Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Pensiones
Miércoles 17 de Agosto de 2016
A- A A+

Según el secretario de Hacienda, es el momento de aumentar las aportaciones de los trabajadores para su retiro.
Según el secretario de Hacienda, es el momento de aumentar las aportaciones de los trabajadores para su retiro.
(Foto: TAVO)

Según el secretario de Hacienda, es el momento de aumentar las aportaciones de los trabajadores para su retiro. La OCDE afirma que debe incrementarse al menos trece por ciento. Dicho organismo asume la supuesta “necesidad” ante una realidad que obligaría a muchos pensionados a seguir trabajando por lo raquítico de sus pensiones.

Con todo, en ningún momento se habla del salario que perciben millones de trabajadores, el cual violenta sus derechos al bienestar, acorde con un reciente estudio de la CNDH. Esta sí sería una exacción adicional a los trabajadores mientras las administradoras de las aportaciones para el retiro se enriquecen.

El trece por ciento que la OCDE afirma que debe aumentar la aportación no toma en cuenta que la precariedad salarial y el colapso del bienestar en México no podrán aguantar. La supuesta injusticia en el uso de los recursos públicos a la que alude el responsable de la Consar busca profundizar la exclusión y las desigualdades.

Durante 19 años, millones de trabajadores han aportado para su retiro, pero hemos visto que las administradoras se enriquecen y cíclicamente afectan las pensiones individuales con supuestas “minusvalías”, que en realidad son pérdidas efectivas de los fondos que se supone algún día servirán para el retiro precario de los trabajadores.

La supuesta injusticia en el destino de los recursos públicos es otra mentira de un gobierno que ha fracasado y busca que las pensiones de los trabajadores sigan financiando la deuda pública y al empresariado. No hay el menor interés por mejorar las condiciones salariales de millones de trabajadores mexicanos.

Acorde con el Inegi, en los últimos años más del 50 por ciento de la PEA sobrevive en la informalidad porque el trabajo formal no resuelve los problemas de bienestar de las mayorías. El problema de las pensiones, las aportaciones y los salarios tiene que ver con la injusticia y exclusión que el PRI-gobierno promueve y alienta.

Igualmente, el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS) asegura que en la última década, además del outsourcing aumentó 48 por ciento el pago por honorarios, lo que en ambos casos implica negar estabilidad laboral, seguridad social y prestaciones. La industria manufacturera, con su elevada terciarización, es buen ejemplo.

En estados como Querétaro, Ciudad de México, Baja California Sur, Estado de México y Quintana Roo, entre el 22 y el 39.7 por ciento de los trabajadores está sujeto a outsourcing. Asimismo, más de 101 mil trabajadores de los servicios educativos laboran bajo el pago de honorarios, respecto a hace cinco años (poco más de 25 mil trabajadores).

A pesar de las cifras alegres (IMSS, Inegi), la precariedad laboral se extiende por el país. La flexibilidad y la supuesta mano invisible del mercado siguen imponiendo límites al bienestar. Más del 50 por ciento de la PEA en la informalidad, mientras crecen formas de contratación que niegan empleos estables, seguridad social y prestaciones.

Este es el México de las “reformas estructurales” del nuevo PRI y Enrique Peña Nieto. Hasta la fecha, los supuestos beneficios para los mexicanos en general no han llegado ni llegarán, pero entre las élites económicas, políticas y burocráticas el festín prevalece. Ya sea mediante favoritismos, corruptelas y “patrimonialización” de los recursos públicos.

Por ello es preocupante que la amenaza, lanzada inicialmente por la OCDE y ahora a punto de ser puesta en práctica, busque vulnerar aún más el salario y, por ende, el bienestar de familias e individuos. El capitalismo salvaje y depredador, los salarios como mecanismo para transitar una crisis global y recuperar la tasa de ganancia.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera