Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Vivir del pasado, mentir sobre el pasado
Miércoles 20 de Julio de 2016
A- A A+

1. El oportunismo político tiene muchos simpatizantes. El diputado federal Marko Cortés, con sus pavoneadas “24 acciones para mejorar la economía”, presentadas la semana pasada, busca apuntarse para las próximas elecciones estatales a la gubernatura, suponiendo que el PAN, al “ganar” siete gubernaturas en junio pasado, es el nuevo PAN.

Diputado federal Marko Cortés
Diputado federal Marko Cortés
(Foto: Carmen Hernández )

Pero nada de lo que presentó como supuesto paradigma para “salvar” la economía es novedoso. Adicionalmente se hizo acompañar de Luis Pazos, inefable ex funcionario público y economista mediocre, como aparente gancho que terminó repitiendo lo que muchos sabemos: los programas contra la pobreza son para obtener votos.

El diputado federal pretende revender al impresentable sexenio de Calderón como punto de inflexión de este país, cuando, acorde con estadísticas y evidencias documentales, fue el sexenio de la continuidad de la corrupción, el despilfarro, el endeudamiento, el desempleo y más de 100 mil muertos por una estúpida guerra esquizofrénica.

Si bien durante ese sexenio la economía mantuvo ciertos indicadores macroeconómicos, a nivel real la pobreza se incrementó, la corrupción se profundizó y el gobierno de Calderón, aunque pocos lo recuerdan, fue parte de un gigantesco fraude electoral que únicamente dio continuidad a la corrupción, la impunidad, las complicidades y la muerte.

Igualmente, el diputado federal olvida interesadamente que el PAN formó parte de ese pacto que, a través de las llamadas “reformas estructurales”, está hundiendo a México. Según la propaganda gubernamental, la situación actual es parte de las implicaciones de esas “reformas”, las que su partido, el PAN, aplaudió rabiosamente.

2. ¿Mea culpa? El discurso grandilocuente de Enrique Peña Nieto durante la presentación del supuesto Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) pretende un gracioso perdón social ante un acto de falta de transparencia. Según el mandatario, la Casa Blanca fue un error que agravió y él y su familia “sintieron” el rechazo de los mexicanos.

La situación no aguanta perdones. Es una burla ante un SNA que los ciudadanos saben es otra simulación. La Ley 3 de 3 aprobada por ese Congreso, donde las corruptelas se normalizan, evita el escrutinio, rendición de cuentas, transparencia sobre cómo funcionarios públicos y empresarios suelen vincularse y el uso de los recursos públicos.

3. ¡Albricias! México por fin en el primer mundo. El Inegi, con el regocijo de la prensa oficialista y la comentocracia ídem, desapareció digitalmente a los pobres. Ahora nuestro país tendrá un lugar de honor en la OCDE y en el mundo desarrollado. No han importado los cuestionamientos del Coneval y de los especialistas.

Como se puede observar, el gobierno federal tiene el objetivo de imponer una visión única sobre los graves problemas en nuestro país. Desaparecerlos digitalmente, armar ridículas y costosas campañas mercadotécnicas, pretender que las “reformas estructurales”, a pesar de la opinión incluso del Episcopado mexicano, están resolviendo algo en este país.

Repetir una mentira puede convertirse en verdad pero no transforma la realidad. El juego de las percepciones es perverso. La pobreza, la violencia, la marginación, no desaparecen por artes digitales o propaganda. Al parecer el nuevo PRI prepara la revancha ante su debacle en las elecciones pasadas y el evidente fracaso económico y social.

4. Acorde con un estudio del BID (Ellis Juan y otros, Voces emergentes, 2016), en la Ciudad de México, a un 27. 7 por ciento de los habitantes no les alcanza para comprar comida, mientras en Xalapa, Veracruz, 29.4 por ciento, y Campeche, 27.4 por ciento, experimentan similar dificultad.

Es el caso de mega ciudades, ciudades medias, acorde con la clasificación usada por los autores. Por ello, resulta insultante que el Inegi haya cambiado los indicadores sobre pobreza. La encuesta que alimenta el estudio fue aplicada únicamente en cuatro ciudades de México y reporta estas y otras situaciones en áreas urbanas.

5. Es obvio que la Alerta de Género es un instrumento que llama la atención sobre la violencia contra las mujeres, pero en sí misma no resuelve el problema. Es necesario e importante generar contextos en los que las mujeres identifiquen cómo son violentadas cotidianamente y que los hombres asuman la responsabilidad en sus violencias.

La propaganda implementada por el gobierno de Michoacán, como en otras entidades, no impacta realmente las relaciones de género, apenas toca el problema. Asume que si los hombres se comprometen a no ser violentos, todo se resolverá. Ignora las formas de violencia reales y no toca al patriarcado, mientras la violencia contra las mujeres crece.

6. La CNTE, los gobiernos estatales involucrados y el gobierno federal siguen una ruta perversa. Por un lado, se niega la revisión de una reforma que nada tiene que ver con la educación, por el otro, se arman mesas que parecen simular soluciones. En tanto, el sindicato bloquea carreteras, bancos, toma casetas, presiona.

En ambos casos no parece haber voluntad para discutir los alcances de ambos bandos. Entre el magisterio que se autodenomina “democrático” prevalece la consigna de “los buenos somos nosotros”, mientras el gobierno federal se atrinchera en la propaganda. Terminó un ciclo escolar donde la niñez mexicana fue quizá la más afectada.

7. Los planes de Desarrollo Integral son el corolario de la gran simulación. A la fecha, una revisión nada exhaustiva permite ver que entre la realidad y la mediocridad escrita hay un largo trecho. Estadísticas mentirosas, metas fantasiosas, objetivos y estrategias sin soporte. Lástima, a los políticos la realidad les importa poco.

Obviedades. Única. Iniciativa de Enrique Peña Nieto aumentará el valor catastral de las propiedades masivamente en todo el país. Gasolina, luz, gas butano… qué más.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera