Alejandro Vázquez Cárdenas
Fanatismo y terrorismo, un peligro
Miércoles 20 de Julio de 2016
A- A A+

El estado Islámico o DAESH es un grupo extremista que busca instaurar un califato, es decir, un sistema de gobierno basado en la ley islámica, y que opera principalmente en Iraq y Siria
El estado Islámico o DAESH es un grupo extremista que busca instaurar un califato, es decir, un sistema de gobierno basado en la ley islámica, y que opera principalmente en Iraq y Siria
(Foto: Especial)

El reciente atentado en Niza, con un saldo superior a los 84 muertos, pone nuevamente en primera plana el grave problema del terrorismo. Criminal acto que ha enlutado nuevamente a Francia, castigada por varios atentados recientes; el de la revista Charlie Hebdo, la escuela en Toulosse, el de París en noviembre de 2015 y ahora en Niza, mismos que han provocado la condena y repulsa de todo el mundo civilizado. Estos atentados, podemos verlo, nos muestran en todo su horror las características de los terroristas, violencia, crueldad e intolerancia; entes que exhiben como único argumento el asesinato aún al precio de la autoinmolación.

Los ataques, todos reivindicados por esa criminal estructura autodenominada Estado Islámico, EI o ISIS ((Islamic State of Iraq and Syria) o como se le conoce actualmente, DAESH, nombre que a los militantes islámicos les cae como patada en la entrepierna pues se trata de una transliteración del acrónimo árabe formado por las mismas palabras que componen ISIS y dependiendo de cómo se conjugue, esta palabra puede significar "algo que aplastar o pisotear", "intolerante" o "el que siembra la discordia", por lo que irrita enormemente a los militantes del grupo por tener connotaciones negativas. Tanto es así que según reportes, el EI ha amenazado con cortarle la lengua a cualquiera que utilice esta palabra.

¿Y qué es el EI o DAESH? es un grupo extremista que busca instaurar un califato, es decir, un sistema de gobierno basado en la ley islámica, y que opera principalmente en Iraq y Siria desencadenando un salvaje terrorismo apuntalado en un extremo fanatismo. El origen de él radica en otro grupo surgido en 2003 para combatir la invasión estadounidense en Iraq. Se calcula que la organización tiene más de diez mil combatientes en sus filas, entre ellos muchos musulmanes sunitas del norte de África y de los estados del Golfo, así como conversos de Europa y Estados Unidos.

Pero hablemos de terrorismo y fanatismo. ¿Qué es un terrorista? Una definición breve es el de una persona que busca dominar por el terror, pretende destruir el orden establecido, crear un clima de temor e inseguridad e intimidar a la población en general. Se distingue por el uso de víctimas inocentes para alcanzar su objetivo.

Para entender los atentados recientes, tanto en Francia como en Estados Unidos, hay que recordar dos aspectos básicos que determinan el actuar de un terrorista con motivaciones religiosas, uno es el fundamentalismo, que es el caso de una persona o grupo que adopta una versión exclusiva de la verdad, que hace ver al mundo fuera de su círculo, como enemigo. El fundamentalismo se manifiesta esencialmente como una intolerancia e intransigencia a la opinión, modo de vida o cultura de los demás; el fundamentalista no razona, no dialoga, no evalúa. Exige sumisión a "su verdad".

El otro aspecto básico en es el fanatismo. Entendemos al fanático como una persona obsesionada por un pensamiento concreto, por un objetivo que trata de hacer realidad a toda costa. El fanático piensa que solo él y los que son como él han visto la "Verdad".

Es típico del fanático la obstinación, descartar el diálogo por considerarlo un elemento inútil. Su discurso público se apoya sobre lemas y no sobre razones.

La violencia terrorista es diferente a las otras formas de violencia por cuanto su objetivo final es provocar el miedo, el terror, el aturdimiento de un sector de la población. El objetivo del acto terrorista no es tanto la víctima como el entorno social, a quien quiere hacer llegar la proyección del impacto emocional doloroso correspondiente.

El terrorista está poseído por un fanatismo ciego y una serenidad pasmosa que le conducen a ejecutar su crimen sin tener remordimiento alguno. Dispone de las vidas humanas para impresionar y aterrorizar a los forzados espectadores. Ni siquiera tiene la excusa de los violentos, pues no actúan por impulso, sino fría y calculadamente.

En México, hasta el momento, no hemos padecido directamente los horrores del terrorismo a gran escala, pero eso no quiere decir que estemos totalmente a salvo. Tenemos el fanatismo de muchos seguidores de AMLO y la impune violencia de la CNTE, al momento hemos corrido con suerte, pero la suerte no es eterna.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?