Aquiles Gaitán
¡Esta es su casa!
Martes 5 de Julio de 2016
A- A A+

Empezaré diciendo una palabra, ¡negro!, así se ve el panorama de la agricultura y la ganadería en Michoacán. Una luz contrasta la negrura e ilumina su rostro en el contraste que sólo se observa en los cuadros de Rembrandt. El silencio se asocia con lo oscuro, en este caso, la luz que contrasta, es a la vez un grito que rompe el silencio, que raja la obscuridad; no es una fantasía, así veo la realidad; el aislamiento y la soledad en que vivimos respecto del país y del mundo es acompañado ahora por los funcionarios del gobierno federal que vienen en caravanas teatrales a traernos al menos un rato de esparcimiento y diversión, algunos, de esperanza, como la última visita del secretario de la Sagarpa, (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación) acompañado del gobernador, así le dicen, del Banco de México, la dependencia de la burocracia dorada.

Esperanza, porque quienes siembran, siembran esperanza, siembran con esperanza, siembran con la esperanza de cosechar una cosecha que les dé utilidades, o al menos cosechar algo más que la semilla, esperanza porque anunciaron, nada más anunciaron, la constitución de un fondo perenne para productores de 102 millones de pesos para asociarlos a créditos bancarios, es decir a sujetos de crédito que tengan capital que respalde el préstamo, a los campesinos jodidos no les dicen productores, a los que tienen con qué, esos son los productores, pero la multitud está del otro lado, de los que siembran esperanza, para esos hay leche barata, 65 y Más, becas y alguna tienda de las otrora llamadas Conasupo.

Perenne, como las hojas de los arboles perennes, que no entienden de otoños, que nunca se caen; ese fondo, interpreto, nunca se caerá, nunca se agotará, que no se acaba nunca, es decir, será a perpetuidad.

Muy bien, pero el dedo está muy gordo y grande y el atole muy espeso, habrá dinero para apoyo a zonas afectadas por desastres naturales, para población prioritaria, pobres me imagino, apoyo a la capitalización del campo, créditos por supuesto con los bancos, promoción, nada más promoción de cobertura de precios del mercado, financiamiento a la agricultura familiar ¿de cuantas familias? Y apoyo a la compra consolidada de fertilizantes, que implica organización para consolidar la compra, sobre todo cuando hay campañas políticas. Bueno, pues eso es el fondo perenne, pero la agricultura, la ganadería, el desarrollo rural, la pesca y la alimentación, como se llama a la secretaría, eso es otra cosa, son los suelos, el riego, los mercados, es el maíz, el trigo, el sorgo, la soya, la cebada, el ajonjolí, el garbanzo, la alfalfa, etcétera. La ganadería son las especies, bovino, lanar, porcino, caprino, caballar ¿Dónde están las estaciones nacionales de cría de bovinos, caprinos, ovinos, porcicolas, que están destinadas a mejorar los hatos ganaderos? La de conejos esta en Irapuato frente al cuartel, por si le interesa alguna raza. Y la selección de ganado, la falta de sementales o ya de perdida la inseminación artificial, ¿y los créditos a la agroindustria? ¡Brillan por su ausencia! En sí la agroindustria, lo poco que había, está prácticamente olvidada, los molinos de trigo, de arroz, de maíz, el curtido de pieles, la talabartería, la fabricación de queso, de mantequilla, el aprovechamiento de la carne de res y de cerdo, ya ve usted, una empresa acapara producción y mercado y está en franca expansión; allá en Vista Hermosa su olor la delata, es una engorda y un rastro grande, pero grande, con capital sinaloense creo, de los ricos de allá, ¿y los michoacanos? Igual pasa en la piedad, los grandes se comen a los chicos, como es la ley de la vida.

Antes había una comisión nacional de maíz, una productora nacional de semillas, el lado científico del campo, que lejos de mejorar las semillas criollas, nos dejó en manos de Monsanto y sus transgénicos y semillas híbridas y los campesinos tienen que comprar las semillas cada año para sembrar al precio que ellos pongan, con el consecuente empobrecimiento de los suelos y el uso creciente de fertilizantes, otro rasgo de antología; víctima de la privatización, Guanos y Fertilizantes de México, que producía fertilizantes con plantas de fosfatados en Pajaritos, de urea en Minatitlán, de ácido sulfúrico en Cuautitlán, de sulfato de amonio en Coatzacoalcos y Lázaro Cárdenas, sosa y cloro en Salamanca y etcétera, se fue al mejor postor y se vende a precio de mercado, al que quiera comprar, para eso hay créditos consolidados.

A los campesinos no les interesa sembrar cultivos diferentes a los tradicionales porque no los pueden vender, hoy el mango no tiene precio, cuesta más cortarlo que lo que están pagando por kilo, se está cayendo de maduro a podrirse en el suelo, pero el aguacate está en precios récord, no obstante su proliferación desastrosa para el medio ambiente, aquí es donde debe entrar la planeación de las cosechas, aquel famoso plan nacional agrícola, tan señalado y esperado cada año, hoy es un desconocido.

La fruticultura que es una fortaleza en Michoacán, requiere organización para la comercialización y para el rescate de frutas valiosas como el durazno, la pera, la chirimoya, las pachonas y pitayas, la guanábana, el chico, el mamey, las variedades nativas de zarzas y capulines ¡hasta las changungas que ya no se encuentran!

Falta educación agrícola, la Escuela de Agricultura de Antúnez fue cerrada, la Facultad de Agrobiología de Uruapan tiene matrícula reducida y sus egresados en la mayoría no son campesinos. Las técnicas modernas de agricultura se empiezan a ver en las tierras de riego pero subsisten por todas partes los métodos rudimentarios. Es cierto, no hay dinero que alcance, una simple presa en Nueva Italia tiene al gobierno del estado desequilibrado en las finanzas y es una de tantas de las que requiere para sumar hectáreas al riego; habrá que organizar la agricultura, la ganadería, la fruticultura, la pesca, la silvicultura ¿y el inventario forestal? Cuidar los suelos, cuidar el agua, cuidar el aire, cuidar la vida silvestre, cuidar el medio ambiente, la agricultura hoy merece el comentario; siempre se dirá que los créditos al campo serán más baratos, con tasas bajas y mayores plazos de pago, pero siempre será lo mismo, serán un desencanto y una esperanza como es la propia siembra y lo son los fondos para el financiamiento agropecuario como este fondo a perpetuidad llamado perenne.

Se anuncia la llegada del presidente de la República para iniciar la entrega de mil tractores, ¿de qué tamaño?, ¿para quién serán?, ¿con mil tenemos?, ¿se los van a regalar? De todas maneras, gracias por visitarnos, ¡esta es su casa!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana