Rafael Mendoza Castillo
El poder de explotación y la educación
Lunes 8 de Agosto de 2016
A- A A+

La propuesta del Nuevo Modelo Educativo del actual secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, aparece después de tres años de haber puesto en marcha la Reforma Educativa laboral y administrativa y nace con la misma sombra que fundó a esta última
La propuesta del Nuevo Modelo Educativo del actual secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, aparece después de tres años de haber puesto en marcha la Reforma Educativa laboral y administrativa y nace con la misma sombra que fundó a esta última
(Foto: Ernesto López Servín)

La propuesta del Nuevo Modelo Educativo del actual secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, aparece después de tres años de haber puesto en marcha la Reforma Educativa laboral y administrativa y nace con la misma sombra que fundó a esta última, es decir que se impone la visión educativa desde el poder de dominación. Este hecho revela que los dueños del hecho educativo no son representantes de la voluntad popular, sino que responden a los intereses de empresarios, como Mexicanos Primero, y de las corporaciones extranjeras, como la OCDE y otras.

No cabe duda que la voluntad de poder fetichizado, esto es, separado de la comunidad política, es la que funda al Nuevo Modelo Educativo y los interlocutores del campo educativo, maestros, maestras, estudiantes, padres de familia, no existen, son invisibles, no cuentan, son objetos. Por eso el humanismo del que habla el Modelo Educativo (página 18) no coincide con la realidad. Este último aparece como una máscara o semblante para ocultar la realidad del modelo neoliberal.

La imposición de la Reforma Educativa castigadora y “culpabilizadora”, desde el poder de explotación, sin modelo educativo, se caracteriza por golpear físicamente, mentalmente, laboralmente, administrativamente a la disidencia e inconformidad magisterial y social. Con el falso nombre de rescatar la educación, que es además un recurso ideológico mediático dado que siempre la han tenido directamente o por testaferros como el sindicato corporativo y charro, el SNTE, hoy y ayer usado éste a modo para justificar sus imposiciones educativas y el control de los maestros y maestras.

La propuesta del modelo educativo y pedagógico de Nuño Mayer y familia prianista empresarial es digno de sospecha dado que parte de certezas como formar a estudiantes para el siglo XXI sin antes llevar a cabo un crítica o cuestionamiento a las tendencias económicas, políticas, culturales, científicas y tecnológicas de dicho siglo. Parten de la creencia, sin justificarla conforme a la razón crítica, al aceptar como válido el modelo hegemónico individualista, consumista y la acumulación de capital en pocas manos, desconociendo que en este siglo existen otras opciones de futuro más en lo humano que en lo inhumano.

En nombre del humanismo, de Vasconcelos, Torres Bodet, se intenta justificar la reforma y el modelo sin antes quitar las máscaras que ocultan los sentidos y significados que soportan esos nombres. Los dos últimos defendieron un proyecto de sociedad liberal centrada en el individualismo y con la idea regulativa de integrar la diversidad cultural, realmente existente, en nuestro país. En cuanto al humanismo que proponen, no es existencialista, religioso, de la naturaleza, sino que se ajusta a lo sucedido en Nochixtlán y Ayotzinapa, a un humanismo militar y policiaco.
El humanismo que regula el modelo pedagógico del prianismo usa lo humano, el cuerpo, lo psicopolítico, para explotarlos y ponerlos al servicio del capital; es decir, de la oligarquía empresarial y financiera. Así, el nuevo modelo educativo construye un sujeto individual competitivo que no piense y que solamente cumpla órdenes de sus amos y se adapte al modelo neoliberal del siglo XXI (página 41).

La escuela al centro mata la comunidad sindical solidaria y truena la articulación del sistema educativo. Lo anterior abre el camino a la lógica empresarial de negocios y de ahí el entusiasmo de Mexicanos Primero. Es una forma de privatizar lo público. Esta es la ruta de las reformas estructurales. Las escuelas son del gobierno y la lógica del negocio es de los empresarios nacionales y extranjeros. El despojo también es cultural y no sólo de bienes y servicios.

México es más que un modelo educativo, es una confluencia de grupos, clases sociales, pueblos originarios que no pueden ni deben ser sometidos a un modelo homogeneizador del tejido social. La educación tiene un sentido y significado político e histórico que implica una lucha, una batalla en favor de qué contenidos, de qué pedagogías, de qué filosofías, de qué sujeto queremos no desde el poder hegemónico, sino desde la comunidad o voluntad popular y también en favor de quién, de los excluidos, de los marginados, de los olvidados, de los que no tienen voz o de los grupos financieros que todo lo tienen.

Colocarle al modelo educativo oficial ciertos fines (página 14) contenidos en el artículo tercero constitucional implica también la discusión de los mismos; no son dogmas religiosos, sino que encierran ciertas racionalidades. Es importante saber de qué racionalidad se trata, si es objetiva, subjetiva o práctica. Conocer si el siglo XXI, que tanto defiende Nuño Mayer, las separa o las intersecta. Me parece que dicho siglo subordina la subjetiva a la práctica y objetiva.

Lo que dice de los fines el artículo citado arriba es en lo formal, lo procedimental, pero en el sentido material, como contenido, no existe en la realidad. Esta última camina por otro lado. No puede haber derecho a la educación donde la desigualdad y la pobreza son brutales, no existe el humanismo donde lo humano es explotado, asesinado o excluido y el vivir bien es olvidado. Como tampoco hay democracia donde la corrupción, la impunidad, el fraude y al compra del voto son los atributos del sistema político y su modelo neoliberal.

El Nuevo Modelo Educativo parte de una ética y moral reiterativa y anula una ética crítica y moral disruptiva. La primera postura de la clase gobernante y su amo, la oligarquía, dejan intocado el proyecto neoliberal, impuesto desde 1982 del siglo pasado, y cuyo objetivo es privatizar lo público, achicar al Estado, disminuir el gasto público, desregular todo campo que se oponga al libre mercado. Al no incluir la segunda opción regulativa, el sistema político reprime al otro que piensa distinto y que desea construir un proyecto de nación, donde quepan todos y que el patrimonio sea de todos.

No es humano, ni ético, ni moral ni cívico sostener acciones donde se continúe imponiendo por la fuerza militar y policiaca un modelo de nación y un proyecto educativo sin la deliberación real, material, directa y pública con los sujetos históricos de este país. Todos contamos, todos podemos y debemos pensar otro proyecto de sociedad distinto al neoliberalismo. Otro mundo es posible

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción

Salvador Jara Guerrero, los intelectuales y el autoritarismo

El bullying, punta del iceberg

Infancia, violencia y capitalismo

Discurso político e Iglesia católica

Educación y pensamiento crítico

El individuo y el sujeto

El sujeto se hace en la rebeldía

El poder y el secreto

Democracia oligopólica y poderes fácticos

Fetichismo, poder y creencias

Ideas para la sesión extraordinaria del CEPEC

El neoliberalismo produce crisis moral y social

Cultura, educación y política

La dignidad como valor de la persona

Adiós al filósofo Luis Villoro Toranzo