Julio Santoyo Guerrero
Dos largos años aún
Lunes 29 de Agosto de 2016
A- A A+

El presidente no quiere darse cuenta que México necesita urgentemente cambio de proyectos de políticas publicas
El presidente no quiere darse cuenta que México necesita urgentemente cambio de proyectos de políticas publicas
(Foto: Cuartoscuro)

La tercera y última parte del mandato presidencial en curso inicia marcado por la debilidad. Muy atrás quedaron los años de fortalezas y de popularidad que auguraban tempranamente la continuidad priista más allá de 2018. El proyecto del presidente Peña se desinfló, no tuvo los magnánimos efectos que de él se esperaban y la propia imagen presidencial se deterioró, a tal punto que la credibilidad, sustento esencial para ejercer el gobierno, se desmoronó ante los ciudadanos del país y ante la opinión pública internacional.

Los instrumentos de política pública que había construido al inicio del sexenio y que le habían atraído simpatías, porque de ellos se esperaba mucho, no rindieron frutos. La economía no mejoró, empeoró; la seguridad no mejoró, seguimos con la misma agenda; la corrupción no se combatió, el propio presidente es ahora ejemplo de corrupción y opacidad; la política no es una actividad que haya recuperado el reconocimiento social, sigue debatiéndose en la medianía y el lodo sin garantizar una efectiva representación y amplia legitimidad del poder público; la educación no ha mejorado, se ha profundizado la crisis de gobernabilidad y la inestabilidad del sistema educativo; la pobreza no se ha reducido, ha ensanchado su sombra a otros sectores de la población.

El gabinete que designó el morador de Los Pinos, por sus comportamientos, califica más como un club de amigos que como un equipo de estatura profesional y ética para atender la agenda de los asuntos de la sociedad mexicana. Su talla es mucho más pequeña que el tamaño de los problemas nacionales y su perspectiva está plagada de frivolidad antes que de convicción de estadistas.

El presidente de la República da la impresión de que se ha dejado encapsular por su club de la amistad y se ha hecho refractario a la crítica social; parece estar convencido de que la pérdida de popularidad es sólo un problema mediático y que bastan buenas campañas de marketing para recuperar lo perdido, no se quiere dar cuenta de que los instrumentos de política pública con los que inició el sexenio han colapsado, no generan los vínculos de aceptación imprescindibles para relegitimar su gobierno. Es decir, no se le ocurre pensar que México necesita urgentemente un cambio de proyecto de políticas públicas y con ello la definición de un nuevo gabinete. No quiere darse cuenta de que necesita replantearse el consenso con los mexicanos para redefinir la ruta del país para los dos años que le restan a su gobierno.

La evidente debilidad presidencial: dar marcha atrás a las iniciativas de ley sobre matrimonios igualitarios, legalización de la mariguana, Ley 3de3 para empresarios o la imposibilidad moral de ir contra los políticos corruptos de los que se conocen sus tropelías públicamente, parece expandirse también al ámbito de su gabinete, y en particular de su club de amigos, a quienes no toca con ningún reproche no obstante sus desempeños desastrosos como los casos del ex comisionado y actual director de la Conade, Alfredo Castillo, y del cuestionado y poco eficaz Aurelio Nuño.

El bajo nivel de aprobación que tiene el presidente no es un dato secundario, tiene que ver con gobernabilidad y con estabilidad económica y política. Que falten aún dos largos años y que a estas alturas el morador de Los Pinos no se alcance a dar cuenta de que el país se le está yendo de las manos y siga empecinado en refrendar el mismo discurso y la misma práctica, es un acto de enorme irresponsabilidad que puede tener consecuencias fatales para la República.

Al país le urge un plan emergente en el que estén representadas las preocupaciones económicas, de seguridad, de gobernabilidad, de educación, de salud, de atención a la pobreza y más, que consensuado con los partidos políticos y la sociedad civil le den un rumbo esperanzador a México en los dos años que le faltan a la presente administración federal. Plan que debieran impulsar las fuerzas progresistas del país con un toque irrevocable de justicia social. El discurso de las reformas estructurales ya no concita esperanzas, se ha desgastado. Si no se promueve este nuevo consenso, lo que resta son dos años de agudización de la crisis política.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?