Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
La muerte
Miércoles 27 de Julio de 2016
A- A A+

Al morir, el cuerpo de una persona casi siempre era amortajado con un hábito religioso (Señora de la Merced, Guadalupe, San Francisco, Santo Domingo, sacerdotales o desnudo con calzón blanco), el cual simbolizaba una forma de unión con Dios.
Al morir, el cuerpo de una persona casi siempre era amortajado con un hábito religioso (Señora de la Merced, Guadalupe, San Francisco, Santo Domingo, sacerdotales o desnudo con calzón blanco), el cual simbolizaba una forma de unión con Dios.
(Foto: Disse)

Recibí de manos de Héctor Ávila Ovalle un ejemplar del libro La muerte en Zacatecas en el siglo XVIII, de Carola E. Isaacson Braunstein, del cual es editor.

Un texto, editado por la Universidad de Zacatecas, el cual leí de inmediato y comparto algunos comentarios sobre el mismo.
La lectura nos lleva a encontrarnos con el Zacatecas de la Colonia, y se señala que la conformación y “perfil urbano determinó que Zacatecas no fuera merecedora del título de Real de Minas, denominándosele simplemente de las Minas de los Zacatecas, o bien de las Minas de los Remedios de los Zacatecas”.

Así, Zacatecas obviaría el trazo típico de las ciudades fundadas por los españoles en el Nuevo Mundo, de acuerdo con las reales ordenanzas de 1573, que decretaban imprimir en aquellas la forma de una cuadrícula, reservando amplios espacios para la instauración de plazas, templos y edificios públicos; por lo contrario, Zacatecas se configuro de manera fortuita entre montes, tierra rojiza y árida y con vegetación de mezquite, huizache, nopal y yuca.

Hoy la capital de Zacatecas es patrimonio de la humanidad, con la majestuosidad de una importante sede de la cultura, con edificios coloniales y expresiones de las cinco misiones que en ella interactuaron franciscanos, agustinos, la Compañía de Jesús, la de Santo Domingo y la de San Juan de Dios.

Para 1608 el Consejo de Indias ordenó actualizar la información de Zacatecas, donde se señalan situaciones específicas de aquellos tiempos; me llaman la atención algunos de los resultados que arrojó dicho documento y que se comparten, entre ellos se señala que existían extensas áreas de encinas, pinos y cedros que proveían de suficiente madera a las minas, las enfermedades más comunes era la gota y las reumas; adicionalmente se señala la existencia de leones y tigres. Era un censo en serio, señalaba la existencia de 400 casas y se calculaba una población de 300 españoles, mil 200 criollos y tres mil habitantes más, entre indios, negros, mestizos y mulatos y viajeros. Desde aquellos tiempos los negros, hoy afrodecendientes a los que México debe incluir en su normatividad, principalmente en la Constitución federal.

El trabajo tiene como objetivo el estudio de los testamentos a la muerte de los vecinos de Zacatecas, como vertiente de investigación.

En estos años, siglo XVIII, el testamento fue un instrumento que permitió el simbolismo del pasaje de ida al cielo, a la otra vida, y alternativamente legitimar las posesiones de orden terrenal. Así el testamento antiguo constaba de una protesta de fe, de cláusulas piadosas diversas y de cláusulas relativas a la distribución de la herencia.

Un importante avance en las investigaciones sobre la muerte ha sido hecho a través del testamento, y es que éste tiene un importante carácter religioso. Se aprecia que más de la mitad de su clausulado se refiere a invocaciones a la divinidad, aceptación de las verdades profesadas por la santa madre Iglesia, peticiones de intercesores, disposiciones acerca del funeral y de la sepultura, especificaciones alusivas a la mortaja, número, costo y lugar de celebración de las misas post mortem, de cuerpo presente y del alma; bulas de difuntos, capellanías, fundaciones perpetuas, así como mandas pías. Con ello nos podemos imaginar la gran influencia que ya había tenido la iglesia en la población.

Baste compartir un ejemplo “hallándome muy enfermo en cama del accidente que Dios nuestro señor se ha servido enviarme, pero en mi entero y cabal juicio, memoria y entendimiento natural de que doy y repito a su Divina Majestad las debidas gracias”. Juan Antonio de Rebollo, 30 de noviembre de 1738.

Se tenían testamentos abiertos y cerrados. Y vale la pena precisar que las mujeres también testaban. No obstante, no podían testar: los enfermos mentales, hijos pródigos, ni los sordomudos de nacimiento, tampoco clérigos y obispos sin la aprobación eclesiástica. Los esclavos podían estipular poderes, pero no poseer bienes y las mujeres casadas no podían testar sin el consentimiento de sus maridos, tampoco lo podían hacer condenados a muerte ni desterrados.

El Concilio de Trento y tiempo después 1776 se promulgo la Real Pragmática de Matrimonios, la cual declara “Matrimonio es, ayuntamiento de marido, e de mujer, fecho con tal entencion de beuir siempre en uno, e de nom se departir, duardando lealtad cada uno dellos al otro, e non se ayundando el varon a otra mujer, nin ella a otro varon, viviendo ambos a dos” (sic).

Así, el matrimonio era una estrategia para preservar, ampliar y profundizar indistintos mecanismos de control social se impuso de gradual manera en España y repercutió en la Nueva España y sus colonias.

Heredaban los beneficiarios pero no podían acceder a una herencia los herejes ni los apóstatas, ni los bautizados dos veces, ni los colegios, sociedades o cofradías que no satisficieran lo dispuesto por el derechos, ni los traidores ni sus familiares ni sus apologistas, ni los confesores del testador durante la última enfermedad de éste ni su orden ni su convento. Si podían heredar hijos producto de un acto sacrílego, hijos de incesto, de prostitutas o con mujeres públicas, los hijos naturales, los hijos espurios.

Al morir, el cuerpo de una persona casi siempre era amortajado con un hábito religioso (Señora de la Merced, Guadalupe, San Francisco, Santo Domingo, sacerdotales o desnudo con calzón blanco), el cual simbolizaba una forma de unión con Dios. El cortejo fúnebre (con todo el clero, con humildad, cruz alta, cura y sacristán, etcétera). El lugar de la sepultura (Colegio de Jesús, conventos, iglesias o parroquias aún no están vigentes los cementerios).

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango