Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Autodefensas
Miércoles 13 de Julio de 2016
A- A A+

Durante 24 años, el periódico Cambio de Michoacán ha cumplido puntualmente con la sociedad michoacana. Con ciertas excepciones, el Reconocimiento al Mérito Ciudadano ha sido depositado en manos de personas realmente merecedoras de la presea. El año pasado Hipólito Mora fue reconocido, hoy Cemeí Verdía; autodefensas ambos.

Cemeí Verdía
Cemeí Verdía
(Foto: Archivo)

En contra del discurso del “nuevo comienzo”, el cual naufragó en menos de lo que los michoacanos esperaban, las autodefensas –o ex autodefensas– vuelven al primer plano. En nuestro estado, a pesar del gobierno estatal, de la derecha bien representada por el PRD, el PRI-PAN corruptos, un ciudadano vuelve al escenario político.

Michoacán transita por otro momento no por el “nuevo comienzo”, tampoco por la propaganda, menos por los discursos de la derecha partidista PRI-PRD. Hace unos años unos hombres decidieron, contra su bienestar, armarse contra la delincuencia organizada, la que fue, de algún modo, tolerada por los gobiernos del PRD-PRI.

Hasta la fecha nadie ha respondido cómo la delincuencia organizada en Michoacán creció y se consolidó en los últimos años. Algunos videos y rumores apuntan los vínculos de importantes personeros del PRI y del PRD, pero nadie, públicamente, habla de las corruptelas y vínculos entre políticos, gobierno y empresariado.

Varias investigaciones realizadas por estudiosos extranjeros y de El Colegio de Michoacán apuntan a la convergencia de formas ideológicas y culturales, instituciones, modos de organizar la economía, abandono gubernamental, pobreza, marginación, quiebre de eso que los gobiernos llaman tejido social, favorecieron tales vínculos.

Cemeí Verdía está hoy libre después de un proceso amañado, inventado, fabricado por las instancias gubernamentales. El interés era amedrentarlo, someterlo, regresarlo a la oscuridad, en un contexto en el que todavía no podemos cantar victoria contra el crimen organizado. Ahí está y sigue operando.

Ahora fue reconocido por Cambio de Michoacán, pero la sociedad michoacana no puede olvidarse de José Manuel Mireles, autodefensa que sigue encarcelado a partir de mentiras, manipulación y fabricación de un proceso en el que el ex Virrey que hizo y deshizo, violentando gobernabilidad y leyes, de nuestra entidad patrimonio y coto de poder.

Sin duda el reconocimiento de Cambio de Michoacán, a pesar de contextos políticos, ideológicos y económicos adversos, reivindica las posturas críticas y el acompañamiento que se da a algunos movimientos sociales y temas que impactan a la sociedad michoacana. Las autodefensas son buen ejemplo de la respuesta de este medio de comunicación.

Con pocas excepciones, los medios michoacanos –impresos, electrónicos, Internet, a pesar de cuestionamientos, en cada gobierno, sin importar color y partido, se acomodan a los intereses gubernamentales, propaganda y presiones oficialistas, vía la compra de espacios o el chayote, omitiendo derechos a la información y la libertad de expresión.

En Cambio de Michoacán ambos derechos prevalecen. Reconocer a las autodefensas no sólo visibiliza al movimiento social que contribuyó en distintas zonas del estado a superar parcialmente, pues muchas situaciones persisten, la violencia delincuencial, sino también reivindicar el papel de un medio de comunicación comprometido social y políticamente.

Las autodefensas en Michoacán y otros puntos del país, reconocidas y armadas por el gobierno mexicano, exigen reivindicación social y política. Son hombres, algunas mujeres quizá, que le dieron la vuelta a una situación insoportable que era tolerada por la complicidad e impunidad oficial, partidista y de las élites económicas y los políticos.

Asimismo, los gobiernos federal y estatal deberían asumir responsablemente, fuera de la propaganda y basura mediática en la que invierten ingentes recursos públicos para ocultar, mentir y manipular, que estamos muy lejos de la paz, la convivencia y el reconocimiento de los derechos de los ciudadanos, violentados cotidianamente.

Obviedades. 1. Acorde con OCDE Employment Outlook 2016, el empleo después de la crisis se recupera pero persiste la mala calidad del empleo y la desigualdad de oportunidades en el mercado laboral. 2. En México, 417 mineras usan y contaminan 436.6 millones de metros cúbicos de agua, equivalente al consumo de poco más de 3.2 millones de habitantes. La mitad del agua para la minería se usa en Sonora (107.9 millones de metros cúbicos), Zacatecas (55.8 millones) y Michoacán (44.4 millones). Como industria intensiva afecta el consumo, calidad y disponibilidad del agua. 3. Fin de semana mortal en Guerrero: 16 personas asesinadas. En tanto, otras quince siguieron igual camino en Michoacán (cuatro), Chihuahua (cuatro), México (tres), Jalisco (dos) y Nuevo León (dos). 4. 32 mil 433 ejecuciones, 25 en promedio por día, en 42 meses del gobierno de Enrique Peña Nieto y el nuevo PRI. Guerrero (142), Michoacán (107), Veracruz (75), Estado de México (66) y Sinaloa (56), entre los primeros cinco lugares. 5. Guardadas las proporciones, México está a la par de Europa y Estados Unidos respecto al riesgo migratorio, expulsiones, abusos y muertes de migrantes y transmigrantes. En 2015 la Unión Americana deportó 206 mil mexicanos, mientras nuestro país expulsó 203 mil extranjeros, la mayoría centroamericanos.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera