Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Populismo e impunidad
Miércoles 6 de Julio de 2016
A- A A+

Criticar la depredación de los recursos públicos, el autoritarismo, la represión, la precarización laboral, la corrupción, impunidad y complicidades gobiernos-IP-crimen organizado es populismo.
Criticar la depredación de los recursos públicos, el autoritarismo, la represión, la precarización laboral, la corrupción, impunidad y complicidades gobiernos-IP-crimen organizado es populismo.
(Foto: TAVO)

Afirmó Enrique Peña Nieto, ante Barack Obama y Justin Trudeau, que el populismo es peligroso, pero Obama se autoidentificó como populista, mientras la derecha intelectual en México defendía el autoritarismo de EPN y el nuevo PRI. Según la derecha mexicana, populistas son AMLO y Hugo Chávez (Venezuela).

Bajo la perspectiva derechista, abanderar y usar causas sociales para beneficio personal es populismo y caudillismo. Criticar la depredación de los recursos públicos, el autoritarismo, la represión, la precarización laboral, la corrupción, impunidad y complicidades gobiernos-IP-crimen organizado es populismo.

La imposición autoritaria en aras del supuesto desarrollo, enigma que la derecha intelectual tiene muy clara, por medio de “reformas estructurales” que a la fecha benefician a unos pocos depredadores nacionales y extranjeros, es la mejor política para un país. Los súbditos de la Presidencia imperial deberían estar agradecidos.

Pero la visión Los Pinos-Krauze se hunde. El país, en términos económicos, sigue en caída libre; la transición y normalidad democrática son pretensiones de la derecha, no de los ciudadanos; las corruptelas de políticos y las élites económicas y gobiernos se afianzan, mientras más de 50 millones de mexicanos siguen hundidos en la pobreza.

Efectivamente, AMLO calcula políticamente su apoyo al magisterio rebelde, pero la cerrazón autoritaria de EPN y sus mediocres acompañantes ignora el carácter de la movilización ante una Reforma Educativa que únicamente pretende precarizar el trabajo magisterial y destruir política, económica y socialmente.

Hasta la saciedad EPN ha repetido su discurso antipopulista adentro y fuera del país, lo que ha sido agradecido por esa derecha intelectual que exalta el autoritarismo, la represión, la corrupción e impunidad que para el nuevo PRI es práctica normalizada. Un botón de muestra: las ejecuciones extrajudiciales de Tlatlaya.

En conocido periódico de circulación nacional, oficialista y proclive a las versiones gubernamentales, además de que varios de sus colaboradores suelen torcer la realidad cotidianamente, se publicó una entrevista a una de las sobrevivientes de Tlatlaya, pero se omite, deliberadamente, que se ejecutó a los involucrados.

Con pruebas oficiales, reportes de organismos defensores de derechos humanos y la CNDH, se sabe que el “enemigo” fue ejecutado, aunque hoy se intente narrar la versión de un enfrentamiento, pues independientemente de esta situación se sabe que con alevosía y ventaja se eliminó a supuestos delincuentes, acto cotidiano en este país.

Tlatlaya, como Iguala y otros actos aberrantes contra ciudadanos mexicanos, es buen ejemplo de impunidad y del engranaje autoritario. El discurso antipopulista no puede ocultar, como la derecha intelectual pretende, la represión, las ejecuciones, los abusos, la corrupción, en la que el aparato represivo del Estado mexicano está involucrado.

Intelectuales, académicos, ONG, defensores de derechos humanos, personas y organizaciones de dentro y fuera del país presionan al autoritarismo y a esa derecha intelectual que lo solapa y defiende para detener la represión contra el magisterio rebelde hoy, pero en otro momento han exigido aclarar casos como Tlatlaya.

Por supuesto que para la derecha intelectual estas exigencias son simple populismo. La rebeldía social, las protestas, la exigencia ciudadana de alto a la corrupción, la impunidad, los abusos cotidianos, la depredación de los recursos públicos, el saqueo de las élites económicas y políticas, enrarecen el camino a la modernidad.

Obviedades. 1. El “nuevo comienzo” en tres tiempos: arremete contra AMLO porque imagina que “maneja” el movimiento magisterial, despide a cientos de trabajadores del Sector Salud por supuesto fin de contrato e hipócritamente llama al magisterio a no “afectar” los derechos de terceros. Mediocridad política e intelectual, golpe laboral tácito y uso político ante su ineficiencia e ineficacia. 2. Nuño, el neofascista, cadáver político, llama ahora al diálogo, a escuchar a los profes y a que lo escuchen, pero sigue sosteniendo que la Reforma Educativa va. 3. Un reportero radial dijo de la entrega de tractores encabezada por EPN y el “nuevo comienzo”: dos gobiernos, dos ideologías. De risa, porque ambos son dignos representantes de la derecha autoritaria.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”