Miércoles 17 de Agosto de 2016
A- A A+

¿Qué falta?, ¿que las “autoridades” se arrodillen a media Plaza Ocampo para pedir perdón ante los líderes de la CNTE? Pues quizá lo veamos.
¿Qué falta?, ¿que las “autoridades” se arrodillen a media Plaza Ocampo para pedir perdón ante los líderes de la CNTE? Pues quizá lo veamos.
(Foto: Carmen Hernández )

Primero algunos datos inatacables: México ocupa, dentro de la OCDE, el último lugar en educación, y según la prueba PISA, al país le tomara más de 25 años alcanzar el promedio de la OCDE en matemáticas y la impresionante cifra de 65 años en lectura. Difícil estar peor. Y resulta que los estados peor evaluados en educación son Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán, ocupantes habituales de los últimos lugares.

¿Motivos? Analicemos algunos datos. Resulta que en esos estados la educación esta manejada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la CNTE, estructura inventada en 1979 como contrapeso y alternativa al oficial Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. La CNTE es una agrupación con fuerza principalmente en los estados de Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca. Curiosamente, a pesar de su real o supuesta radicalidad, la disidencia magisterial tiene una larga tradición de negociación con el Estado ya que en su momento sirvió como grupo de choque y presión. Ciertamente lograron una serie de canonjías que, vistas a estas alturas, resultan irracionales. Venta y herencia de plazas, dobles, triples cuádruples y hasta quíntuples plazas a una misma persona, así estén geográficamente muy separadas; cero evaluaciones. Promociones y evaluaciones a cargo del propio sindicato tomando en cuenta no su capacidad sino el marchómetro. Resultado: un grupo de maestros de pésima calidad, holgazanes, que han arruinado, al parecer definitivamente, el futuro de generaciones completas.

Al Estado mexicano esto poco le importaba, lo importante era tener un grupo controlado, manipulable así fuera a golpe de billetes.
Así se llega al Pacto por México y a la Reforma Educativa, que pretende poner algo de orden al cerril e inculto grupo de la CNTE que se había tornado violento y agresivo, al parecer manipulado por lo peor del PRD, Morena y quizá ligado a estructuras criminales.

Obviamente la CNTE puso el grito en el cielo, de ninguna manera podían aceptar perder dinero y privilegios, por lo tanto inician una campaña de mentiras apoyada por la prensa facciosa y militante. Así, un diario tabloide y un semanario nacional, singularizados por su nula objetividad, y varios periodistas y moneros a sueldo del mejor postor se han dedicado a tiempo completo a mentir, mentir y mentir aprovechando la costumbre del mexicano de no confrontar las fuentes de lo que lee.

En Michoacán, la CNTE, apoyada por “normalistas” en funciones de sicarios, ha fastidiado, violentado y atropellado los derechos de todos los ciudadanos; no sorprende, por lo tanto, que todos ya estén hartos de la CNTE.

¿Por qué las autoridades han doblado las manos? Muchos dicen que es una especie de secuela al trauma del movimiento del 68, puede ser. Otros, más cínicos, dicen que ante un crimen en evolución lo que se debe hacer no es cumplir la ley, sino invitar a los criminales a dialogar, ganar tiempo, aunque el resultado sea un “diálogo de sordos”. Olvidan que la CNTE no busca diálogo, busca sumisión.

Analizando el asunto el problema sí se puede destrabar. EPN debe entender que su imagen, muy deteriorada, ya no va empeorar si decide aplicar la ley a rajatabla. El PRI, como están las cosas, perderá fatalmente la elección de 2018, lo mismo el descalabrado PRD, partido que va en caída libre. Como se ven las cosas, el PAN ganará así postulen a una acémila como candidato. La gente detesta al PRI, al PRD, a Morena y a la CNTE. En el caso concreto de Michoacán, Silvano ya puede despedirse de cualquier candidatura para 2018, su imagen como gobernante tibio, omiso, que promete mucho pero no cumple nada es difícil que cambie, a menos que dé, ya, un sólido golpe de timón y aplique la ley a todo delincuente.

¿Qué pasaría si se aplica la ley a la CNTE? La prensa nacional y los bots al servicio de los criminales aullarían y se desgarraría las vestiduras. Eso es todo. En Michoacán es más fácil, pues salvo tres o cuatro mediocres pseudoanalistas que apoyan a la CNTE, el resto los detesta. Y esos “analistas”, que por cierto están casi todos en un solo periódico, son indefendibles, uno con antecedentes criminales; otro, un mediocre de nula credibilidad; otro, un político fracasado de personalidad intragable.

Ya liberaron a los líderes de la CNTE detenidos con acusaciones de ladrones, ya les pagaron a los “maestros” que no trabajaron, ya dan marcha atrás al cobro por tarjetas en banco, ya se olvidaron de correr a los faltistas, ya liberaron a los que golpean roban y bloquean vías de comunicación. ¿Qué falta?, ¿que las “autoridades” se arrodillen a media Plaza Ocampo para pedir perdón ante los líderes de la CNTE? Pues quizá lo veamos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba