances importantes ante un nuevo reto político y social. No olvidemos que estamos en el umbral de unas elecciones presidenciales, no olvidemos que en política no hay coincidencias, no olvidemos que tenemos el poder del voto, no olvidemos que hemos soportado el fracaso del gobierno, que hemos perdido espacios ciudadanos y que la corrupción es cada vez más desvergonzada, así, y solamente así podremos ejercer con razón y convicción nuestro derechos democrático, al final del día los vicios que han generado nuestras quejas no pueden ser eliminados sin cambiar nuestra cultura.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa