Miércoles 10 de Agosto de 2016
A- A A+

Estructuras de la iniciativa privada integradas a la Coparmex, Concamin, Consejo Coordinador Empresarial y otras
Estructuras de la iniciativa privada integradas a la Coparmex, Concamin, Consejo Coordinador Empresarial y otras
(Foto: Archivo)

Difícil es rastrear el origen de esta expresión que alude a la tercera letra del abecedario y que, como veremos, tiene diversas aplicaciones. Van ejemplos: en lo referente a tareas relacionadas con la redacción las tres “C” son concisión, claridad y coherencia, requisitos indispensables para un buen trabajo literario. En el ámbito de los negocios encontramos otras tres “C”, que son claridad, creatividad y competencia, mismas que se explican por sí mismas. Pero con toda seguridad las tres “C” más famosas son cabeza, corazón y cojones, aplicadas básicamente a la política, los deportes y casi casi a cualquier actividad de un hombre en sociedad.

Entrando en tema. En estos días hemos visto algo inédito en México. Cuando menos yo no recuerdo algo similar, no en la llamada “Historia de Bronce” mexicana, entelequia oficial para consumo de iletrados e ignorantes, ni en otras fuentes más confiables de historia mexicana. ¿A que me refiero? Pues nada más y nada menos a que diversas estructuras de la iniciativa privada integradas a la Coparmex, Concamin, Consejo Coordinador Empresarial y otras han demandado al gobierno federal por omisión, indolencia e incapacidad para frenar los actos delictivos de la CNTE en los estados donde esta tiene presencia. En pocas palabras y en lenguaje llano, la iniciativa privada demanda al gobierno federal por cobarde, omiso, miedoso, inepto y timorato, al ser incapaz de resolver el problema generado por el magisterio disidente, por no cumplir ni siquiera con lo mínimo de sus obligaciones que son, entre otras, otorgar seguridad y garantizar la misma a los ciudadanos ante la violencia criminal de las atrabiliarias hordas de la CNTE.

La iniciativa privada agrupada en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) advirtió que apoyará toda acción de inconformidad de las micro, pequeñas y grandes empresas que se han visto afectadas en sus actividades por el movimiento magisterial en Oaxaca Chiapas y Michoacán, principalmente, si el gobierno federal no frena “en definitiva” los bloqueos de la CNTE en esos y otros estados. Las cursivas son mías.

El líder del CCE, Juan Pablo Castañón, llamó al Estado a utilizar todas las herramientas legales a su disposición para frenar los bloqueos de la CNTE, que ya rebasan los tres meses de afectaciones para las empresas de todos los giros y tamaños.

Avisan: “Ya son muchos días. Podemos comprender una protesta que de manera civilizada los lleve a un diálogo para resolver un problema del ámbito magisterial, pero no podemos comprender bloqueos masivos, incendios de autobuses y bloqueos a comunidades, a ciudades y a puertos que terminan afectando las cadenas de valor: la industria siderúrgica, la automotriz, la manufacturera… Los insumos que recibían desde los puertos los han dejado de recibir de manera constante y eso significa pérdidas”.

Reflexiono. En el pasado reciente hemos tenido presidentes grises y apocados como De la Madrid, emprendedores y mujeriegos como López Mateos, austeros y trabajadores como Ruiz Cortines, firmes en el cumplimiento de la ley como Díaz Ordaz, demagogos y deshonestos como ese par que hundió a México, Echeverría y López Portillo; malvadamente inteligentes como Salinas, razonablemente sensatos como Zedillo, torpes y pazguatos como Fox, mediocres de mecha corta como Calderón, pero es la primera ocasión que se demanda a un presidente, en este caso Peña Nieto, por cobarde, o sea, por gallina y sacatón.

Lo único parecido que recuerdo en América Latina es el patético caso de Abdala Bucaram, que fue presidente de Ecuador por un corto tiempo, acusado y luego destituido por “incapacidad mental para gobernar”, o sea, lo corrieron por orate.

Aquí estamos ante un escenario de un presidente de la República demandado por cobarde.
Ni duda cabe. El miedo es un pésimo consejero.

Add. Una sorpresa encontrar un funcionario atento y eficiente. El administrador de Rentas de Uruapan, Javier Espinosa Velázquez.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?