Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Reforma y matrimonio civil
Miércoles 20 de Julio de 2016
A- A A+

El derecho positivo mexicano en materia de matrimonio da inicio con la expedición de la Ley del Registro Civil en 1857, en la cual se estableció que a las autoridades civiles se les facultaba para registrar actos considerados del estado civil, entre ellos, el matrimonio.

Pese a ello, hasta el 23 de julio de 1859, Benito Juárez, presidente de México, expidió en Veracruz las Leyes de Reforma, y entre ellas, la Ley de Matrimonio Civil. En esas mismas fechas el matrimonio era un acto sujeto al derecho canónico, pero no civil.

La ley de matrimonio civil tipifico éste como un contrato, establecía que únicamente podía celebrarse entre un hombre y una mujer, era de carácter indisoluble, sólo la muerte de alguno de los cónyuges lo disolvía; la bigamia y la poligamia quedaban prohibidas y eran sujetas a pena, los casados podían separarse de manera temporal en caso de adulterio, prostitución inducida por el cónyuge, concubinato con un tercero, inducción al crimen, crueldad excesiva o demencia confirmada de uno de los esposos, y que en ningún caso el divorcio habilitaba a las personas para contraer de nuevo matrimonio mientras viviera alguno de los cónyuges.

Adicionalmente era una restricción contraer matrimonio cuando los varones tenían menos de catorce años de edad y las mujeres menos de doce años; los varones menores de 21 y las mujeres menores de 20 años tenían la obligación de que sus padres autorizaran el matrimonio correspondiente; adicionalmente planteaba la restricción para celebrar el matrimonio si existía parentesco consanguíneo, la locura incurable o el matrimonio legítimo celebrado anteriormente con otra persona.

A más de 150 años de aquella fecha hoy las cosas cambiaron en algunas normas pero se mantuvieron en otras.

La Iglesia católica no puede, como desde aquellas fechas, llevar el registro de los matrimonios civiles, esto es competencia de los registros civiles de las entidades federativas y la Ciudad de México.

Lo que ha cambiado de manera fundamental es que los matrimonios no pueden llevarse a cabo entre menores de edad, sólo a partir de los 18 años de edad de los cónyuges.

Por otro lado, en algunas entidades de la República, como la Ciudad de México, Quintana Roo, Coahuila, Nayarit, Michoacán y Morelos se han modificado las legislaciones o civiles o familiares para dar paso al matrimonio igualitario, concubinato igualitario y a las sociedades de convivencia.

Como en antaño, hoy la Iglesia católica continúa generando acciones para mantener anclado el estado actual a una visión no sólo decimonónica, sino de la Edad Media, queriendo imponer los modelos sociales que imperaron en la época del siglo V al siglo XV y que correspondían a expectativas y necesidades como las que expresan San Agustín y Santo Tomás.

San Agustín, en su texto Confesiones, expresa su aborrecimiento a lo homoerótico, y también su misoginia; él plantea que el coito sólo debe darse dentro del matrimonio, pero que el placer sexual marital no debía aprobarse. Plantea “el cuerpo del hombre es tan superior al de una mujer como lo es el alma respecto del cuerpo”, que un hombre “use su cuerpo como una mujer” era socavar la superioridad masculina así como cometer el pecado que se castigó con las llamas de Sodoma.
Por su parte, Santo Tomás, en su libro Summa theologiae, considera la naturaleza como piedra de toque de la ética sexual católica romana. Clasifica los pecados contra la naturaleza como una especie de lujuria; es decir, el deseo excesivo y descontrolado. La lujuria subvierte el orden natural y la razón, los que dictan que la procreación es el único fin apropiado de la relación sexual, quienes usan la lujuria son calificados de antinaturales. Así las relaciones sexuales entre hombres como prácticas antes que como identidad sexual continúan siendo adoptadas en este siglo XXI como pecaminosas por los grupos fácticos y que profesan dogmas.

Entender el concepto moderno de la homosexualidad nos plantea ir a los entretelones del siglo XIX y el XX, ahí mismo, donde nace la ciencia sexual, tal como la comenta Michel Foucault y nace en la Alemania la palabra “homosexual” en 1869.

La homosexualidad, una práctica sexual con distintas identidades, la cual fue vigilada y castigada como pecado, enfermedad física, mental, como delito (al menos en 80 países).

De cara a estos cambios la Iglesia católica ha emprendido desde el pasado 17 de mayo de 2016 acciones para hacer que no caminen las propuestas de modificación de la Constitución y leyes secundarias promovidas por el Ejecutivo federal en materia de matrimonio igualitario y otras normas para la atención a las comunidades transexuales.

Lo más sobresalientes son los episodios de odio y los crímenes de odio que están sucediendo en México, el último de ellos perpetrado en Tabasco, y en prácticamente todo el país los discursos de odio de la familia natural y normal, la familia tradicional.

Hoy la existencia de una Frente Nacional por la Familia busca evitar que dichas propuestas presidenciales que en materia de derechos humanos le son inherentes a las comunidades de diversidad sexual no se les otorguen; el discurso de odio está anclado a la Edad Media, a San Agustín y Santo Tomás.

Por otro lado, debemos pensar que tanto los conservadores como los grupos de disidencia sexual tienen todo el derecho de expresar sus ideas, de ejercer su libertad de expresión, pero para ello deben respetar y tolerarse; en la democracia nos podemos acomodar, pero nunca asimilar, porque eso daría para atrás a los avances que se tienen en materia de los derechos humanos

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango