Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¿Quién es el rey?
Martes 30 de Agosto de 2016
A- A A+

El presidente está envuelto en un nuevo escándalo, previo a su Cuarto Informe de Gobierno
El presidente está envuelto en un nuevo escándalo, previo a su Cuarto Informe de Gobierno
(Foto: Cuartoscuro)

Por si fuera poco el problema de inseguridad que prácticamene se enseñorea a lo largo y ancho de este México sacrificado y desgobernado, pareciera que el señor Peña Nieto hace caso omiso de esta confusa y terrible situación económica, educativa y de inseguridad principalmente y deja pasar y hacer lo que les venga en gana a sus alfiles y reina del gabinete, quienes impulsan, no la solución de la problemática, sino el agravamiento de la misma. Indudablemente poco los solucionan y más los agravan, lo que afecta aún más, con la excepción, desde luego, de los ricos y archimillonarios mexicanos, la precaria situación que viven los de la clase media hacia abajo, que son una mayoría nacional.

Una muestra más de la desconfianza que se tiene en la administración pública federal actual es la extracción de aproximadamente 50 mil millones de dólares, que equivalen casi a la mitad del endeudamiento federal externo y que se envían para su resguardo a otros países, por aquellos empresarios siempre beneficiados y consentidos del gobierno en turno y que, principalmente con base en dinero y publicidad, lo encumbraron al sitial donde se encuentra.

La desconfianza de ese poderoso sector económico, aun cuando disimulada, está en el gabinete pleno, pero principalmente en esa, su mano derecha, mismo que es la que mece la cuna o mueve las piezas del ajedrez, pareciendo relegar al mismo titular del gabinete. Bajo esta situación entendemos que los ciudadanos de los “Estamos Hundidos Mexicanos” nos encontramos ya no en el borde de un precipicio, sino que vamos cayendo en otro “profundo hoyanco” más grave que los anteriores sufridos, pero ahora ya sin empresa nacional alguna que regalar o venderle a los cuates, lo que agravará aún más la crítica situación económica nacional.

No termina de extinguirse un escándalo alrededor del presidente cuando otro aparece pero de carácter diferente a los económicos. Se trata de las falsedades de su conducta, de mentiras y de falsificaciones. Del engaño para él mismo cuando aún no se olvidan las compras de casas blancas y departamentos de lujo en el extranjero.

Este escándalo se presentó meses después de que el licenciado Peña Nieto pidiera perdón humildemente por lo de las casas blancas y no usar los medios electrónicos para pagar prediales o rentas a las que está obligado. Pareciera lo anterior una pecata minuta pero no lo es, y simplemente no lo es porque el presidente “les miente a los mexicanos” y de lo que diga o afirme de sus realizaciones en su próximo informe, poco le creerán. ¡Ese es el verdadero problema! Peña Nieto no tiene ya un valor para los mexicanos.

Pero no sale de un escándalo cuando ya se le presenta otro, ¡no de asunto económico, sino de honradez y de conciencia política!, precisamente cuando mal termina para México la justa olímpica debido a la poca o nula ética del más ligero de sus subordinados (o tal vez sea el más pesado), a quien se le reitera la confianza para que continúe al frente del sector deportivo nacional, fantasmalmente se le aparece otro problema, tal vez más escandaloso porque se trata de asuntos éticos; es decir, de asuntos morales y lo principal de cualquiera que se precie de ser verdaderamente un gobernante, no debe separarse de los asuntos éticos.

A punto de dar su informe “presidencial” que lo acerca a la extinción de su mandato, se le aparece a este distinguido presidente otro fantasma más, que fue creado en su etapa de estudiante de posgrado, luego de que se supiera del plagio cometido en la preparación, terminación y presentación de la tesis que para recibir el grado de maestro supuestamente él escribió. Estudiantes de ese instituto pidieron y exigieron al rector del mismo centro de estudios le sea retirado el título de maestro.

Peña Nieto ofreció durante los 90 días de su campaña política detener al alza de los precios de los alimentos, reducir la tarifas de gas y la luz eléctrica, dar seguridad social a todos los mexicanos, etcétera, etcétera.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?