Samuel Maldonado B.
Repercusiones
La gran manzana podrida
Martes 1 de Marzo de 2016
A- A A+

No existe duda alguna de que la gran manzana que es México está podrida. Si pudiéramos partir a la mitad nuestro territorio se asomarían de inmediato las lombrices y los gusanos. Si le quitáramos la cáscara a la manzana, rápidamente podríamos observar sus amarillentas llagas que sin duda alguna dejarían al descubierto lo podrido de la misma. Si además cortáramos un pedazo saltarían olores fétidos y nos daríamos cuenta de que el resto de la manzana ni siquiera serviría de abono. Así está la administración pública federal y no pocos estados que componen (o descomponen) lo que fue hace ya sexenios un país que estaba al servicio de los mexicanos independientemente de sus credos o participación política.

En esos días remotos, la educación pública de `élite´ era para todos sin importar clases sociales; crecía la importancia de México en el ámbito latinoamericano y desde luego, sin tener problemas serios que no pudieran resolverse, con inteligencia y patriotismo, con el poderoso vecino norteño.

Pero la podredumbre, al paso de los años, ha penetrado lenta pero eficazmente en estados, municipios y comunidades. Los derrames de la impudicia gubernamental han contaminado mares y lagunas, costas y serranías en las que se cultivan drogas que no solamente van a parar a los Espantados Unidos, sino que, al margen de la ley, frecuentemente con el apoyo de la misma se comercializan en todo el territorio nacional. La corrupción gubernamental destruye leyes, normas y áreas de reserva ecológica, pues ¡don Dinero es todo poderoso señor!

En comunidades y poblaciones de toda la República se genera un comercio que nunca va a parar y que, por el contrario, se amplia al comercio de armas que beneficia económica y principalmente a los vecinos norteños. A nosotros nos desgasta pues les venden a sus `peones´ armas, cartuchos, aviones o helicópteros, además de estrategias, de tal manera que nos empobrece pero que a `ellos´ les permite recibir, agradecidamente, la droga que se distribuye a la ancho y largo del territorio norte colindante con nuestra frontera.

Si se escarbara en cualquier sitio del país se encontraría a la podredumbre, el estiércol, las plagas, las excreciones y los malos olores, no solamente en el campo de la administración pública, sino en el privado; en esta esfera que ahora por decisiones de una clase política corrupta y por los intereses comerciales de la iniciativa privada, misma que ha acumulado enormes riquezas con base en el favoritismo y a grandes cochupos oficiales, de tal manera que con esta política han destruido a las más importantes industrias nacionales, como lo fue la siderúrgica nacional, la eléctrica, la petrolera o la petroquímica, sin mencionar la azucarera o las grandes concesiones que en materia minera les ha otorgado les han entregado a ex funcionarios públicos y a socios empresariales, en las que se incluye la entrega del agua de ríos, de presas, que al pasar por “sus minas concesionadas” y buscando mayores beneficios descuidan su cuidado y con el arsénico utilizado en sus procesos de obtención de oro y plata, contaminan ríos, lagunas o mares en perjuicio de sus dueños, de comunidades agrarias, de los pobladores ancestrales dueños verdaderos de las tierras y de nuestro propio país.

El dinero no tiene espinas y si las tuviera, las callosas manos –no la de los obreros ni de los campesinos–de los colmilludos intermediarios oficiales reciben los beneficios sin importar el daño social, ecológico o industrial que provocan con sus mañosas interpretaciones o desviaciones que de la Constitución Política (ahora sí) de los Espantados Unidos Mexicanos, han hecho el grupo de fantoches de la política que controlan los derroteros del país, aprobando modificaciones a la Constitución de 1917, que cumplirá (no exitosamente) su centenario en los próximos doce meses.

Los desvíos económicos, políticos y sociales no solamente se pueden y se encuentran en el ámbito público, sino que en la iniciativa privada se tienen poderosos aliados, mismos que, aprovechando esa promiscuidad, se han hecho poseedores de muchas mayores riquezas, no solamente incursionando en las autopistas, contratos federales o estatales, en el área de la vivienda, etcétera, sino que inteligencia y perversidad las ponen al servicio de los poderosos para continuar con la de pauperización del Estado mexicano y, desde luego, su enriquecimiento ilícito.

Armas.
Armas.
(Foto: Especial)

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?