Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
CompArte Morelia
Lunes 8 de Agosto de 2016
A- A A+

En el CompArte moreliano hubo talleres, títeres, grabado, medicina tradicional, teatro, canto, poesía , rock, rap, hip hop.
En el CompArte moreliano hubo talleres, títeres, grabado, medicina tradicional, teatro, canto, poesía , rock, rap, hip hop.
(Foto: Carmen Hernández )

Los artistas comprometidos, los que en su trabajo entregan el corazón, la alegría, la tristeza, y con ellas y con su creatividad pretenden mover conciencias para cambiar las cosas para el bien común, se dieron cita el viernes y sábado pasados en Morelia, en la Plaza Melchor Ocampo, en el plantón de los maestros. Ahí se realizaron dos jornadas artísticas “dislocadas” –así las llaman los zapatistas chiapanecos–, que son acciones semejantes con los mismos fines, en diferentes lugares. Fueron réplicas de las que se realizaron el mes pasado en la Universidad de la Tierra, en Chiapas.

Allá, en Chiapas, los zapatistas lograron convocar a más de dos mil artistas de todo el mundo, de los cinco continentes; artistas en el arte de la resistencia que se juntaron con decenas de niños, jóvenes, mujeres y hombres adultos y abuelos artistas de las comunidades zapatistas. Durante una semana compartieron sus corazones, sus esperanzas, sus utopías, sus creaciones y alimentos espirituales. El CompArte zapatista se prolongará en cada una de las cinco juntas de Buen Gobierno hasta fines de la semana próxima.

Aquí, en Morelia, en el plantón de los maestros, decenas de artistas, en su CompArte Morelia apoyaron la lucha en contra de la Reforma Educativa de Peña-Chuayffet-Nuño durante dos días. Hora tras hora, desde mediodía hasta la noche, compartieron su arte con los asistentes, algunos de ellos permanecieron ahí por horas, otros por minutos, pero todos disfrutaron de la jornada de solidaridad con los zapatistas y los maestros.

En el CompArte moreliano hubo talleres, títeres, grabado, medicina tradicional, teatro, canto, poesía, rock, rap, hip hop. Hubo artistas con una tradición de años como Bola Suriana, Los Magueyes, Uno Más Otros, Rocío Martínez y Alberto Portillo, Media Luna, danza de la comunidad ecológica de La Mintzita, Gildardo Noble y decenas más.

Muchos de los participantes en el CompArte moreliano no caben en la Secretaría de Cultura nacional y estatal, su trabajo no es comercial, es del arte que incomoda al poder, al que la televisión comercial excluye y margina.

Los convocantes al CompArte en Morelia fueron colectivos adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona con el fin de apoyar la lucha en contra de la Reforma Educativa. Los adherentes entendemos lo que dicen los zapatistas sobre las diferentes luchas. “Hay quien piensa que debemos salir e ir a luchar por los maestros y maestras. Si así se piensa, entonces es que no se ha entendido nada, porque eso quiere decir que espero que alguien venga y luche por mí. Las zapatistas no le pedimos a nadie que viniera a luchar por nosotras, nosotros. Cada lucha es de cada quien y debemos apoyarnos mutuamente, pero no quitar el lugar de la lucha de cada quien. Quien lucha tiene el derecho de decidir a dónde lleva su camino y con quién camina. Si otros se meten, entonces ya no es apoyo, sino que es suplantar. El apoyo es respeto y no dirección ni mando. Así como lo hemos entendido que nadie nos va a dar de comer si no trabajamos, es igual. Nadie nos va a liberar sino nosotros, nosotras mismas”.

Los de la Sexta esperamos que los maestros asuman el compromiso con la educación y el futuro del país, que luchen con determinación, sin egoísmos, contra las dirigencias cuestionadas por su para falta de probidad, en contra de los mesías que se han perpetuado en las dirigencias. El camino es largo.

La última y nos vamos



A manera de epílogo. “En las cercanías de la Universidad de Stanford pude conocer otra universidad, la más chiquita, que dicta cursos de obediencia. Los alumnos, perros de todas las razas, colores y tamaños, aprenden a no ser perros. Cuando ladran la profesora los castiga apretándoles el hocico con el puño y pegando un doloroso tirón al collar de pinchos de acero. Cuando callan, la profesora les recompensa el silencio con golosinas. Así se les enseña el olvido de ladrar”, “La educación”, Eduardo Galeano, Patas arriba. La escuela del mundo al revés.
¿Se pretende que con la Reforma Educativa los maestros sigamos enseñando a obedecer?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?

¿La Universidad Michoacana encadenada?

Capitán que no escucha a su tripulación…

La palabra andante

¿No hay dinero?

A los Reyes Magos

¿Acorralados?

¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?

Darle vida a los ausentes y a los desaparecidos

Y después de Ayotzinapa ¿Qué?