Ignacio Hurtado Gómez
Aula Nobilis
La reelección en Michoacán
Jueves 25 de Febrero de 2016
A- A A+

La semana pasada, para efectos prácticos, se abrió la discusión en Michoacán en torno a un tema nada menor y mucho menos sencillo, que es el de la reelección legislativa y de ayuntamientos de cara a 2018.

La trascendencia de haber puesto sobre la mesa el tema de la reelección se encuentra en su naturaleza misma y en los tiempos que corren.

En su naturaleza, porque como se dijo, y así se reconoce desde su confección en la Reforma Político-Electoral de 2014, se trata de un instrumento a través del cual los ciudadanos podremos, en su momento, premiar o castigar a los gobernantes en turno; esto es, el voto ciudadano pasa de ser un mero mecanismo de designación, para ahora verlo, en otra faceta, como un medio de control.

Y por los tiempos, porque a partir de los transitorios de la reforma señalada, como la que posteriormente se dio a la Constitución michoacana, todo indica que ese mecanismo entrará en juego para el próximo proceso electoral.

Por eso la importancia de comenzar su reflexión, su análisis, su deliberación, su discusión lo más amplia posible, y sobre todo, es tiempo de comenzar su difusión.

Es cierto, existen elementos y realidades que hacen pensar que su puesta en marcha será complicada y nada tersa, cuestiones que van desde su diseño constitucional hasta la realidad que respiramos, pero la obviedad que también está presente es que se trata de una reforma constitucional que no puede ser soslayada, y que tal vez sin habernos preguntado ya la tenemos encima.

Reelección
Reelección
(Foto: Cambio de Michoacán)

Es un tema que, más allá de su confección jurídica, la cual en su momento será interesante, sin duda tiene implicaciones sociales, políticas, culturales y económicas igualmente importantes que habrá que tener presentes.
No es una planta si tierra, como se dijo. Se alimenta de esos y otros factores.

Y tal vez creo que el mayor de los desafíos al que se enfrentará tiene que ver con temas de la cultura democrática y de la legalidad, y con ello de las propias voluntades políticas y partidistas, así como de la creación de un entorno favorable para su práctica.

Cultura, porque al final del día se deben generar condiciones de plena trasparencia y rendición de cuentas del ejercicio gubernamental para que los ciudadanos puedan contar con información objetiva para premiar o castigar.
Cultura, porque ello requiere de una condición participativa del ciudadano para hacerse de esa información, pero a la vez cultura de los gobernantes para realmente transparentar todo su actuar y hacer llegar esa información al ciudadano.

Cultura para cumplir con la ley y que los actuales gobernantes no busquen desde ahora sacar ventaja a través de programas sociales y obras públicas.

Cultura para que el ciudadano sepa distinguir entre la obra o el servicio público al que tiene derecho, y las que son nada más para posicionar al funcionario.

En fin, cultura para que realmente los ciudadanos asumamos en plenitud ese poder de premiar o castigar, más allá de consignas, dádivas, condiciones o presiones que vulneran el sentido democrático de la reelección.

Aunque también habrá que decir, y ese es un detalle que posteriormente ocupará nuestra atención, que otro tema que puede complicar su operatividad en los términos que se pensó tiene que ver con la salvedad constitucional de que la postulación tiene que ser por los mismos partidos políticos que lo postularon, lo que de entrada genera el riesgo de que, entonces, lo que se buscaba ya no se logre, pues si se había argumentado que una de las bondades de la reelección era establecer un vínculo más estrecho entre gobernantes y ciudadanos, porque estos últimos serían los que premiarían o castigarían, es el hecho de que con la salvedad apuntada, tal vez al final de la gestión los gobernantes se sigan preocupando más por la cúpulas partidistas, quienes, todo apunta, serán quienes sigan definiendo candidatos. Al tiempo.

Una pequeña dosis de historia Nicolaita



Señala Pablo G. Macías en su Aula nobilis: “El primer nombre que se dio a nuestro instituto fue, como se dijo antes, el de Real y Primitivo Colegio de San Nicolás Obispo, que le puso su fundador en memoria de San Nicolás, patrono de la Villa de Madrigal, España, lugar donde el eminente primer obispo fue bautizado. 26 años después de consumada la Independencia de México, siendo gobernador de Michoacán el reformador Melchor Ocampo, este ilustre estadista le cambió su nombre por el de Colegio Primitivo y Nacional de San Nicolás de Hidalgo, que ahora lleva con orgullo, en honor del egregio cura de Dolores”.
ihurtadomx@hotmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Qué es la Agenda 2030?

Justicia, democracia y derechos humanos en la UMSNH

Tres enseñanzas de que el derecho se piensa

Cuidemos las instituciones democráticas

Tiempos de deliberación democrática

La Revocación de Mandato y la SCJN

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis