Columba Arias Solís
Disculpas tardías
Viernes 22 de Julio de 2016
A- A A+

Sorpresa y hasta cierta incredulidad ha causado el perdón que el presidente Peña Nieto ha pedido al pueblo mexicano por lo que consideró error de la Casa Blanca, cuyas secuelas han sido desgaste de la investidura y enormes pérdidas en los porcentajes de aceptación en la opinión ciudadana. Luego de un poco más de 20 meses en que salió a la luz pública el tema de la mansión que su esposa había adquirido a la empresa constructora Grupo Higa, casualmente la beneficiada con importantes obras cuando fue gobernador en el Estado de México, el presidente se dirige a los mexicanos a solicitar el perdón.

Como es sabido, la inconformidad manifiesta por tal suceso en todos los medios de comunicación fue de tal magnitud que el presidente, buscando acallar las críticas, nombró a uno de sus subordinados al frente de la Secretaría de la Función Pública con la encomienda de que lo investigara para ver si encontraba irregularidades en el proceso de adquisición de la Casa Blanca.

Por supuesto que el funcionario de marras nunca encontró absolutamente nada –esto si es que investigó– y prontamente exoneró a su jefe, el Presidente, de haber cometido cualquier irregularidad al respecto, lo que lejos de aplacar inconformidades levantó más ámpula entre la población, sumando una raya más al desprestigio de la función pública.

Al mismo tiempo, las explicaciones de la primera dama en un video transmitido en distintos medios donde manifestaba que la vivienda –por cierto, valuada en 88 millones de pesos– la obtuvo gracias al pago de la televisora en la que trabajaba, es decir, con los recursos obtenidos de sus papeles de actriz, solamente detonó más críticas todavía y la incredulidad de que con las telenovelas locales hubiera hecho una fortuna por encima de las obtenidas por importantes estrellas de la actuación a nivel internacional.

A causa del escándalo de la citada Casa Blanca, el papel de la primera dama, al menos en la exposición mediática, se redujo radicalmente. Sus apariciones han sido contadas, aunque las revistas del corazón no dejan de publicar los viajes y las compras de la familia presidencial; sin embargo, la primera dama no parece ser ya un activo de la figura del presidente.

Al tiempo que el titular del Ejecutivo pedía perdón y decía sentir en carne propia la irritación de los mexicanos, los voceros de Los Pinos daban a conocer que la primera dama había regresado a Grupo Higa la reserva de dominio de la mansión, por lo cual la empresa reintegró a la señora los pagos realizados entre enero de 2012 y diciembre de 2014 más los intereses.

La solicitud de perdón presidencial debe entonces acompañarse con los nombramientos tanto en la Secretaría de la Función Pública como en el Tribunal de Justicia Administrativa
La solicitud de perdón presidencial debe entonces acompañarse con los nombramientos tanto en la Secretaría de la Función Pública como en el Tribunal de Justicia Administrativa
(Foto: TAVO)

Las disculpas presidenciales tuvieron lugar en el marco de la promulgación de las siete leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción, donde el presidente admitió que la información difundida en noviembre de 2014 sobre la llamada Casa Blanca causó gran indignación. Señaló que “este asunto le reafirmó que los servidores públicos, además de ser responsables de actuar conforme a derecho y con total integridad, también son responsables de la percepción que generan con lo que hacen”.

Dijo el presidente: “En este caso reconozco que cometí un error. No obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno. En carne propia sentí la irritación de los mexicanos, la entiendo perfectamente; por eso, con toda humildad, les pido perdón y les reitero mi sincera y profunda disculpa por el agravio y la indignación que les causé”.

Ciertamente las disculpas llegan por demás tardías. Si el presidente hubiera adoptado la actitud de ahora hace 20 meses, en que detonara el escándalo de la Casa Blanca, mucho desgaste, tanto de la investidura presidencial como del ámbito familiar, se hubiera evitado; empero, la solicitud de perdón y presentación de disculpas debe tener un sentido cuando menos en el tramo final de su sexenio de gobierno. De nada sirve el acto de pedir perdón si no se acompaña de medidas que demuestren la real voluntad de corregir errores. Se han promulgado las leyes que darán vida al Sistema Nacional Anticorrupción, Virgilio Andrade ha renunciado a la titularidad de la Secretaría de la Función Pública para que –según dijo– el Ejecutivo “cumpla a cabalidad con el mandato constitucional del Sistema Nacional Anticorrupción de contar con un secretario de la Función Pública debidamente nombrado y ratificado por el Senado”.

La solicitud de perdón presidencial debe entonces acompañarse con los nombramientos tanto en la Secretaría de la Función Pública como en el Tribunal de Justicia Administrativa, en la Fiscalía Anticorrupción y en el

Comité de Participación Ciudadana del Sistema, de los mejores perfiles profesionales y de alta calidad ética, desde luego, libres de sospechosismo de las designaciones a modo. Hay tiempo todavía para que el presidente, en la etapa final de su mandato, actúe consecuentemente en el combate a la corrupción y a la impunidad. No hay que olvidar que son los hechos los que cuentan para respaldar las palabras, así sean de perdón.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada