Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Cartilla LGBTTTI
Miércoles 24 de Agosto de 2016
A- A A+

La Cartilla LGBTTTI hace alusión en la última parte de la Cartilla al derecho a la familia (heterosexual, monoparental, homoparental con hijos, hijas, propios o adoptados)
La Cartilla LGBTTTI hace alusión en la última parte de la Cartilla al derecho a la familia (heterosexual, monoparental, homoparental con hijos, hijas, propios o adoptados)
(Foto: Cuartoscuro)

La Delegación Michoacán de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas presentó de manera pública la “Cartilla de derechos de las víctimas de discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género”, un esfuerzo institucional.

La Cartilla tiene una integración interesante, plantea cuestiones conceptuales sobre orientación sexual e identidad y expresión de género, comparte la normatividad del derecho a la no discriminación y los planteamientos sustantivos del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturas (derecho a la educación, salud, seguridad social, trabajo, etcétera); también hace alusión en la última parte de la Cartilla al derecho a la familia (heterosexual, monoparental, homoparental con hijos, hijas, propios o adoptados) y en general cualquier derecho humano que pudiera ser violentando tanto por particulares como por la autoridad.

La Cartilla constituye por sí misma un esfuerzo informativo y formativo importante para la comunidad llamada LGBTTTIQ (lésbico, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti, intersexual y queer), como lo fue en 2012, la presentación de la Guía de Acción Pública contra la Homofobia, preparada por diversas instituciones como el Conapred, quien la impulsó, y organizaciones de la sociedad civil, como Grupo de Facto Diversidad Sexual en Michoacán, y en especial el reconocimiento que en ella se hace de quien esto escribe. Esta Guía de Acción Pública ahora es un instrumento de política pública que se inscribe en el Programa Nacional de Igualdad y no Discriminación 2014-2018, y el cual se constituye como obligatorio para los servidores públicos que integran la administración pública federal.

La Cartilla de la CEAV es importante y constituye por sí misma un documento fundamental para la defensa de los derechos humanos de las poblaciones con orientación o identidad o expresión de género diferentes a la heterosexual.

La Cartilla abunda en la reflexión de las modificaciones constitucionales de 2011, que constituyen ir apoyando a evitar la discriminación, avanzar en el respeto de la individualidad e ir construyendo la creación y desarrollo de la conciencia social en un camino que permita la erradicación de diferentes formas de violencia que señala la ley.

Una vez que se es víctima en general o bien por cuestiones de identidad de género u orientación sexual la pregunta es: ¿cuáles son los derechos que se tienen de conformidad con la Ley General de Víctimas y los Modelos de Atención a Víctimas y de Atención integral de la Salud?, la misma Cartilla lo señala: se brindan medidas de ayuda inmediata, de asistencia, atención y reparación integral.

Muchas ocasiones la comunidad llamada de diversidad sexual o LGBTTTIQ es privada de su libertad arbitrariamente por los cuerpos de seguridad pública, quienes más que en un marco de la legalidad, actúan en sus detenciones con prejuicios, estereotipos y estigmas, y con ello dan paso a que se den actos para la extorsión, la violencia o la tortura sexual. La Policía debe ser respetuosa, con independencia de la identidad, orientación o preferencia sexual. Estos actos deben ser denunciados, investigados y castigados para que ningún servidor público violente los derechos humanos.

Así, quienes forman parte de la diversidad sexual deben conocer que si se les detiene deben tener derecho a una certificación médica y psicológica con personal con que te identifiques en razón de tu identidad de género; ser presentando ante el Ministerio Público, que la Policía te informe del motivo de la detención, de tus derechos, y de si quieres o no declarar; debes contar con un profesional del derecho desde el momento de la detención, si no lo tienes el Estado te lo proporcionará; podrás comunicarte con tu familia y las autoridades deberán informar a quien lo solicite sobre tu detención y ante qué autoridades te encuentras; decidir si deseas ser valorado o no médicamente, a que una exploración genital sea autorizada por el juez, respeto absoluto a tu integridad personal, a no permanecer desnudo y se te otorguen prendas de vestir; que se efectúe un registro de la detención por parte de las autoridades; a obtener una reparación frente a detenciones arbitrarias y a eliminar registros de antecedentes penales en caso de revocación de una sentencia condenatoria, así como a ser considerado una persona inocente hasta que se demuestre lo contrario.

El fin de semana trabajé intensamente en el III Seminario “Derechos humanos y Código Familiar del Estado de Michoacán”, con el tema “Análisis y comentarios de protocolos de actuación emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación II”, esto fue en la Casa de la Cultura Jurídica Gabino Fraga Magaña, con sede en Uruapan. En mis reflexiones pude articular todo el esfuerzo institucional, que no es menor, para que servidores públicos de los poderes públicos federal y locales de Michoacán utilicen todos los avances legislativos y las políticas públicas, así como lo hace ya la Suprema Corte de Justicia con sus protocolos para juzgar con perspectiva de género o bien para juzgar en el marco de la diversidad sexual, y con ello se evite la discriminación y el violentar los derechos humanos de la comunidad homosexual en el caso concreto de Michoacán.

Así, la Cartilla es un instrumento de política pública que debe llegar a las comunidades LGBTTTIQ y sus miembros; se les debe informar, se les debe capacitar en pro de promover una cultura de la defensa de sus derechos humanos, una cultura de la legalidad y una cultura de la queja.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango