Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
¡Como son los candidatos es la democracia!
Viernes 5 de Agosto de 2016
A- A A+


La democracia que funciona a través de representantes elegidos para proteger los intereses de toda la sociedad constituye un sistema en el que sus elementos están representados por los ciudadanos, los partidos políticos y el propio gobierno. En su momento, los candidatos a los diferentes cargos y las campañas electorales sólo son explicables en su condición de componentes de la estructura y funcionamiento del “sistema democrático”.

En México la democracia es cuestionada por sus procedimientos y sus resultados. En un aspecto, se insiste, no ha logrado terminar con las grandes desigualdades sociales y la pobreza, con la excesiva concentración de la riqueza y el ingreso, con el escaso crecimiento económico, la violencia, la corrupción y la impunidad, entre otros muchos pendientes, pero tampoco, en otro aspecto, con todo y partidos políticos, la democracia no ha logrado establecer métodos adecuados para la formación y actuación política de quienes alcanzan la condición de candidatos, para que luego de sus tiempos electorales y de sus desempeños en los puestos públicos sean reconocidos favorablemente por sus merecimientos y sus logros. Como son los candidatos es la democracia en México.

La historia es larga: en el México revolucionario los candidatos tenían que ser forzosamente revolucionarios, portadores de méritos suficientes por los servicios prestados a la Revolución, como militares o civiles. Esos eran los referentes políticos en todos los niveles hasta la década de los años 70 del siglo pasado, cuando asumió la Presidencia de la República Luis Echeverría Álvarez, seguido de José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo, cuyos antecedentes políticos, más que con la Revolución, estaban relacionados con la administración pública, con las carreras burocráticas en lugar de las carreras políticas. Fox y Calderón fueron el resultado de “victorias mediáticas”, del aprender haciendo, del ensayo y el error con costos de tragedia histórica. Con Peña Nieto representando una generación nueva, tiene resultados pendientes.

La característica piramidal del poder permitió que hasta la llegada del PAN a la Presidencia, entre gobernadores, presidentes municipales, diputados y senadores, pudieran seguirse las mismas normas de selección hasta llegar al presente, cuando en el marco de la decadencia del autoritarismo y el desprestigio de la política, a pesar de los partidos y los políticos, se han generado grandes vacíos que tienden a ocupar los aventureros, demagogos y delincuentes.

La democracia que funciona a través de representantes elegidos para proteger los intereses de toda la sociedad
La democracia que funciona a través de representantes elegidos para proteger los intereses de toda la sociedad
(Foto: Disse)

Los cambios han sido notables, especialmente en relación con las expectativas e incentivos políticos. Hubo una época en México en que trabajar para el gobierno en la administración pública era una opción viable mientras el Estado desempeñaba las funciones básicas en el desarrollo. El gobierno necesitaba de una numerosa burocracia para atender los compromisos del crecimiento económico y el bienestar social. Como el Estado manejaba un poderoso conjunto de empresas estatales, obtenía ingresos y capacidad para orientar el desarrollo de la nación, a la vez que podía asumir los costos de un aparato administrativo gigantesco. En estas condiciones el gobierno fue el gran empleador durante los primeros 75 años del siglo pasado, quedando para el presente sólo las inercias que permiten percibir a los empleos públicos como la solución definitiva para los desocupados.

Por otra parte, así como el Estado fue el creador de costosas burocracias, ese mismo Estado fue el creador de grandes fortunas, haciendo millonarios de manera deliberada, al lado de la legitimación de las prácticas de la corrupción en sus distintas modalidades, hasta llegar a la venta de las empresas estatales y hacer surgir a los súper ricos mexicanos. Hoy el gobierno despide trabajadores en lugar de crear puestos de trabajo, declarándose enemigo de la corrupción en cualquiera de sus formas y ámbitos.

Para los ambiciosos actuales la política es un medio que permite adquirir fortuna, fama y prestigio, con la adjudicación de todas las virtudes y personificación de los más elevados valores humanos. En su momento habría que fundar, como se funda un negocio, un partido o una organización política para recibir y llevarse dinero público, agregando en los días que transcurren el convertirse en funcionarios gubernamentales para robar y aprovechar las funciones y los recursos del puesto público, logrando alcanzar, “por méritos propios”, una candidatura que permita consumar “viejos anhelos”.

El candidato, más allá de su significado como “cándido”, que es el limpio, el puro, ya no es el portador de principios y valores, el maestro que enseña con el ejemplo, el que propone y es portador de soluciones para los problemas colectivos, el que no miente y es sencillo, el que habla con la gente y la gente lo protege; ese modelo de político y candidato ha dejado de existir. Los liderazgos han sido sustituidos por los charlatanes.

El que aspira a una candidatura no se pelea con nadie, procura quedar bien con todos, comprometerse con todos, como sujeto vacío de pensamiento y voluntad propia. Procura que su figura y sus estilos sean lo que destaque su persona, sus gustos, sus palabras, distintas para unos y para otros, sin representar nada en términos de propuesta y convicción.

En cuanto a los seguidores, saben que alcanzado el triunfo electoral serán premiados. Participar en campañas electorales en favor de un candidato es igual a comprar el derecho a una posición en el gobierno en cumplimiento de un compromiso no escrito.

Otros, los que aportaron dinero, esperan recuperarlo mediante el beneficio de los contratos de obra y compras gubernamentales. Así se mueve la rueda de la política repitiéndose en un círculo perverso de decadencia.
Esos son los candidatos que luego serán gobernantes, los mentirosos, autoritarios y demagogos. Sin mentiras el mando deviene en coincidencia y la demagogia en autenticidad. Por todo ello no es ocioso insistir en que la historia es enseñanza y el presente, oportunidad de seguir aprendiendo, mucho más en esta etapa en la que el pensamiento político que domina está referido a las candidaturas para 2018.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!