Columba Arias Solís
Malos resultados
Viernes 19 de Agosto de 2016
A- A A+

Los malos resultados de los atletas mexicanos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro son los comentarios de todos los días, no sólo de los medios de comunicación, sino de los ciudadanos en general, que aprovechan la ocasión para expresar su molestia contra todas las autoridades en general, más, por supuesto, contra el encargado oficial del deporte en México, Alfredo Castillo, pero también en contra de los propios deportistas mexicanos.

A punto de concluir la Olimpiada, a no ser por la medalla de bronce ya garantizada por el boxeador Misael Corona, los resultados obtenidos por los deportistas mexicanos se auguran como los peores en las últimas justas deportivas olímpicas, salvo alguna sorpresa en las últimas competencias.

Ciertamente, México no se encuentra entre los países competidores en los Juegos Olímpicos, en un nivel destacado en el medallero de las competencias, ocupa apenas el lugar 44 de entre 222 países participantes, hasta antes de los actuales juegos de Río de Janeiro, con 62 medallas obtenidas en dichas competencias.

Sin embargo, ha tenido deportistas destacados en esas justas internacionales. Hay que recordar que desde la primera participación mexicana en las competencias olímpicas en 1900 en París, el equipo de polo mexicano tuvo una destacada participación ganando la medalla de bronce. Luego vendría lo que sería la época dorada de la equitación mexicana, sus triunfos en los Olímpicos de Londres de 1948 hicieron historia en ese deporte: medallas de oro y plata en salto individual (Humberto Mariles y Rubén Uriza), oro en salto por equipos y bronce en la prueba de tres días.

También en los juegos de Londres de 1948 comenzaría a escribir su propia historia el clavadista Joaquín Capilla, quien en esa competencia obtuvo la medalla de bronce en plataforma, para continuar en los siguientes Olímpicos en Helsinki en 1952 con la medalla de plata en plataforma y finamente en las Olimpiadas de Melbourne, en 1956, con el oro en plataforma y el bronce en trampolín, constituyendo el único deportista mexicano ganador de medallas en tres Juegos Olímpicos.

Los malos resultados de los atletas mexicanos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro son los comentarios de todos los días
Los malos resultados de los atletas mexicanos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro son los comentarios de todos los días
(Foto: TAVO)

Mucho se ha comentado que los malos resultados de los deportistas mexicanos en los actuales Juegos Olímpicos, se deben en parte a la problemática que prevalece entre la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) –máximo órgano del deporte en México– y diversos organismos del deporte tanto locales como internacionales, y que al final de cuentas han afectado a los deportistas mexicanos.

Desde el nombramiento mismo del abogado Castillo –un funcionario sin la menor experiencia en cuestiones de deporte– al frente de la Conade, en abril del pasado año 2015, se avistaron y auguraron los problemas para el deporte mexicano, ya que de inmediato inició la confrontación con las diferentes federaciones nacionales del deporte, a quienes acusó de malos manejos y les retiró apoyos, como sucedió con la Federación Mexicana de Boxeo, lo que motivó que los propios deportistas de esa rama –entre ellos el que al parecer será único medallista, Misael Corona– salieran a las calles a botear para conseguir recursos y poder viajar al mundial de Boxeo en Quatar, el pasado 2015.

A partir de entonces diversos analistas advertían problemas que repercutirían en el deporte mexicano, incluso a unos días del inicio de los Juegos de Río, el articulista Alejo Sánchez Cano, en su columna de El Financiero, señalaba que la pugna entre el Comité Olímpico Mexicano y la Conade “dejó daños irreparables en el corto plazo, que provocarán el fracaso del deporte olímpico, donde los menos culpables son los deportistas”. Por desgracia para el deporte mexicano, las advertencias de fracaso se han confirmado en estos Juegos Olímpicos.

Entre los problemas que afronta el órgano del deporte mexicano (Conade) se encuentra la deuda a la Federación Internacional de Natación de quince millones de pesos, así como el conflicto suscitado con esa Federación, a causa de la suspensión de la competencia mundial de natación conferida a México para realizarse en el próximo 2017 y que la Conade suspendió, según dijo Castillo, por falta de recursos, pero que al avisar con sólo dos años de anticipación dicha suspensión, complicó la organización en otro país de dicha competencia y provocó el enojo y la mala relación entre la Conade y la Federación Internacional de Natación, a la que Castillo acusa de los malos resultados de los competidores en esa rama.

Al regreso al país, el dirigente de la Conade debería ser llamado a cuentas por el órgano legislativo, no solamente para rendir parte de los resultados deportivos, sino también para informar de sus confrontaciones con diez de las federaciones deportivas nacionales que fueron desconocidas por Castillo, entre ellas las de box, tiro con arco, pesas y basquetbol, que redundaron en cambios en los programas y retiro de apoyos a los atletas, con los malos resultados en la justa internacional de los deportistas mexicanos.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada