José María Carmona
La Revolución cubana y el adiós de Fidel Castro
Miércoles 30 de Noviembre de 2016
A- A A+

Ha muerto Fidel Castro, uno de los dirigentes de la Revolución cubana, que tiene un significado histórico para los trabajadores y las verdaderas fuerzas revolucionarias.

Fue la primera y hasta ahora la única revolución socialista dirigida por un ejército guerrillero en América Latina, algo anormal de acuerdo con la teoría de la revolución marxista; en apariencia, la guerrilla encabezada por Castro y Che Guevara inició el proceso revolucionario en la Sierra Maestra con la finalidad de derrotar a la dictadura de Fulgencio Batista y conquistar un régimen democrático.

La muerte de Fidel Castro significa que el proceso de la restauración capitalista se acelere en Cuba aniquilando las conquistas de la Revolución, ante ello es necesaria una revolución política de los trabajadores cubanos para recuperar el poder
La muerte de Fidel Castro significa que el proceso de la restauración capitalista se acelere en Cuba aniquilando las conquistas de la Revolución, ante ello es necesaria una revolución política de los trabajadores cubanos para recuperar el poder
(Foto: Cuartoscuro)

El triunfo revolucionario de los llamados barbudos no hubiera sido posible sin la movilización de los trabajadores y las masas populares en las zonas urbanas cubanas; las huelgas generales y las movilizaciones fueron el factor determinante para que triunfara la guerrilla castrista y con ello la Revolución el 1º de enero de 1959. Muy contrario a lo que sostienen las tesis guevaristas en los países coloniales o semicoloniales que sólo se puede alcanzar el poder mediante la lucha “armada” surgida por un grupo venido de las zonas rurales.

Fue la movilización urbana de las masas y el ataque del imperialismo norteamericano lo que obligo a Fidel Castro a ir más allá de las conquistas democráticas y sociales y expropiar a la burguesía cubana y al imperialismo, ahí es donde la esencia del triunfo de la Revolución cubana y el nacimiento del primer país socialista en la región y al mismo tiempo la instauración del primer Estado obrero o de los trabajadores; la burguesía fue aniquilada y los intereses imperialistas fueron expropiados.

Las conquistas sociales y económicas son innegables en los primeros años de la Revolución, a pesar del embargo económico hecho por el imperialismo yanqui, en términos de educación, salud deporte y sobre todo la socialización de los medios de producción en manos del Estado obrero y la planificación de la economía que dirigió Ernesto Che Guevara, el desarrollo económico y social, así como sus beneficios se dejaron sentir de manera material y humana fue la gran conquista de la Revolución socialista.

Pero no todo fue avance revolucionario en la joven Revolución, su dirección nació de un ejército guerrillero con disciplina militar y métodos burocráticos que se combinaron con la contrarrevolución venida tanto en el exterior como en el interior, lo que obligó al gobierno castrista a utilizar métodos militares y totalitarios para consolidar las conquistas de la Revolución.

Bajo esta perspectiva, nació el Estado obrero cubano, una gran conquista revolucionaria, pero con una deformación que más tarde jugaría un papel conservador: el Estado nació burocratizado, es decir, en manos de la burocracia cubana, dando lugar a un régimen totalitario, sin libertades políticas y democráticas –ojo– para los trabajadores, subordinando a los sindicatos de las organizaciones campesinas al nuevo gobierno “revolucionario”, pero totalitario a su vez.

Muy rápidamente el régimen castrista se convirtió en un régimen de partido único totalitario que no dio la mínima concesión a los opositores no venidos de la contrarrevolución, sino de los propios trabajadores, y de facto Fidel Castro y el Partido Comunista le usurparon el poder a los trabajadores sin dejar a un lado el bloqueo económico y las penurias que pasó el pueblo cubano. Fidel Castro tuvo que arrojarse a los brazos de la burocracia stalinista y convertir a la economía cubana en dependiente de los burócratas de Moscú que, por cierto, por años oprimió al pueblo cubano, ya que le tenían que pagar por todos los beneficios económicos y militares obtenidos.

Ernesto Che Guevara, que conocía perfectamente América Latina, lo que Fidel Castro no sabía, estaba convencido de que no era posible el triunfo total de la joven Revolución cubana sin que se expandiera por toda la región, lo que causó una divergencia con Fidel Castro que nunca fue pública, y tomó la decisión de ir a Bolivia a iniciar esta misión revolucionaria, pero cometió un grave error que era el método guerrillero siendo derrotado y asesinado, pero esta es otra historia.

Hoy los imperialistas y los gobiernos burgueses piden la apertura económica en Cuba y la vuelta a la “democracia liberal”; la primera significa la restauración capitalista que los hermanos Castro iniciaron desde hace varios años al abrir las inversiones extranjeras en la isla caribeña, que en otra entrega se profundizara.

La muerte de Fidel Castro significa que el proceso de la restauración capitalista se acelere en Cuba aniquilando las conquistas de la Revolución, ante ello es necesaria una revolución política de los trabajadores cubanos para recuperar el poder y derrocar a la dictadura castrista y poder defender la Revolución socialista cubana.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El ciudadano Meade

La crisis universitaria desde la teoría organizacional

Por la defensa de la universidad pública ante la insolvencia

Rescate financiero y reforma universitaria integral

Mitos y realidades de la crisis de la UMSNH

El centenario de la Revolución Obrera de Octubre 1917

La larga agonía del TLCAN

Universidad nicolaita centenaria

Realidades y mitos de las ZEE

Ante la emergencia nacional, suspender la elección de 2018

Marichuy Patricio, una candidatura independiente de los trabajadores

Paquete Económico para un año electoral

Quinto Informe de Peñalandia

Se tambalea el TLCAN

Renegociación a la defensiva del TLCAN

¿Reforma o revolución democrática?

El capital de Marx, a 150 años de su publicación

Por la insurrección del pueblo venezolano para derrocar a Maduro

Desarrollo social, demográfico y urbano

Salarios, desempleo y sindicalización

Larga vida para Cambio de Michoacán

Legalización de drogas, autodefensas y libertad a presos políticos

Condenemos el espionaje

Los precios por las nubes y los salarios caen

La economía política electoral

Evolución positiva de las finanzas públicas

¿Nos callamos o nos callan?

Deuda pública estatal bajo la opacidad

AMLO, con su gobierno de magnates y sus escándalos

Crece la economía mexicana

Reforma universitaria nicolaita integral

Arantepacua: toda la verdad

Las instituciones públicas deterioradas

Ajuste en el gabinete gubernamental

Ni populismo ni neoliberalismo: gobierno de los trabajadores

¿Más mercado o más Estado en 2018?

Inflación y crecimiento económico

La última palabra la tiene el rector

Por un congreso universitario para la reforma integral

Migrantes y remesas

Política económica de ajuste

La Constitución centenaria mutilada

El final de la era del libre comercio

Peña, arrodillado ante Trump

Respuesta a Peña Nieto

Piñata financiera navideña

Precandidata indígena independiente en 2018

La huida de Carstens y el miserable aumento salarial

La Revolución cubana y el adiós de Fidel Castro

La economía mexicana bajo la guillotina de Trump

Están apeñejados frente a Trump

La elección estadounidense, entre la dama y el vagabundo

Conflicto nicolaita y la defensa de las pensiones y jubilaciones

La investigación económica y financiera en Michoacán

Cuatro décadas de docencia económica en Michoacán

Por un diálogo público y transparente entre universitarios nicolaitas

Gobierno, administración y política pública

El peso cae por el despeñadero

Paquetazo económico de hambre y miseria

La universidad nicolaita neoliberal

Simplemente Juan Gabriel

Una propuesta profesional en gobierno y asuntos públicos

El Primer Informe de un gobierno independiente

Lección magisterial e implicaciones económicas

A punta de gasolinazos y tarifazos eléctricos

Medir la pobreza es una perversidad

Medir la pobreza es una perversidad

Eficaz política tributaria

La transición a la crisis económica

Good bye Europe

¡Justicia para Nochixtlán!

La decadencia del imperio norteamericano

Crecimiento económico amenazado

Apoyo total a la huelga del SUEUM

Solidaridad con la lucha magisterial y los presos políticos

Una propuesta para la reforma integral de la Universidad Michoacana

La seguridad social en México

El fundamentalismo monetario del Banco de México

Los pobretólogos

Las huelgas

Por la defensa del pleno derecho a huelga del SPUM

Primer ajuste financiero

La desaceleración de la economía global

Claroscuros financieros

Anticonstitucional, la reforma a la Ley Orgánica de la UMSNH

Impacto económico de la Universidad Michoacana

¿Ya llegó la crisis económica y financiera?

Escalera: el dólar sube; serpiente: el petróleo cae

Gélido invierno financiero

Poder presidencial devaluado

Planeación a la michoacana para un nuevo comienzo

El salario mínimo

Por el imperialismo, llora París

La renovación sindical en el SPUM

El espejismo de las Zonas Económicas Especiales

Docencia e investigación económica en Michoacán

Por la defensa del régimen de pensiones y jubilaciones en la UMSNH

No al examen de evaluación educativa

Ni populismo, ni neoliberalismo, gobierno de los trabajadores

El debate sobre los negocios internacionales

Abrir el debate académico en el Ininee, no a la persecución política

Discapacidad y el derecho al trabajo

El principio del fin del gobierno peñista

La devaluación del peso mexicano

Radiografía de los pobres en Michoacán

Peña, buena estancia en París: El Chapo Guzmán

El pueblo griego dijo “No” a la Troika

25 años no son nada, en medio de la tragedia griega

Por la unidad para defender las conquistas laborales del SPUM

Por una renovación democrática de la dirección del SPUM

Votación pulverizada

Decrece la economía

Empleo, remesas y consumo, motores del crecimiento

No hay democracia con presos políticos y desaparecidos

La situación de las finanzas públicas del país

Pulso económico y financiero

Agenda de gobierno para Michoacán

Michoacán, entre la opulencia y la miseria, retos para candidatos

Apuntes sobre el presupuesto base cero

La economía mexicana camino a la recesión

De la intervención a la regulación estatal

La recuperación estadounidense golpea al peso

La defensa incondicional de las pensiones y jubilaciones en la UMSNH

A Peña Nieto se le cayó la economía

Las pesadillas presidenciales (segunda parte)

2014: Año de contrastes económicos y financieros

2014: Año de contrastes económicos y financieros 1

Señor rector Serna, le tomo la palabra

Aproximación crítica a El capital de Piketty

Por una reforma democrática en la Universidad Michoacana

A dos años, se cae Peña Nieto

Solidaridad con la caravana de Ayotzinapa

El precio del petróleo a pique

El precio del petróleo a pique

Actividad industrial en México

Iguala: la masacre perredista

Iguala: la masacre perredista

La política social en México

La política social en México

La Inversión Fija Bruta en México

Reprobado el gobierno de Peña Nieto

Presos políticos libres

Impacto en primer semestre de la Reforma Hacendaria

¿Y qué con el salario mínimo?

Ante la contrarreforma energética, la consulta popular

Los gigantes de la telecomunicación

Las leyes secundarias en Telecom no terminan con el monopolio

Libertad inmediata para Mireles y todos los autodefensas

Los retos del gobierno de Jara Guerrero

Asalto a la nación