Jerjes Aguirre Avellaneda
En busca de la equidad
Viernes 12 de Agosto de 2016

Aunque hay cambios dirigidos a garantizar equidad laboral, social y política para las mujeres, aún persisten estereotipos y percepciones que les cierran puertas o limitan su protagonismo y acción.

Red Prolid.

A- A A+

Ciertamente la brecha de la desigualdad entre los sexos –al menos en la ley– ha venido acortándose en el país como consecuencia del esfuerzo de tantas mujeres –y la solidaridad de algunos hombres– que desde hace muchos años han venido empujando reformas e insistiendo en la firma de las convenciones internacionales y en el cumplimiento de las mismas. A partir del reconocimiento expreso con la firma de los gobiernos a los acuerdos internacionales para evitar la discriminación y la violencia contra las mujeres, así como la igualdad en nuestro país, ha habido diversos avances que se han concretado en las correspondientes reformas legales.

No obstante, esas reformas legales en favor de la equidad, que garantizan la inclusión de las mujeres, por ejemplo en las candidaturas a los cargos de elección popular en los diferentes niveles de gobierno, así como algunas campañas publicitarias protagonizadas por hombres en favor de la corresponsabilidad en las tareas del hogar y contra la violencia, lo cierto es que hacen falta políticas de Estado que incidan en los cambios de mentalidad de la población tanto de los hombres como de las propias mujeres para elevar el grado de aceptación del llamado empoderamiento de las mujeres, que se refleje en la cotidianeidad de la presencia de ellas en las diversas áreas de trabajo, sin hostigamiento y en igualdad de condiciones y salarios, y que trasciendan a los espacios de dirección tanto en los ámbitos públicos como en los privados.

A propósito del tema, apenas el pasado 2 de julio la Red Prolid (Programa de Apoyo al Liderazgo y Representación de la Mujer), plataforma del Banco Interamericano de Desarrollo que promueve intercambios y aprendizajes entre mujeres que ocupan o aspiran a ocupar posiciones de liderazgo en el sector público en Latinoamérica, publicaba un editorial donde mostraba el desfase entre el acceso a las mujeres de mejores condiciones de oportunidad en educación, salud y empoderamiento político, y la aceptación social y masculina frente a los desarrollos constitucionales y jurídicos que garantizan la inclusión femenina. Es decir, la aceptación de sus pares masculinos frente a los avances jurídicos que hacen incluyentes los espacios para las mujeres no parece haber evolucionado, ni siquiera en los países más desarrollados de Europa como los nórdicos, donde a las mujeres se les garantizan las oportunidades de inserción en la mayoría de las áreas, y hace hincapié en la paradoja de dichos países, donde a pesar de contar con las garantías de inclusión y participación de las mujeres, éstos tienen una media de violencia de pareja superior a la de Europa.

Al respecto, el editorial señala que las normas que fijan cuotas paritarias para la participación de mujeres en organismos y espacios de dirección empresarial pública y privada, “con frecuencia se convierten en el lleno de un requisito pero no activan cambios de mentalidad y, en muchos casos, son sólo una referencia para sustentar una ‘igualdad’ que tiene más de apariencia normativa que de realidad práctica, lo cual resulta contraproducente”.

Efectivamente, la mentalidad de cambio en favor de la equidad, de respeto a las mujeres, no es posible de lograrse sólo por decreto, como ya ha sido demandado por muchos colectivos; los cambios legales deben ir acompañados de un proceso de “desarme cultural de los estereotipos y roles”, en el cual debe trabajarse profundamente no solamente con los entes masculinos, sino además con las propias mujeres, a fin de superar las simulaciones de que se cumplen con las normas que prevén la equidad pero que sólo propician el gatopardismo en las políticas gubernamentales de género.

Ha sido y es muy largo y azaroso el camino hacia la equidad de los géneros, más porque el estereotipo cultural en el que se ha encasillado a las mujeres es compartido por muchas de ellas; por ende y como una gran parte de la sociedad “mide con dos varas” el comportamiento de las mujeres y los hombres y siguen educando con diferencias, es entonces ineludible el trabajo, la elaboración de una política de reeducación que busque el cambio de mentalidades en favor de una auténtica equidad de géneros que inicie desde los primeros años de la educación básica y, por supuesto, desde el hogar mismo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!