Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Educación de calidad?
Lunes 29 de Agosto de 2016
A- A A+

La semana pasada en el país y los estados inició el ciclo escolar 2016-2017, millones de niños y jóvenes cargados de ilusiones, padres esperanzados acompañando a sus vástagos. Ceremonias de inicio de cursos donde los “meros precisos” del país y los estados, acompañados por sus respectivos secretarios de Educación, hablaron de la “educación de calidad”. ¿Y qué significa para unos y otros éste terminajo?


La pobreza es un factor que afecta la educación, al no haber recursos monetarios suficientes para la creación de escuelas en las comunidades
La pobreza es un factor que afecta la educación, al no haber recursos monetarios suficientes para la creación de escuelas en las comunidades
(Foto: Cuartoscuro)

Para los millones de niños y jóvenes que por múltiples sinrazones se quedaron fuera de las aulas el inicio del ciclo escolar no les significó absolutamente nada.

Sin educación por pobreza



La pobreza es el principal motivo de la imposibilidad de asistir a las escuelas. Por un lado, la de los padres-estudiantes, y por el otro, la de falta de miles de espacios educativos y por supuesto de maestros.

La titular del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, Sylvia Irene Schmelkes, la que gana más de 200 mil pesos mensuales, declaró que en el país, más de 300 mil niños y jóvenes jornaleros no asisten a la escuela, esto es, seis veces la población estudiantil de la Universidad Michoacana, o si lo prefiere, uno de cada tres niños que van a la escuela en Michoacán quedaron fuera. La sinrazón: la pobreza.

Lo mismo acurre en miles de hogares, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi, el de las cifras maquilladas sobre pobreza) afirma que en México, más de dos millones y medio de niños trabaja, muchos de ellos sin sueldo, violando con ello el convenio 138 firmado con la ONU-OIT, que prohíbe el trabajo de menores de quince años. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, o UNICEF, escribe que en nuestro país, dos de cada diez niños trabajan (http://www.unicef.org/mexico/spanish/noticias_30049.htm). ¿Y la igualdad de oportunidades para ir a la escuela?

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) define como situación de pobreza cuando una persona tiene al menos una carencia social (en los seis indicadores de acceso a los servicios educativos, de salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y a la alimentación) y su ingreso es insuficiente para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias. La pobreza extrema cuando carece de tres de los seis indicadores.

Esta situación de precariedad es aceptada por los mismos Inegi y Coneval cuando dicen que la población indígena es de 16 millones, de los cuales, el 70 por ciento vive en pobreza, es decir, casi doce millones son pobres. De los 122 millones de mexicanos, la mitad de la población del país la padece, es decir cinco de cada diez la sufren. En la pobreza extrema sobreviven dos de cada diez mexicanos.

¿Con esas cifras piensa el desgobierno mexicano ofrecer una “educación de calidad”? No pus sí.

Sin educación por falta de espacios



En la Universidad Nacional Autónoma de México, 92 de cada 100 aspirantes a ingresar quedaron fuera, es decir, más de 100 mil no alcanzaron un lugar. En el Instituto Politécnico Nacional fueron 64 mil los que quedaron fuera, en la Universidad

Autónoma Metropolitana fueron más de 30 mil. Es decir, nueve de cada diez aspirantes fueron “rechazados”. Al basurero, a la delincuencia, la frustración, al resentimiento… ¿Negocio para las universidades particulares?

En la Universidad Michoacana, en la Facultad de Medicina, desde hace años se ha limitado el acceso a estudiantes; este año se admitieron un poco más de 500. Los que tenemos seguridad social y un trabajo estable (en vías de desaparecer) podríamos pensar: “Qué bueno que sólo saldrán buenos médicos, no me gustaría que me tratara un incompetente”. Pero los miles y miles que padecen pobreza, que sufren desatención por falta de médico, hospital o clínica piensan seguramente de otra forma: “Ojalá que llegue un médico o una enfermera”. Deseable es que todos los egresados fueran de excelencia pero la vida no es así. ¿Cuántos de nosotros o de nuestros cercanos son de excelencia en sus profesiones u oficios?, ¿las cuentas no cuadran verdad?

El Inegi dice que en México hay para cada mil habitantes un médico, en Cuba hay uno por cada 145 habitantes. Los médicos cubanos son famosos por su calidad, incluso en nivel internacional son destacados. Cuba da cabida a 500 estudiantes de Medicina estadounidenses. ¿Hace falta hacer algún comentario?

¿Se está privilegiando a la educación?



Quizá las cifras anteriores nos den una idea de lo que para los empresarios agrupados en Mexicanos Primero y para el mal gobierno les significa la “educación de calidad”.

La otra cara de la moneda resalta si comparamos lo dicho arriba con lo siguiente: para la construcción del Circuito Interior de Morelia se derrocharán diez mil 800 millones de pesos que servirán para que circulen diariamente 350 mil vehículos. En contraposición, el gobierno estatal presume que se invirtieron 680 millones de pesos para rehabilitar y construir 700 escuelas en todo el estado; esta cantidad es casi la dieciseisava parte de lo que se está invirtiendo en el Circuito Interior. ¿Realmente cree usted que su prioridad sea la educación?

Para el Congreso, el presupuesto de 2017 es de 880 millones de pesos, es decir 1.3 veces los 680 millones de pesos que invirtió el gobierno en las escuelas. ¿Es prioridad la “educación de calidad”?

La última y nos vamos



Las “fuerzas del orden” arrojaron gas lacrimógeno el viernes pasado a los trabajadores de la Secretaría de Salud de Michoacán que demandan al secretario de Salud, Carlos Aranza, diálogo, no represión. El mismo día por la tarde, las organizaciones agrupadas en el Frente contra la Represión y el Terrorismo de Estado protestaron en contra de la iniciativa de ley que pretende prohibir la protesta social, contrariamente a lo que la Constitución establece. Las mismas “fuerzas del orden” estuvieron presentes.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?