Alejandro Vázquez Cárdenas
Opinión
Periodismo, sesgo y derechos humanos
Miércoles 24 de Agosto de 2016
A- A A+

El problema se da cuando ese medio noticioso no sólo sesga las noticias, sino que omite parte de la misma, dice medias verdades o de plano inventa, o sea, miente, con tal de servir a sus patrocinadores y complacer a sus fieles lectores.
El problema se da cuando ese medio noticioso no sólo sesga las noticias, sino que omite parte de la misma, dice medias verdades o de plano inventa, o sea, miente, con tal de servir a sus patrocinadores y complacer a sus fieles lectores.
(Foto: TAVO)

“Policías ejecutan a 22 civiles”, “policías abaten a 22 integrantes de un cártel del narcotráfico”. La noticia es, en esencia, veraz usando cualquiera de las dos maneras de exponerla. Pero el impacto en el lector es muy diferente. En el primer caso no se mencionan más datos que “civiles”, que pueden ser inocentes o culpables, o quién sabe. En el segundo caso se avisa que los muertos pertenecen a un grupo criminal, lo cual remite al lector a las actividades de los narcotraficantes: extorsión, secuestros, asesinatos, decapitaciones, desmembrados, colgados, ejecutados a las puertas de su casa etcétera. Se concluye: la noticia puede ser la misma pero la manera de presentarla la hace ver diferente.

¿Quién o quiénes son los responsables de manejar la forma en que las noticias son presentadas?, los dueños. El medio noticioso, sea periódico, revista, portal de Internet, televisión abierta o por cable es un negocio y por lo tanto debe dar dinero; su función primaria, a fin de cuentas (aunque no lo digan abiertamente) no es sacar al público de su ignorancia, están para ganar dinero. Los dueños saben cómo “vender” su producto. Para eso trabajan. ¿Que la objetividad se deteriora?, ni modo.

¿Que la verdad se matiza? ni modo. Hasta ahí nada novedoso.

El problema se da cuando ese medio noticioso no sólo sesga las noticias, sino que omite parte de la misma, dice medias verdades o de plano inventa, o sea, miente, con tal de servir a sus patrocinadores y complacer a sus fieles lectores. ¿Esto es raro? No, nada, al contrario, es extremadamente frecuente, lo podemos ver en el llamado “periódico objetivo” y en un semanario especializado en periodismo faccioso y carroñero.

En estos días escuchamos el informe de la CNDH sobre el incidente en Tanhuato, Michoacán, donde un grupo de policías federales abatieron a integrantes del violento Cártel de Jalisco Nueva Generación. La CNDH, estructura que no goza precisamente de mucha credibilidad y que para muchos sólo ha servido para defender criminales, nos dice que eso fue casi una ejecución de indefensas personas. Los policías, en el Rancho del Sol, Tanhuato, “llegaron sigilosamente”, critica la CNDH; caray, no imagino que en un operativo así la Policía debería llegar con trompetas y tambores tocando “La marcha de Zacatecas”.

Nos machacan que hubo en total 42 muertos entre los integrantes del CJNG, pero omiten mencionar el evento que motivó ese operativo; estos criminales eran buscados por asesinar, entre otros, a nueve personas, entre policías, militares y un civil al abatir un helicóptero de la Policía. Imagino que la CNDH no está para eso. Ni le interesa.

La imagen de la CNDH en México no es precisamente de lo mejor, se le considera una estructura que se preocupa más por defender presuntos criminales y no a las víctimas. Por cierto, es una de las más caras del mundo, con un presupuesto superior a los mil 500 millones de pesos por año, mismo que en su mayoría se utiliza no para investigar, sino en sueldos, carros y viáticos. Los sueldos de los principales “jefes” superan con mucho los 150 mil mensuales.

La CNDH carga el lastre de la defensa de varios secuestradores confesos y es vergonzosa su posición en el caso de Gonzalo Miguel Rivas, empleado de la gasolinera en la Autopista del Sol que murió al intentar apagar una bomba despachadora de gasolina incendiada por los normalistas de Ayotzinapa. El reporte de la CNDH es un verdadero ejercicio de una hipocresía institucional que protege a asesinos; el señor Raúl Plasencia, mandamás en esa época de la CNDH, nunca preguntó sobre la identidad de quienes incendiaron la gasolinera y asesinaron a Gonzalo Rivas, y jamás cuestionó o investigó por qué los normalistas los encubrían.

El reporte de la CDNH sobre este incidente es para dar grima. De acuerdo con la CNDH, se puede inferir que el fuego en una de las bombas casi casi se inició por generación espontánea, que nadie lo causó, y la muerte de Gonzalo Rivas fue simplemente un hecho casual que no vale la pena investigar.
Estamos jodidos con esa CNDH.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba