Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Un caso más de un todólogo mexicano
Martes 16 de Agosto de 2016

La política es el arte de engañar.

Niccoló di Bernardo dei Machiavelli (1409-1527).

A- A A+

Alfredo Castillo, titular de al Conade
Alfredo Castillo, titular de al Conade
(Foto: Cambio de Michoacán)

La frase que encabeza este trabajo tiene más de 450 años de ser leída en la obra póstuma de Il principe (publicada en 1531), sin embargo no ha perdido vigencia, tal vez esto se deba a que deviene de un análisis de la política y la forma de gobernar, sin duda la humanidad sigue teniendo patrones de conducta que datan desde esta fecha y más antiguos aún, muchos de estos patrones se han observado en la política y en la administración de un estado, aquí en nuestro país hemos dado testimonio de cómo los personajes públicos son unos expertos en todas las ciencias humanas y en todas las ramas de la administración pública, vemos cómo el mismo personaje ejerce un cargo de experto en financiamiento de proyectos de inversión pública o privada en infraestructura y servicios públicos, experto coadyuvante del fortalecimiento institucional de los gobiernos federal, estatal y municipal, después se presenta como un experto en temas de energía y después encabeza el Ejecutivo nacional, como fue el caso de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

Otro caso de un todólogo mexicano lo vemos en una lideresa sindical de sobrecargos, que después se presentó como una experta en gestora social, laborando en la Sedesol con el entonces gobernador Lázaro Cárdenas Batel, después fue experta en turismo con Marcelo Ebrard, después una experta legisladora siendo diputada local y senadora de la República, también fue una experta en temas de educación laborando como secretaria de Educación para Miguel Ángel Mancera, ahora es una líder partidista, su nombre, Alejandra Barrales, presidenta del CEN del PRD.

El más reciente caso que vivimos en carne propia los michoacanos lo fue con Alfredo Castillo Cervantes, quien en 2002 se inició en su carrera política siendo asesor del procurador general de la República, Rafael Macedo de la Concha, obteniendo experiencia en materia de procuración de justicia, lo que lo llevó a ejercer el cargo de subprocurador de Control Regional, después se presentó también experto en temas de inteligencia de seguridad pública por lo que ejerció el cargo de Planeación Estratégica de la Agencia Federal de Investigaciones y más direcciones, después arribó como director en servicios de seguridad privada en la secretaria de Seguridad Pública, después siguió ejerciendo como experto en procuración de justicia siendo subprocurador regional en el Estado de México y finalmente con Peña Nieto como gobernador fue procurador general de Justicia del Estado de México, cargo que ejerció hasta que Peña Nieto ganó la Presidencia de México y se lo llevó a la PGR, con el cargo de subprocurador de Control Regional de Procesos Penales y Amparo, después el presidente estimó que este personaje no solamente podía ser un experto en temas de procuración de justicia y de seguridad pública, sino que también podía ejercer en temas de derecho y protección a los consumidores; por ende, lo nombró titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, donde estuvo ahí hasta que, de nueva cuenta, se le consideró como un experto en el tema de Michoacán, y lo nombraron comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, sin embargo los michoacanos nunca supimos por qué nombrar a Alfredo Castillo como comisionado de Michoacán, siendo que este personaje no conocía el estado, cuando la gente le hablaba de Apatzingán, La Ruana, Tepeque, Los Reyes, La Piedad, en fin, tenía que localizar esos lugares en un mapa y preguntar dónde quedaban esos lugares, en qué región del estado estaban y qué regiones componían el estado, no sabía nada de Michoacán y de su gente, no sabía nada del tema de las autodefensas, no sabía nada del crimen organizado en el estado, no era experto era un neófito en la materia.

Este personaje intentó varias acciones para apaciguar la violencia en el estado, violencia que continúa vigente, intentó varias acciones para generar un desarrollo integral en Michoacán, tarea inconclusa y malograda, intentó varias acciones para dotar de seguridad jurídica a las autodefensas y a las familias afectadas por el crimen organizado, ahora vemos a los paterfamilias en la cárcel con procesos viciados y llenos de violaciones a los derechos humanos, vemos familias que siguen siendo afectadas por el crimen organizado. También intentó varias acciones para dotar de estabilidad política al estado, ahora tenemos consecuencias de un estado saqueado, con datos preocupantes de inestabilidad política, con ex gobernadores y ex presidentes municipales encarcelados sin que los ciudadanos sepamos los cargos que se les imputan y las pruebas que soportan esas imputaciones; tenemos ex presidentes municipales que fueron relegados de su cargo violando la Constitución tanto local como federal al no dejarlos terminar su periodo; o bien, al no haberlos separado con causas legales justas y motivadas, tenemos actos de violación a las leyes locales y federales en forma arbitraria, eso y más nos dejó un todólogo mexicano, ahora los michoacanos tratamos de repuntar esa afectación con trabajo, con esfuerzo, con dedicación, con una revolución social imperante.

Ahora Alfredo Castillo Cervantes se ha vuelto un experto en temas deportivos, sabe de alto rendimiento en el deporte mexicano, sabe de las necesidades de los deportistas mexicanos, sabe de las necesidades del deporte en el país, es pues un todólogo mexicano, de ahí el fracaso que está viviendo México y los mexicanos en las Olimpiadas de Brasil, de ahí los señalamientos de los deportistas olímpicos nacionales como la arquera Aida Román al reprocharle a Alfredo Castillo que una de las acreditaciones la haya utilizado para llevar a su novia a este evento deportivo en lugar de un fisioterapeuta, un preparador físico o alguien que realmente se necesitaba en aquella justa deportiva, de ahí que el halterista mexicano Bredni Roque no le haya sido posible utilizar el uniforme nacional puesto que el que le dieron no era de su talla y se lo entregaron dos días antes de partir a Río de Janeiro, por lo que no pudo ajustarlo, por el contrario, el uniforme que lució la novia de Alfredo Castillo estuvo en tiempo y a la medida de la dama que lo vistió, de ahí el medallero aún vacío.

Me pregunto hasta cuándo dejarán de existir los todólogos mexicanos, ¿hasta cuándo tendremos perfiles idóneos en los cargos de administración pública?, el daño que hemos sufrido por parte de los todólogos mexicanos no es poco ni es mínimo, pero lo que más alerta a la ciudadanía es que esos daños son totalmente evitables, no podemos seguir permitiendo como sociedad que existan los todólogos, debemos llamar a cuentas a estos funcionarios, debemos sancionarlos como sociedad, debemos obligarlos a cubrir el daño que causan y a sufrir las consecuencias de su responsabilidad, debemos actuar, debemos revolucionarnos como sociedad, debemos afrontar el reto y salir del victimario lugar donde nos hemos refugiado y desde donde podemos señalar y hablar, ahora es el momento de hablar desde la luz, desde la virtud, ahora es momento de dejar los vicios y las imperfecciones que nos han obligado a ensombrecernos y refugiarnos en redes sociales y en acciones comunes que no han dado frutos, ahora como sociedad debemos tomar nuestro papel en serio y debemos actuar para que en este país no se vuelva a escuchar sobre la actuación de algún todólogo mexicano.


FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa