Hugo Rangel Vargas
Una mayoría política, para una mayoría electoral
Viernes 15 de Julio de 2016
A- A A+

En Pátzcuaro, desde la plataforma Por México Hoy, Cuauhtémoc Cárdenas lanzó un llamado que de forma interesante coincide con la apertura ya declarada de Andrés Manuel López Obrador a una estrategia amplia de alianzas con la izquierda. Ahí el ingeniero se pronunció por que se construya una mayoría política que se articule en un proyecto programático unitario antes de debatir la definición de candidaturas.

Y es que el tema que articuló la presencia de diferentes liderazgos estatales de izquierda, así como de Alejandro Encinas, Saúl Escobar y del líder magisterial Eugenio Rodríguez, fue el análisis de la Reforma Educativa, tema ríspido de la agenda nacional que ha logrado lo imposible: amalgamar un frente unitario desde el Poder Legislativo que, al menos para proyectar una revisión de la misma, ha conjuntado los esfuerzos de diputados y senadores de izquierda.

El pronunciamiento de Cárdenas Solórzano llega en el momento en el que las fuerzas progresistas parecen debatirse en una coyuntura que ha rebasado a los principales liderazgos de la trinchera electoral de este espectro político y frente a la cual no se ha presentado una agenda que resulte atractiva para amalgamar los diversos descontentos y movimientos de resistencia a las reformas estructurales.

Los frentes que se han abierto en la lucha social en el actual momento histórico son muchos y han emergido de los cambios legislativos promovidos por la actual administración, significando retrocesos en materia de derechos de la ciudadanía: la Reforma Financiera ha hecho embargable el salario y ha generado mecanismos que permiten despojos contra los deudores de la banca usurera que se asienta en el país, la Reforma Fiscal ha sido señalada como un error de nota que ha limitado el crecimiento económico, la de telecomunicaciones no ha abatido los estancos y dejó intactos los privilegios del oligopolio existente en el sector, la llamada Reforma Educativa no ha hecho sino construir un régimen laboral de excepción para el magisterio sin tocar los elementos fundamentales que han hecho crisis en el sistema educativo nacional.

Cárdenas Solórzano ha dado una muestra más de su estatura política al trazar frente a sus oyentes una ruta que capitalice la actual crisis en una mayoría de descontentos. “Los temas son claros y se pueden discernir sin dificultades: crecimiento económico, empleo, combate a la corrupción y la impunidad, ataque a la delincuencia”, clarificó el fundador del PRD al señalar también que no sólo se trata de abrir espacios de discusión, sino generar mecanismos de participación ciudadana que se estructuren territorialmente en una red que comience a avanzar en el terreno político.

Las urgencias electorales parecen desvanecerse en los planteamientos de la plataforma Por México Hoy y van en el sentido de un debate profundo y de largo aliento que atienda regionalmente a las escalas de valores de los ciudadanos en cualquier nivel o sector en el que articulen su cotidianidad: maestros, campesinos, indígenas, vecinos, comerciantes, mujeres, jóvenes, empresarios, académicos. Ahí se reproducen las contradicciones que tienen al país en el momento que eufemística pero dramáticamente ha sido calificado como de crisis.

Construir la mayoría política a la que llamó Cárdenas, hacer de esta red ciudadana de debate y de elaboración de alternativas y rutas, elaborar desde la base el concepto profundo de la ciudadanía, constituyen propuestas revolucionarias de Por México Hoy. La definición de esta estrategia que preceda a la de un candidato acercará a las fuerzas progresistas a la necesaria unidad a la que ya ha forzado, por ejemplo, la lucha de los maestros democráticos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad