Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos
Martes 2 de Agosto de 2016
A- A A+

El propio gobierno es el que descarga otra pedrada más sobre la lastimada economía  de los mexicanos, con el aumento de la gasolina
El propio gobierno es el que descarga otra pedrada más sobre la lastimada economía de los mexicanos, con el aumento de la gasolina
(Foto: Cuartoscuro)

Es una desvergüenza que con un cinismo descarado sea el propio gobierno el que descargue otra pedrada más, peñascazo o guadañazo, sobre las lastimadas economías de la mayoría de los mexicanos, con la excepción de aquellos, los pocos, que por ya enriquecidos les importa un bledo pagar la gasolina al costo que se le pegue en gana a los impulsores de esta política neoliberalista y dañina para el pueblo de México en lo general.

No se criticaría tanto y tan mal al gobierno por los aumentos considerables, negados rotundamente pero al fin autorizados por la Secretaría de Hacienda en prácticamene todos los rubros de la vida nacional, si en un acto de contrición, arrepentimiento o remordimiento por la mala dirección de nuestra República, que ha provocado enormes perjuicios a los ciudadanos, principalmente a los de mayor y mediana pobreza.

En lugar de llevarse chiflidos, el gobierno hubiera tenido aplausos si, por ejemplo, en vez del nuevo gasolinazo, negado primero y anunciado después, el titular del Poder Ejecutivo hubiera anunciado que “A causa de las dificultades económicas que hemos heredado e incrementado y que dificultan la vida nacional tanto por los malos gobiernos anteriores y por mi escaso conocimiento de la administración pública, la economía nacional requiere del respaldo y la ayuda de la población en lo general.

“Doy cuenta al pueblo de que ciertamente no era necesaria la adquisición de un avión moderno como el actual, por lo que estamos poniéndolo en venta al rico sector empresarial, pues de no hacerlo, este aparato nos obligaría a la construcción de un nuevo y moderno aeropuerto.

“Los dispendios y gastos excesivos de la administración pública en lo general deberán terminar. Por esta razón hemos solicitado muy respetuosamente a los poderes Judicial y Legislativo que disminuyan las sabrosas dietas de sus 500 diputados y 128 senadores, en un 50 por ciento, como lo estamos haciendo en toda la jurisdicción que al gobierno federal le corresponde. Además, con todo respeto a los poderes estatales, los exhortamos a seguir nuestra conducta para bien del pueblo.

“En lo general, a todos los mexicanos les informo respetuosamente que en un exhorto a los poderes Judicial y Legislativo, les pido reconsideren lo alto de sus dietas, salarios y beneficios, como lo estamos haciendo en este Poder Ejecutivo federal, a efecto de evitar mayores cargas impositivas al resto de la población. Informo que así como yo he prescindido de la blanca mansión –y pedido perdón humildemente por esa grotesca farsa–, en forma honesta y clara solicito con profundo respeto a Poder Legislativo que, cumpliendo con sus obligaciones constitucionales, presenten un proyecto de ley que autorice al Poder Ejecutivo que los servicios médicos otorgados a los tres poderes de la nación sean realizados exclusivamente por el Instituto Mexicano del Seguro Social, y se suspenda de inmediato el servicio medico particular, pues la atención médica que este Instituto Nacional otorga es oportuna, eficiente y de alta calidad. Los integrantes de este Poder también serán atendidos por el Seguro Social.

“Finalmente y con todo respeto, me permito informarles que a partir de esta fecha he dado instrucciones al secretario de la Defensa Nacional para que de inmediato se retiren las guardias y ayudas domésticas que se tienen para la seguridad y servicio de los ex presidentes de la República, pues los emolumentos recibidos durante su ejercicio fueron más que suficientes; además, varios de ellos están ahora al servicio y en sociedad con esas grandes compañías que han saqueado los recursos naturales renovables y no del país”.

¡Confieso que después después de la borrachera desperté con dolor de cabeza!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?